Declaración de intenciones


He aquí un nuevo blog, otro más en la inmensidad de la blogosfera, más de 130 millones de blogs en el mundo, de los cuales 2 ó 3 en España (mejor dicho, elaborados por españoles, que la blogosfera no tiene fronteras). Así que, ¿qué me mueve a dar el paso de inaugurar uno, y además uno político, que no es precisamente la variedad menos numerosa de los blogs? Pues, además del sano ejercicio intelectual de poner las cosas por escrito, combinado con el ligero exhibicionismo consistente en publicarlas para que puedan leerlas otros, creo que quizá pueda aportar no ya un punto de vista nuevo, algo absurdamente pretencioso, pero sí algún matiz diferente al modo en que habitualmente se tratan estas cuestiones.

Y es que, quizá por mi formación en Ciencias, o simplemente por cuestión de carácter, tiendo a ver el mundo, en sus variadas facetas, desde el punto de vista de la lógica y el razonamiento científico. De ahí que, a pesar de haber seguido con interés durante tres décadas la política española, nunca me había animado a participar activamente, pues me parecía una actividad excesivamente mediatizada por el sentimiento y la sinrazón, especialmente visto desde fuera, desde el punto de vista del ciudadano y votante, a quien prácticamente sólo se le transmiten consignas o eslóganes lo más emotivos posibles, habitualmente destinados a hacerle sentir parte de cierto grupo, definido por oposición a otro. Aquello de “los hunos y los hotros”, que decía Unamuno, un sentimiento apenas diferente del que supone la adscripción a un equipo de fútbol u otro, habitualmente determinada por el lugar de nacimiento o por la tradición familiar.

Y en esas estábamos, cuando hace casi tres años nació un nuevo partido, Unión Progreso y Democracia, alumbrado en medio de grandes esperanzas que rápidamente se están viendo cumplidas. Inmediatamente me atrajo su discurso integrador en cuestiones ideológicas (o “transversal”, como se decía inicialmente, término que no ha tenido mucho éxito) y regenerador por lo que respecta a la ética, previa a cualquier ideología. Pero aún más me atrajo su racionalismo sin complejos al abordar las diversas cuestiones, alguna tan polémica como la necesidad de fomentar la energía nuclear, u otras que no deberían serlo tanto como la defensa de un Estado fuerte que garantice la igualdad de derechos y deberes de todos los ciudadanos españoles, evitando los clichés que asocian las burdas y vacías etiquetas “derechista” e “izquierdista” a una u otra posición.

Y no es que haya que levantarle un monumento a la Diosa Razón, tampoco es eso, pero creo que la política, actividad que debería estar orientada únicamente al progreso humano, en todos los sentidos del término progreso, no debería estar reñida con la lógica, la razón y el sentido común. Y menos en un país avanzado y políticamente estable como el nuestro, con lo que nos ha costado llegar hasta aquí. En una democracia bien asentada, con una Constitución y demás leyes fundamentales bien establecidas, la principal ley que cada año debe proponer el Gobierno de turno y aprobar las Cortes Generales es la de los Presupuestos Generales del Estado. Evidentemente esos Presupuestos dependerán en parte (no una parte muy grande, en realidad, aunque eso sería el tema para otro artículo) del signo ideológico del partido o partidos gobernantes y de sus apoyos parlamentarios, y además hay otras muchas cuestiones sobre las que legislar que pueden depender en gran medida de dicha visión ideológica, pero lo que no es de recibo es que esas cuestiones que no suelen ser las que nos unen, sino habitualmente las que nos separan, sean las que estén presentes todos los días a todas horas en el debate público. Sobre todo porque la ideología que las soporta es en la mayor parte de los casos una ficción que no resiste un mínimo análisis. Una ficción orientada a seguir profundizando en la zanja que algunos se empeñan en abrir entre unos españoles y otros, en estos últimos tiempos con especial ahínco. Pero no es aceptable que una guerra fratricida que tuvo lugar hace más de 70 años y que sería mejor olvidar y una dictadura que acabó hace más de 35 sigan estando de permanente actualidad. No lo es en ningún caso, pero cuando nos hallamos inmersos en una crisis económica posiblemente sin precedentes durante el actual periodo democrático, es indecente.

En fin, como iba diciendo, tras más de dos años de participar activamente en el proyecto de UPyD, a pie de calle o en la organización interna del partido en Madrid, y animado por algunos de mis compañeros de fechorías a la vista de algunos artículos publicados en “la voz del afiliado” de la web del partido, me he animado a abrir este blog que espero ir nutriendo con regularidad (y no me refiero a una vez al mes, que eso, estrictamente hablando, también es regularidad, sino a dos o tres artículos por semana) y para el que espero contar con la benevolencia de mis lectores y, si es posible, con su colaboración. Espero estar a la altura y ser capaz de mantener el interés. Sé que, como decía al principio, hay muchísimos blogs hoy en día, pero si Pocoyó es capaz de mantener uno, y en varios idiomas, yo no voy a ser menos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Declaración de intenciones

  1. María Fdez.de Castro dijo:

    Enhorabuena Alex! Me va a gustar seguirte de cerca y si además te apadrina S.Jorge me parece que seré una fiel seguidora.
    María Abetos

  2. José Luis Zamarriego Guñalóns dijo:

    Estoy de acuerdo en que no se levante un monumento a la Diosa Razón.
    Tenemos “Notre Dame”.
    Me felicito y te felicito por la iniciativa.
    Un fuerte abrazo

    José Luis ZG (que “no es lo mismo”)

  3. Paseante2000 dijo:

    Hola Alex: Simplemente darte la bienvenida a la blogsfera digital, que nos permite trasladar a los demás lo que pensamos y en lo que creemos. Enhorabuena y adelante. Saludos

  4. Emilio Díaz Fernández dijo:

    Pues me alegro de tu iniciativa, desde que fue segregado mi terruño, me siento mas solo que la una. así podré estar en contacto, no contigo que tengo tu teléfono, sino con otros, a los que por pereza no llamo.
    Salu2
    Emilio.

  5. Jose Luis Roman dijo:

    Me es grata tu nueva iniciativa y ver como te superas en la comunicacion escrita
    te seguire
    abrazo

  6. Alex, bienvenido a la blogosfera updera. Prometo leerte y hasta cierto punto comentarte.

    Nos leemos

  7. Fernando dijo:

    Ya tardabas Alex, me apunto tu blog en favoritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s