El tercer partido (1ª parte)


Ha sido inevitable estos días pasados la comparación entre la campaña de las elecciones legislativas en el Reino Unido, con la emergencia de un tercer partido, el Liberal Demócrata, comandado por el atractivo Nick Clegg, y la situación en España, con un nuevo partido de similar orientación, Unión Progreso y Democracia, liderado por la carismática Rosa Díez, y que aspira también a ocupar ese tercer puesto en el ránking de la política española (como poco).

Sin entrar en detalles finos, podemos encontrar muchas similitudes entre ambos partidos, el británico y el español, ambos perjudicados por el sistema electoral y comprometidos en reformarlo. El partido Liberal Demócrata se formó en 1988 como resultado de la fusión del Liberal y del Social Demócrata, que a su vez se había escindido del Laborista en 1980. UPyD no es el resultado de la fusión de otros partidos preexistentes, pero en sus orígenes también se encuentran políticos o teóricos de la política procedentes de alguna de las dos tendencias citadas, si bien sus raíces se hunden en el terreno del constitucionalismo vasco nacido a finales de los 90, y en el movimiento cívico que entonces echó a andar.

Volviendo con el partido Liberal Demócrata, no podemos sino reconocer en las declaraciones de su líder un reflejo de lo que defendemos en UPyD. Por ejemplo, en la entrevista publicada en el diario ABC el pasado 5 de mayo, Clegg dijo cosas como lo que sigue:

Izquierda y derecha es un lenguaje político que no ilustra bien las cuestiones contemporáneas. Nuestro partido estuvo contra la guerra de Irak. ¿Eso es de izquierda o de derecha? Queremos bajar los impuestos a la gente de rentas medias y bajas. ¿Eso es izquierda o derecha? No lo sé, pienso que es liberal.”

Los resultados de las elecciones ya son bien conocidos. Ninguno de los dos partidos grandes, Conservador y Laborista, los dinosaurios más o menos equivalentes a nuestros PP y PSOE, ha conseguido esta vez la mayoría absoluta de los escaños del Parlamento, lo que da lugar a lo que allí llaman un “hung parliament” (“parlamento colgado”). Y esto, con un sistema electoral mayoritario como el británico, resulta excepcional. Tanto que no había ocurrido desde 1974, y entonces hubo que repetir las elecciones a los pocos meses, en vista de que el gobierno laborista no fue capaz de gobernar en minoría. En esta segunda ocasión los laboristas sí alcanzaron una mayoría absoluta, aunque muy exigua.

Pronto sabremos el desenlace de las negociaciones que están teniendo lugar estos días entre los tres principales partidos británicos: un gobierno conservador en minoría, o una coalición entre liberales-demócratas con uno u otro de los dos partidos grandes son los escenarios posibles, aunque en el caso de que la pareja de baile de los lib-dems fueran los laboristas, habría que incluir unos cuantos escaños más de partidos nacionalistas o verdes para formar la mayoría necesaria. Una de las cuestiones objeto de negociación es la reforma del sistema electoral, que tan perjudicial ha sido hasta ahora para el partido Liberal Demócrata. Consultando los resultados de las anteriores elecciones británicas se observa que su crecimiento en votos y escaños ha sido constante desde su fundación en 1988 hasta la actualidad, aunque en estas elecciones de 2010 ha obtenido menos escaños (57) que en las anteriores de 2005 (62). Podemos ver también la desproporción entre el porcentaje de votos y escaños, consecuencia del sistema mayoritario. En esta última ocasión, a un 23% de votos le ha correspondido algo menos del 9% de los 650 escaños en juego, mientras que con no muchos más votos, el 29%, el Partido Laborista obtiene 258 escaños, que viene a ser el 40%. Un poco más allá, con el 36% de votos los “tories” han conseguido 305 escaños, aproximadamente el 47%.

Ahora bien, dando por supuesto que conservadores y laboristas no están por la labor, valga la redundancia, y que posiblemente a buena parte de los ciudadanos británicos tampoco le agrade la idea de tener que sufrir un “hung parliament”, ¿interesa realmente al Partido Liberal Demócrata una reforma del sistema electoral que lo haga más proporcional? Aparentemente sí, puesto que podría triplicar el número de escaños con los mismos votos que tiene actualmente. Pero también puede conseguir lo mismo, o incluso más, incrementando ligeramente su apoyo electoral. Ya hemos visto como el Partido Laborista, con 6 puntos porcentuales más en votos obtiene cinco veces más escaños. Digamos que ahora que los lib-dems juegan en la “premier league” de la política británica, quizá podrían no estar tan interesados en reformar un sistema electoral que favorece espectacularmente a los partidos grandes y prácticamente anula a los pequeños. Y de hecho, por las noticias que llegan, no parece que la cuestión esté en el centro de las negociaciones entre los partidos, más centrados en salir de la crisis económica que en otra cosa. Se podría interpretar incluso como una muestra de egoísmo e insolidaridad por parte de Clegg y los suyos empeñarse en una reforma electoral que casi sólo les beneficia a ellos, con la que está cayendo. Lo que a su vez podría ser esgrimido como argumento por parte de los lib-dem para renunciar a algo cuyo beneficio ya no es tan evidente. Seguiremos con interés lo que ocurra.

Y en la continuación de este artículo,  intentaremos ver, previo repaso al sistema electoral español, cuánto hay de cierto en el supuesto paralelismo entre ambas situaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política internacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El tercer partido (1ª parte)

  1. Pingback: El tercer partido (conclusión, por ahora) | Política (i)lógica: el blog de Alex Roa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s