¿Y cuánto nos ahorraríamos eliminando el Senado? (De la serie: Recortes, nº1)


Como me parece que 15.000 millones de euros en un año y medio va a ser poco ahorro y me imagino que va a haber que seguir metiendo la tijera, me he propuesto investigar lo que supondría eliminar ciertas partidas de gastos que, como ciudadano español, considero superfluas o directamente tirar el dinero, y he querido empezar por mi favorita: la Cámara Alta de las Cortes Españolas, también conocida como Senado. Siempre ha estado en mi “top ten” particular, pero su ascenso al primer puesto, del que va a ser difícil que salga en un futuro inmediato, ha venido motivado por la propuesta de 30 senadores nacionalistas, apoyados por IU y PSOE y con la única oposición del PP, de contratar traductores de las cinco lenguas oficiales españolas (contando el catalán y el valenciano como lenguas diferentes) para que Sus Señorías puedan darse el capricho de dirigirse a la Cámara en su “lengua propia”.

Pero antes de entrar en materia, y como metodología para esta serie de artículos (casi no he empezado el primero y ya me estoy comprometiendo a varios, no tengo remedio), hagamos un repaso somero de los números involucrados y buscaremos una unidad de medida adecuada para entendernos y no perdernos entre los “ceros”, como suele ocurrir.

Por suerte, el Producto Interior Bruto (P.I.B.) de España, medido en euros, es una cantidad bastante redonda y, sobre todo, fácil de entender. Actualmente es de poco más de un billón (1.000.000.000.000) de euros, y parece que no va a sufrir grandes cambios próximamente (creo que aquí habría que recurrir al clásico “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”). Así que se puede tomar como unidad de medida comparativa, al modo científico, mediante el uso de múltiplos y submúltiplos. Por ejemplo, la unidad de medida de la presión a la que estamos acostumbrados es el “milibar”, que en realidad sólo es un submúltiplo de la unidad básica, una milésima parte del “bar”, que es aproximadamente la presión al nivel del mar (y ahora que caigo, no me parece muy fiable un gremio como el de los meteorólogos que usa el “bar” como unidad de medida).

Así pues, nuestra unidad de medida de aquí en adelante será el “pib”. No vamos a necesitar múltiplos, sólo submúltiplos, evidentemente, aunque tampoco está de más echar un vistazo a las cantidades mayores que el P.I.B. de España: el del Mundo viene a ser 50 veces el español, i.e. 50 pibs, lo que nos da una idea de la riqueza relativa de nuestro país, que sólo cuenta con uno de cada 150 habitantes del planeta, grosso modo, por lo que somos 3 veces más ricos que la media. Según el Banco Mundial, la primera potencia planetaria, los E.E.U.U., tiene unos 10 pibs de riqueza, y la segunda, China, aproximadamente 5. Luego están Japón (3 pibs), la India (2,5) y Alemania (2). Antes de llegar a España, en el puesto número 12, nos encontramos con Rusia, Reino Unido, Francia, Brasil, Italia y Méjico (y según el FMI estaríamos en el puesto 13, con Corea también por delante). Por cierto que aún se sigue oyendo en ocasiones eso de que España es la octava potencia mundial, que creo que sólo fue cierto durante un ratito de la primera legislatura de Aznar. Desde entonces nos han adelantado China, la India, Brasil y Méjico, pero algunos parece que no se acaban de enterar. Como digo, estamos en la posición 12ª y bajando, o al menos dejándonos adelantar por otros. Me da que de aquí a no mucho para conseguir una silla en el G-20 vamos a tener que ir al Ikea a comprarla y montarla nosotros mismos.

La primera cantidad de interés que podemos medir en “pibs” es la correspondiente a los Presupuestos Generales del Estado. Sin distinguir mucho entre ingresos y gastos (bueno, quiero decir, sin tener en cuenta la relativamente pequeña diferencia entre ellos, no echemos más leña al fuego), la cantidad presupuestada en los últimos P.G.E. viene a ser de unos 350 mpib (milipibs), o un 35% del P.I.B. nacional. No entraremos en el reparto del gasto entre la Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas, los Entes Locales y la Seguridad Social, nos quedamos sólo con la cantidad total para poder comparar.

Así que volvamos con el Senado, la segunda Cámara de las Cortes Españolas. Sus funciones vienen definidas en el Título III de la C.E., junto con las del Congreso, y no hace falta que las resumamos aquí, pues todo el mundo las conoce de sobra (ejem, ejem…). Como Cámara legislativa, está subordinada al Congreso, respecto de la cuál actúa más bien como una cámara de segunda lectura y, si bien tiene derecho a veto respecto de las resoluciones del Congreso (art. 90.2 C. E.), ese veto puede ser levantado de inmediato por el propio Congreso por mayoría absoluta o por mayoría simple una vez transcurridos dos meses. Así que, ¡vaya birria de veto el del Senado! En cuanto a su función como Cámara de representación territorial, con mezcla de senadores electos por circunscripciones provinciales y designados por las Autonomías según población, parece que esa función también está siendo progresivamente cubierta por el Congreso, y no me refiero a los representantes del PNV, CiU y demás nacionalistas propiamente dichos, sino a los 25 diputados socialistas catalanes del PSC que, por orden del ínclito Montilla ejercen su papel en orden inverso a su título: primero como catalanes, luego como socialistas y por último como diputados . Ejemplo que como es de esperar no tardará en cundir.

Pero sigamos con el Senado. Según los P.G.E. el presupuesto que tiene asignado es de 50 millones de euros, con lo que imagino que se cubren los generosos sueldos de sus actuales 263 integrantes además de las dietas y otros complementos, así como todos los gastos de mantenimiento del conjunto de edificios, el personal contratado, etc. Con la unidad de medida que estamos manejando, vemos que no es una cantidad precisamente muy grande, concretamente 0,05 mpib. Habría que añadir a esa cantidad el ahorro en pensiones de los senadores, que desconozco cuánto puede suponer. Ni siquiera tengo claro cuántos ex-senadores hay actualmente y cuántos de ellos reciben alguna pensión. Me llama la atención que en la página del Senado aparezca un listado de ex-senadores que incluye sólo a los que han dejado de serlo desde las últimas elecciones, 19 en total. Y según el Presidente del Congreso, José Bono, sólo 70 de los 3609 diputados y senadores que ha tenido España desde 1977 cobra alguna pensión. Si él lo dice, habrá que creerlo, pero me parece que la afirmación tiene trampa. Aunque es posible que el número de senadores jubilados no sea muy grande, pues suele ser un puesto de larga duración, sobre todo entre aquellos que son elegidos por las Comunidades Autónomas, como es el caso de Juan Van Halen, senador por Madrid casi ininterrumpidamente desde 1989. Aunque aún le falta mucho recorrido para alcanzar a su compañero de Cámara Manuel Fraga, próximo a cumplir los 88 años de edad y los 60 ocupando cargos públicos, pues ya en 1951 ostentaba el de secretario general del Instituto de Cultura Hispánica. No sé si “El León de Villalba” ostenta algún récord de longevidad política, pero sí que se ha ganado a pulso protagonizar una variante del célebre cuento ultracorto de Augusto Monterroso: “cuando el dinosaurio despertó Fraga todavía estaba allí”.

Y es que hay pocos senadores que después de serlo hayan desarrollado una carrera política de interés. Un caso excepcional quizá sea el de Alberto Ruiz Gallardón, senador antes de los 30 años y posteriormente presidente de la Comunidad de Madrid y alcalde de su capital. Y quién sabe si algún día conseguirá subir el escalón que le queda, que ambición ya sabemos que no le falta. Más habitual es que que el Senado sea un cementerio de elefantes o al menos un lugar de escaso lucimiento. Si le preguntáramos al españolito medio el nombre de todos los senadores que conozca probablemente no sería capaz de recordar más que al mencionado Fraga, al presidente de la Cámara, sí …éste… ¿cómo se llamaba…? ¿Juan Luis Rojo…? ¿O era Juan Luis Guerra…? Y puede que también sea capaz de asociar a la secretaria de Organización del PSOE con la condición de senadora, pues su polémico nombramiento aún está reciente. Y por cierto, el hecho de que alguien con un trabajo tan absorbente como tiene que ser el de organización de semejante mamotreto de partido pueda ejercer también de senadora no dice mucho a favor de la dedicación necesaria para este último cargo, aunque sí de la ambición y otras cualidades, no necesariamente positivas, de la inefable Leire Pajín.

Se me ocurren además otras ventajas de la eliminación del Senado, por ejemplo simplificar el recuento electoral durante las Elecciones Generales, que si consistiera tan sólo en contar las papeletas del Congreso se acabaría en una hora o así. En lugar de ello, los sufridos ciudadanos a los que les toca formar parte de las mesas electorales tienen que emplear varias horas en contar uno a uno los nombres marcados con cruces en absurdas papeletas-sábana, que en la circunscripción de Madrid casi ni caben en los sobres. Nombres que los electores han marcado por lo general al tuntún, sin conocerlos en absoluto, simplemente por ser del mismo partido al que han votado para el Congreso. Y si se piensa que exagero, recuérdese el caso de Ramón Rubial, ese señor pequeñito y mayor al que solían colocar en las fotos de los 70 y 80 entre Felipe González y Alfonso Guerra, no para que no se pegaran entre ellos sino porque era el Presidente del PSOE, y que en cierta ocasión formó parte de la candidatura al Senado por la provincia de Teruel, creo. Como por cada partido se pueden presentar cuatro nombres, pero los electores sólo pueden elegir tres en total, de cualquier partido, y como Rubial, por su apellido, iba el último de la lista ganadora del PSOE, fueron elegidos los tres primeros de ese partido pero su semidesconocido presidente se quedó fuera. Quizá fue entonces cuando al menos los partidos grandes, PP y PSOE, tomaron la costumbre de incluir sólo tres candidatos, en vez de los cuatro permitidos. O quizá fue al observar el enorme número de papeletas nulas debido a que los electores marcaban los cuatro nombres. Algo que se le pasó a cierto pequeño y recién nacido pero prometedor partido en su primera comparecencia al Senado, hace un par de años (disimulemos).

Así que, para concluir, ya hemos eliminado el Senado (en mis fantasías, claro), institución inútil donde las haya. No hemos ahorrado mucho, la verdad, aunque seguro que le podemos sacar un buen pico al inmueble, que con su sauna, su piscina y demás lujos senatoriales puede reconvertirse en un estupendo hotel de seis estrellas. Aún así, en proporción a las cantidades que necesitamos ahorrar, del orden de decenas de “milipibs”, no es un gran recorte. Pero, ¿y lo bien que nos lo hemos pasado?

Otro día seguimos recortando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentas del Estado Español y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Y cuánto nos ahorraríamos eliminando el Senado? (De la serie: Recortes, nº1)

  1. Jose dijo:

    Enganchado sigo tu disección de gastos superfluos. Sí que no parece mucho la porción de tarta del senado, pero lo peor está por venir, cuando haya que comenzar a sumar las jubilaciones de esos miles afortunados que sentaron el culo en buen asiento.
    Sería fundamental que los medios adoptaran tu milipib como medida aclaratoria cuando se habla de estos asuntos. Si es que a los medios les interesa que sus lectores tengan criterio para discernir entre tanta cifra sin sentido.
    El picoespert, el milipib…

    Saludos.

    • alexroa dijo:

      El picoespert era la unidad de endiosamiento, un submúltiplo del Espert. Pero me temo que se ha quedado obsoleta y quizá se podría cambiar por el Almodóvar. Así, si alguien tiene un ego de 3 milialmodovares se puede considerar ya que es un egocéntrico sin remedio.

      • Jose dijo:

        0,05 milipibs no son muchos, pero en relación a los presupuestos generales su peso se triplica.
        Bueno, cuando sigas desgranando otras partidas (ya no te puedes echar atrás), mejor se podrá comparar.

  2. Francisco Salamanca Jr. dijo:

    Delenda Zapatero

    Tras armarme de valor y no menos de paciencia, he conseguido leerme de cabo a rabo lo que hasta el momento es tu última entrada. Obviamente, no estoy de acuerdo, pues considero que no es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia. Y no ahorra mas quien más gastos recorta, sino quien mejor racionaliza esos gastos. Y suelen ser decisiones que dan, cuando menos, que pensar. En Rusia, Putin, en su etapa final como presidente de Gobierno (y en tanto que iba ideando la forma de crear un puesto de primer ministro a su medida) suprimió el ministerio de Justicia, “porque la Justicia debía ser independiente”. ¡Y así siguen! Te puedo contar de otras, pero quizás conozcas la de Gadaffi, que hace 2 años suprimió, para ahorrar gastos (…) el ministerio de Interior y el de Asuntos Exteriores, que los integró en sus quehaceres como Guía Supremo. Sin comentarios, ejem.

    Bien, pasemos al Senao, a sabiendas de que, merced a lo que he leído, intuyo que voy a abrir la caja de los truenos. Cojonudo, no hay nada mejor que un poco de dialéctica para vivificar el espíritu.
    Pues bien, me parece que tiene su razón de ser …aunque otra cosa es lo que sea, claro. La verdad es que en eso se parece a la ONU, pero vayamos por partes. El Senado debería ser una Cámara de representación territorial, donde se puedan exponer, negociar y dirimir todo tipo de asuntos inter-regionales: las obras publicas, los transportes, la protección de entornos naturales o (¡ay!) el agua, por poner algún ejemplo.
    Lo ideal sería, también, que la representación fuera proporcional a la población de cada CCAA (o proporcional a la representación en el Congreso de sus respectivos partidos en cada región, por qué no). La realidad pienso que se aproxima a lo que dices, pero es complicado cambiar una realidad construida a lo largo de 30 años. Lo primero que habría que hacer sería reformar la ley electoral, y hacer sólo tengan representación aquellos partidos que se presenten en todo el Estado. Y acto seguido, reforzar los poderes del Senado en la dirección que apuntaba antes peeero… me temo que esto es hablar por hablar.

    En cuanto a los gastos de los políticos que se retiran, debo decirte que no sé muy bien que pasa con el diputado o el senador, pero sí que sé que aquí, en Francia, un Secretario de Estado debe pasar, imperativamente, 6 meses en su puesto… para poder cobrar una pensión de por vida, si es cesado. Él y su equipo. Toma ya. Por supuesto, de ministros, vicepresidentes y tal, ni hablamos. Se estima que Chirac gana, en tanto que exalcalde de Paris, exdiputado por la Corrèze (un departamento francés), ex ministro de trabajo, exministro de economía, exministro de antiguos combatientes (…), exprimer ministro y, en fin, expresidente, unos 35.000 euros limpios. Y luego, los que le salgan con sus bolos en conferencias, congresos y otros negocietes. Creo que te puedes imaginar por qué cada 4 o 5 años hay un conflicto en África: Game over, Insert Coin, que la edad media de vida de un politico en Francia debe rondar los 85 años. Así que no te quejes, que hasta el rey sale baratito, comparado con los Windsor …y más discreto, no jodamos.

    Lo del puesto en la Champions del PIB… pues si, es verdad, somos los 13°. Pero tú, yo, y los que han tenido la paciencia de leerme hasta aquí sabemos que el nivel de vida que hay en Brasil, India o México no es, ni mucho menos, el que tenemos/tenéis en España, ni mucho menos. Y hablo de grandes ciudades (Ciudad de México, Nueva Delhi (Nueva delhi!!!), o Río de Janeiro, que no tienen nada que hacer frente a Madrid (pese a follarnos los JJOO), Barcelona… u otras. No hablemos de las prestaciones que podemos encontrar en poblaciones más pequeñas, claro. Vete a buscar calles asfaltadas en ciudades de 10.000 habitantes de India o Brasil. Las estadísticas se han inventado para limpiarse el culo con ellas, no olvidemos.

    Sobre Leire Pajín, sin embargo, estoy completamente de acuerdo contigo, pues me recuerda a Britney Spears tres meses después uno de sus liftings y varias centenas de cheeseburguer de por medio. Y las dos cantan igual, doy fe.

    Para acabar el ladrillo este, si lo que se busca es ahorrar pienso que (desde la lejanía y el cierto desconocimiento que tengo de lo que pasa en España), deberían contrastarse atribuciones del Estado y de cada CCAA y ver las que se solapan, superponen y/o se parasitan. Ahí sí que debe haber tela pa’ cortar. Y crear, coño, crear. Nacionalicemos las compañías eléctricas. Y después cambiemos los invernaderos de Almería por estaciones solares. Y pongamos campos de ventiladores en medio del mar, que hasta los americanos lo han pillao. Y racionalicemos la política de exportaciones, con una red eficaz de consulados en ciudades de mercados emergentes que faciliten contactos e intercambios. Y… oye, ¡que me caliento!

    Voilà, ahí va el guante. Y sí, seré más breve la próxima vez, tranqui.

  3. alexroa dijo:

    Bueno, bueno, aquí hay mucha miga, así que vayamos por partes, como dijo Jack el Destripador.

    En primer lugar, ¿insinuas que los parlamentos unicamerales son de algún modo menos democráticos que los bicamerales? No sé yo. Suecia, Noruega y Finlandia tienen parlamentos unicamerales, lo mismo que Portugal. Bien es verdad que también lo tiene China (eso sí, muy grande, casi 3000 diputados) que no es una democracia, y que la mayoría de los países democráticos tienen dos cámaras, algo que está justificado en los países federales. Pero mientras España no lo sea creo que el Senado es perfectamente supérfluo, y no lo digo tanto por consideraciones teóricas que podrían llevarnos a un debate sin fin, como por la constatación de que es así en la práctica. Por cierto, que la propuesta de UPyD en ese sentido es que España se transforme en un estado federal, algo a lo que muchos nos opusimos cuando surgió en el Primer Congreso. Pero como este es mi blog personal no tengo por qué defender algo en lo que no creo.

    Sobre pensiones vitalicias y demás, hablaremos otro día, que también por ahí hay mucho que decir.

    En cuanto a lo de que en España se vive mejor que en la India y que lo del ránking según el PIB es engañoso, tienes toda la razón. Lo que hay que mirar es la renta per cápita, y ahí ya no estamos en el 12º o 13er lugar, sino en el 25 (=12+13, qué casualidad). Eso en el 2008, antes de que se empezara la crisis. A ver por donde andamos en el 2012.

    Sobre Leire Pajín corramos un tupido velo (o mejor, echémosle por encima una manta, y así queda más tapadita) y pasemos a la madre del cordero del derroche del Estado Español, el reparto ineficaz de competencias entre el Estado y las C.C.A.A., sin olvidarnos de los Ayuntamientos y demás entes locales. Según un estudio elaborado por UPyD, las duplicidades, redundancias y excesos de gastos de las tres Administraciones tienen como consecuencia un exceso de gasto de 26000 millones (26 mpibs). Este estudio ha sido publicado con el título de “El coste del Estado autonómico” y es ahora mismo nuestro principal caballo de batalla en el Parlamento, ante la prensa y los ciudadanos. Yo aún no he leído más que el resúmen, pero en cuanto me lo haya empollado, lo reseño por aquí.

    Y por último, sobre lo de que hay que crear riqueza, pues es de cajón. Pero me temo que nuestro actual Gobierno no va a ser capaz de hacer otra cosa que meter tijera y más tijera en los próximos dos años, que se nos van a hacer eternos a todos. Por de pronto, a mí ya me han recortado un 7% del sueldo y un 5% de los complementos, con lo que me sale un recorte de más del 6% en promedio.

    Hala, no te quejarás, que me ha quedado la respuesta casi tan larga como tu comentario. Au revoire.

    (Y ya veo que como Catón el Grande empiezas todas tus intervenciones con Delenda Cartago, digo Zapatero)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s