Ni somos tantos, ni ganamos mucho, ni somos todos iguales.


Hace un par de días El País publicó un magnífico reportaje de los que a mí me gustan, lleno de datos precisos y de sentido común, radiografía de los funcionarios en España. Recomiendo su lectura, aunque es un poco largo, que puede resultar de ayuda para erradicar algunos tópicos. Para el que no se anime hago aquí un pequeño resumen:

– Casi el 40% de los funcionarios no tiene plaza en propiedad

– Los sueldos están entre 1200 y 3000€

– Disfrutan de 22 días de vacaciones, que por antigüedad puedan llegar a 26. No lo dice, pero yo lo añado, que para tener 23 días hay que llevar 15 años y luego se añade otro día cada 5 años hasta llegar al tope de 26. Además, aunque tampoco lo menciona en este punto, hay que contar los días de asuntos propios o “moscosos”, que son 6, aunque a partir del sexto trienio de antigüedad van aumentando a razón de uno por trienio. Un funcionario que entrara a los 18 años y se jubilara a los 70, las edades mínima y máxima permitidas, tendría 17 trienios de antigüedad y 18 “moscosos”. Esto en la Administración General del Estado (AGE), que es la que conozco, pues hay variantes según las distintas administraciones.

– 43 de cada 100 funcionarios son profesores o sanitarios

– El total de funcionarios en España es de 2.659.010 (a 1 de enero de 2009), a razón de uno por cada 17 habitantes.

– De cada siete españoles ocupados (18.394.200 según la EPA del primer trimestre de 2010) uno está en nómina de alguna de las tres Administraciones públicas: estatal, autonómica y local, además de en las universidades públicas.

– El número de funcionarios es algo inferior al de empresarios y autónomos (3.130.800)

– Un 21,9% (583.477) de los funcionarios trabaja para la Administración del Estado: ministerios, Agencia Tributaria, prisiones, justicia, Fuerzas Armadas, policía nacional, Guardia Civil, entidades públicas empresariales… y añado yo otros organismos, como la Agencia Estatal de Meteorología, que es la que me da a mí de comer y a otros de llover.

– El 50,6% (1.345.577) trabaja para la Administración Autonómica.

– El 23,6% (627.092) lo hace para la Administración Local, que incluye no sólo los Ayuntamientos sino también las Diputaciones Provinciales y Cabildos Insulares (esas reliquias de la Administración, añado yo).

– El 3,9% (102.894) trabaja en las universidades públicas.

– De los 27 países de la UE, Suecia encabeza la proporción de funcionarios por habitante, pues tiene un 12,3% (1.125.000 personas para una población que no llega a 10 millones), lo que equivale a un funcionario por cada 8 habitantes; le siguen Finlandia, Letonia y Malta, con un funcionario por cada 9 habitantes, y Bélgica y Francia, con uno por cada 12, que en el caso de nuestra vecina se traduce en un total de unos 5 millones de funcionarios; España está en el lugar 16 con un funcionario por cada 17 habitantes, la misma proporción que Italia y Alemania; al final de la lista se encuentran la República Checa, Rumanía y Eslovaquia, donde la relación supera los 100 habitantes por funcionario.

– Los funcionarios pueden serlo de carrera, interinos, personal laboral y personal eventual o de confianza. Sólo los primeros son los funcionarios propiamente dichos, regidos por el derecho administrativo, no por el laboral, con plaza en propiedad ganada por medio de una oposición. Suponen 1.596.616, aproximadamente el 60% del total.

– El otro 40% de funcionarios no tiene un trabajo de por vida. Es más, en la Administración está aumentando la temporalidad a marchas forzadas, y si es de un 8% en la AGE, llega hasta el 20% en los Ayuntamientos, alguno de los cuales, como el de Jerez de la Frontera, ha puesto en marcha un expediente de regulación de empleo para su personal laboral (el primer ERE de la Administración, según el reportaje).

– La jornada laboral media es de 38 horas semanales, de las más altas de Europa.

– Sobre el absentismo, según el sindicato CSI-CSIF, es similar al de las grandes empresas. Además hay varios colectivos, como bomberos, sanitarios, policías y docentes, en los que el mejor control es de los propios compañeros, porque no se abandona el puesto hasta que llega el relevo. Añado yo aquí de nuevo a los meteorólogos y observadores meteorológicos, que también trabajan por turnos que se solapan.

– No es fácil saber cuales son los ingresos medios de los funcionarios, pues además del sueldo base, trienios y pagas extras, que los fija el B.O.E.,  están los distintos complementos (de destino o nivel, específico o de puesto y de productividad), que son potestad de las distintas administraciones. Pero la inmensa mayoría de los funcionarios cobra entre los 1.200€ y los 3.000€, con algunos al borde o por debajo del mileurismo.

– Por comunidades, es en Andalucía donde hay mayor número de funcionarios, casi medio millon. Madrid supera los 400.000, aproximadamente el 40% de ellos de la AGE. En Cataluña se encuentra la ratio más baja de funcionarios/habitantes, uno por cada 25, a pesar de ser la comunidad con mayor número de competencias transferidas. En Extremadura se da la ratio más alta, uno por cada 11, y dado el alto índice de paro, actualmente uno de cada cuatro extremeños ocupados trabaja para las distintas administraciones.

– Hay una práctica paridad entre hombres (1.260.098) y mujeres (1.398.912), aunque en los distintos cuerpos haya preponderancia de unos (Fuerzas Armadas y de Seguridad) o de otras (docencia no universitaria y Sanidad).

– En cuanto a la edad, la gran mayoría tiene entre 40 y 59 años, siendo muy pocos los menores de 30. Yo me entretuve en hacer el cálculo de la edad media de los 1400 empleados en mi empresa, la AEMET, incluyendo funcionarios y laborales, y me daba que era de 48 años. Claro que esto fue hace tres años y puede que haya aumentado un poco, pues se han producido menos ingresos que jubilaciones, y que ahora esté alrededor de los 49 o 50 años. Como se ve, una edad muy respetable la de los funcionarios.

——————————————————————————————-

Es a este colectivo, imprescindible para la sociedad, al que se le ha tocado aguantar el primero de los muchos recortes que ha empezado a hacer nuestro agonizante Gobierno. Lo han tenido fácil, pues el tiro al funcionario es un socorrido divertimento nacional. Es por ejemplo uno de los leitmotivs del veterano periodista Luis María Ansón, que cada dos por tres insiste en que habría que reducir el número de funcionarios a 700.000, los que había antes de la instauración de la Democracia del 78. ¿Y cómo pretende entonces que se atienda a la multitud de servicios que existen ahora y que no había en el Estado subdesarrollado que tanto parece añorar? Hay que ver, con lo listo que es Ansón y lo tonto que parece a veces.

Es posible que sobren funcionarios en algunos sitios, pero también que faltan en otros (y de nuevo, pongo el caso de mi empresa, la AEMET, donde casi no queda personal para atender los observatorios meteorológicos, pieza clave del sistema). Pero es que además, la pérdida de poder adquisitivo durante los últimos 30 años ha sido notable. La mayoría de los años el incremento salarial ha sido inferior al del IPC, sin posibilidad de revisión, como los pensionistas. Y tacita a tacita, un 1% un año, un 0,5% otro (y no olvidemos que esas cantidades no se suman sino que hay que aplicarles el interés compuesto), nuestros ingresos se han ido quedando atrás, especialmente los de los funcionarios de la AGE, que somos los que tenemos los complementos más bajos.

Iba a decir que la puntilla nos la han puesto ahora, con los recortes del decretazo, pero me temo que se trata sólo de una banderilla. Luego llegarán otras banderillas, la pica, el estoque y, ya sí, la puntilla. Y esta banderilla que nos han colocado encima es de las picantes, pues por alguna inenarrable torpeza han conseguido que para el grupo A1 de la Administración, al cuál pertenezco, y a pesar de que en el decreto se diga que se aplicará la progresividad (descontar más proporcionalmente a quién más gana) se ha conseguido todo lo contrario. Me explico: como se descuenta un 7% el sueldo y un 5% de los complementos (en la AGE, porque hay ya alguno que ha dicho que en su Comunidad Autonóma sólo se aplicará lo primero), resulta que a mayores complementos la reducción es proporcionalmente menor. Por ejemplo, si alguien gana 1200€ de sueldo y 1000€ de complementos le sale un descuento del 6,1% (*), pero si gana 1200€ de sueldo (no cambia dentro del grupo) y 1800€ de complemento, el descuento es del 5,8% (**). O sea, lo contrario de la progresividad que dice el B.O.E. Y eso sin tener en cuenta el complemento de productividad, al que no se le aplica ningún descuento y que es mayor para los niveles más altos. Bueno, no sólo es que sea mayor, es que la mayoría de los niveles más bajos ni siquiera lo tienen. Seguro que son capaces de intentar explicar este despropósito aplicándole algún eufemismo tipo “progresividad inversa”, “regresividad positiva” o “desaceleración de la progresividad”. ¡En qué manos estamos!

(*) (1200*7+1000*5)/(1200+1000)

(**) (1200*7+1800*5)/(1200+1800)

(Nota: Los números están redondeados para simplificar. El sueldo base del grupo A1 es de 1.161,30€, no 1200€. Los complementos son muy variados, pero el mínimo para dicho grupo A1, sumando específico y de destino, está un poco por encima de los 1000€ del ejemplo. Para quien tenga curiosidad por conocer lo que ganamos los empleados del Estado, incluido el Presidente del Gobierno, que por cierto no gana mucho, puede consultar el B.O.E. del 5 de enero)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentas del Estado Español y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Ni somos tantos, ni ganamos mucho, ni somos todos iguales.

  1. Jose dijo:

    Tengo curiosidad por comparar la primera nómina rebajada con otras de años anteriores y ver así a qué época nos ha trasladado este sujeto. Yo creo que nos iremos hasta el 2007.

    • alexroa dijo:

      Por las cuentas que he hecho, me sale que efectivamente nos retrotraeremos al año 2007. Y como el año que viene nos espera una congelación, necesitaremos llegar como poco al 2013 o 2014 para volver a los niveles de ahora.

  2. El maldito Fran dijo:

    En el país donde vivo, tenemos
    • Un aumento de los impuestos he calculado que en torno al 3% (lo sé porque esta semana tengo que pagarlos)
    • La extinción de unos 20.000 puestos en la Administración pública hasta diciembre de 2012, una vez que su titular se jubila. El 70% de esos puestos son en Sanidad y Educación.
    • La congelación de concursos a la Función pública hasta 2013, de forma transversal, esta vez; en los dos casos citados antes, donde -a pesar de todo- la demanda es enorme, se ha sistematizado un régimen interimario, generalmente ocupado por extranjeros (pues son más baratos, dan menos problemas …y se acaban yendo).
    • La reducción del salario de políticos y altos cargos de la administración entre un 5 y un 10%, dependiendo de los casos.
    • Se ha proyectado el aumento de la edad de jubilación en 5 años, a contar a partir de enero de 2011.
    • Se prevé una reducción del salario de los funcionarios, medida propuesta desde el ministerio de economía.
    • En cualquier caso, el Gobierno se ha propuesto economizar hasta un 10% de los gastos del funcionariado este año. El siguiente, también.
    • No hay ley de dependencia.
    • No hay cheque de 1500 euros por tener un hijo.
    • No hay devolución de 400 euros en la declaración de renta.
    • Cuando vas al médico, tienes que pagarle de tu bolsillo los 2/3 de su tarifa de la consulta, cuyo precio oscila en función de qué te duele (y cómo)
    • El segundo empleador del país es Ramstaad, después del Estado.
    • Las prestaciones por desempleo son de hasta 30 días por cada año trabajado.
    • Hay un impuesto sobre la riqueza, que tasa las grandes fortunas desde hace tiempo.
    • Existe una gran disparidad en las jubilaciones, pero un 30% de jubilados gana menos del 50% del salario mínimo.

    Bienvenidos a Francia.
    En todos sitios se cuecen habas. Incluso sin tener Zapateros.
    Corto y cierro.

    • alexroa dijo:

      Pues aquí tenemos una reducción media del 5% del salario a los funcionarios este año y una congelación el siguiente. Una tasa de reposición de funcionarios de un 10% (por cada diez funcionarios que se jubilen, entrara otro) que no sé cuántos años durará. Se baraja aumentar la edad de jubilación a los 67 años. La Ley de Dependencia estaba muy bien sobre el papel, pero nunca ha habido dinero para aplicarla ni parece que lo vaya a haber en el futuro. Ya no hay “cheque bebé” ni devolución de 400€. Los impuestos suben, incluido el IVA a partir del 1 de julio. También se baraja pasar de 45 a 33 días por año trabajado para el desempleo y de un supuesto “impuesto a los ricos” que nunca se concreta, pero que cada vez que lo anuncian produce una fuga de capitales. Como decía en un post anterior, España es una burbuja en un mar de ellas. Si me animo haré una comparativa de los recortes por países de Europa.

  3. Luis Miguel dijo:

    Saludos de nuevo

    El asunto es que, como tantas otras veces en España (da igual los gobiernos o los momentos, es algo intrínseco) cuando nos ponemos a debatir sobre el grifo, enseguida empezamos a argumentar sobre el timbre de la puerta y acabamos por terminar tirando por la ventana el secador de pelo. Es un asunto cultural: la idiosincrasia de Alemania es la fría precisión, la de España es la incapacidad para ser concretos (como demuestra el propio primer párrafo de mi comentario). Efectivamente, en algunos casos, no en general, la cantidad de personal que trabaja pagado por la administración, en sus distintas variantes, se ha incrementado de manera alarmante en los últimos años, y lo que és más importante, se ha incrementado sin que ello haya llevado de la mano un incremento proporcional de la calidad o eficicencia de los servicios que las administraciones prestan. En la comunidad donde vivo, Aragón, el proceso de creación de las Comarcas (una suerte de pequeñas unidades inferiores a las Diputaciones provinciales que pretenden, una vez más, acercar la administración al administrado) no ha hecho sino multiplicar el personal por 33, que es el número de las comarcas. Si antes había un director de cultura, ahora 33, si antes había un interventor, ahora 33… con el agravante de que demasiadas Comarcas han construído rápidamente un “staff” de altos vuelos, una cúpula con altos ingresos, mientras que su capacidad operativa y su personal operativo aún no ha llegado, y mucho menos los resultados sobre el terreno. Por otra parte, la simonía y el nicolaísmo han hecho que esos puestos, demasiado a menudo hayan recaído en personas “cercanas a la causa”, de manera que se produce el caso aberrante de que en alguna comarca el 64% de su presupuesto es gasto de personal. Resumiendo, en algunos casos, la administración está hipertrofiada. Pero eso es culpa, principalmente, de los partidos políticos, que han sido los principales interesados en esta multiplicación de estructuras, para así tener muchas oportunidades de devolver favores, o de comprarlos, y no es culpa de los funcionarios de las diferentes administraciones que, en la mayoría de los casos, trabajan por consseguir objetivos colectivos en la medida de sus posibilidades. Si la administración está superpoblada de sueldos elevados es, en la mayor parte de los casos, debido a las prácticas, ya antiguas, de los partidos políticos de tener su propia estructura de poder en las administraciones, a base de asesores y altos cargos cuyo salario, al final, se paga sacando del mismo saco que el del auxiliar administrativo que cobra 1200 euros al mes.

    Por otra parte, hay algo que es oportuno repetir una y otra vez, y que no por ser argumentado por los colectivos más izquierdistas del panorama deja de ser cierto: La culpa de la crisis, no la tiene ninguno de los que ahora estan (o estamos) pagando con los recortes. La culpa del alto déficit se debe a muchas malas prácticas del gobierno de Zapatero, (y a otras heredadas de los gobiernos de Aznar). Pero también se debe a las decenas de miles de millones que el estado ha tenido que comprometer para salvar a la banca, que si que contribuyó decisivamente al desplome financiero con sus actitudes globales y locales; a los cientos y cientos de millones que el estado ha invertido, por ejemplo, en el Plan 2000E para evitar mayores desastres en el sector de la automoción (¿o es que nadie se ha preguntado de donde salían esos 2000 lereles al comprar el coche?); de los millones y millones de euros destinados a pagar subsidios de desempleo, principalmente de desempleados que muchas empresas con demasiadas infulas y muy poca cultura empresarial (y poco sentido de país) tiraron por la borda de sus zozobrantes barcos a las primeras de cambio, para seguir manteniendo balances de cuentas trimestrales saneados; y de tantos y tantos sectores que durante mucho tiempo (y a la que la cosa vaya bien asi volvera a ser) se han amorrado a la pilona del dinero público para sostener sectores totalmente insostenibles por si mismos. Sectores que, en muchos casos, esperan el dinero público en inversiones para revertir las ganacias en riqueza privada que raramente repercute en beneficios para el común, y más a menudo en BMW’s y chalets con vistas al mar.

    Finalizando, concedo que la administración está desequilibrada (no es que sobre gasto o gente, sino que está mal distribuido y es poco eficiente), pero reflexionemos profundamente sobre quiénes y por qué se ha llegado a esta situación, y cuales son las conclusiones que hay que sacar para el futuro. El gobierno ha sido torpe, zafio, errático. Pero lo que es intolerable, como decía un columnista no hace demasiado, es que quienes rompieron el saco con su codicia indecente, los mercados financieros privados, obliguen ahora a los gobiernos a tirar contra el bienestar y la estructura del estado a base de recortar por donde no se debe. Y que, en cambio, a esos mercados, a una cultura empresarial cortoplacista, obcecada en la riqueza y no el bienestar, y a todos los oportunistas que se amorran al pilón del dinero público para decir que generan riqueza y empleo, a esos, nadie les ajusta las cuentas. Y no olvidemos que el día que caiga Zapatero, si no hacemos caer a los demás, seguiremos cabalgando un león. Y no somos el rey David.

    Saludos

    • alexroa dijo:

      En la ineficacia de los distintos niveles de la Administración está la madre del cordero de todo este asunto, a mi entender, mucho antes que en el exceso de personal, que quizá se de en algunos departamentos, mientras que en otros hay una clara carencia. Véase el sistema judicial, por ejemplo. La multiplicidad de organismos, duplicados o triplicados, es un auténtico cáncer. Por ejemplo, los servicios meteorológicos de la Señorita Pepis que se están montando las distintas Comunidades Autónomas, donde no encuentras un meteorólogo propiamente dicho como no sea que esté de visita. Que no vale ser un poco “apañao” navegando por la web y usando ciertos programas gráficos para ser meteorólogo, que hay que estudiar para eso. Y además tener unos medios técnicos en condiciones, por ejemplo un superordenador de los que cuestan 10 millones de leuros. Con tantas administraciones autonómicas, provinciales, comarcales y municipales no hacemos más que multiplicar el gasto. Ya se empieza a hablar de unificar ayuntamientos de los más de 8000 que hay en España, algunos con menos habitantes que el edificio en el que vivo. En Alemania hay un proyecto para unificar los lander, de los 16 que hay ahora se pasaría a 6 me parece, con la condición de que ninguno tenga menos de 6 millones de habitantes. Comparemos eso con los que hay en La Rioja o Murcia, por no hablar de las ciudades autónomas de Ceuta o Melilla. Yendo más allá, la única forma para mí de que los Estados se pongan a la altura de los globalizados tiempos es la unión de ellos. Una Europa federal sería un buen principio. 200 naciones en el Planeta son demasiadas, sobre todo si tenemos en cuenta que hay unas cuantas más pequeñas y con menos población que La Rioja. Poniéndome utópico, lo ideal sería un Gobierno Mundial. Y poniéndome friki, una Confederación Galáctica sería el no va más. Se iban a enterar los especuladores financieros, evasores de capital, empresarios deslocalizadores, mafias de la droga o de la trata de blancas, y demás colectivos que aprovechan, y muy bien, las ventajas de la globalización que se resisten a aceptar las naciones, sus miopes gobiernos y sus despistados ciudadanos. He dicho.

      • Luis Miguel dijo:

        A la Conferencia Intergalactica me apunto, siempre que los Klingon se comprometan a no usar sus reactores de materia oscura para hacer armamento, que son unos malosos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s