Burkas físicos e ideológicos


Estupefacto me he quedado, como el cornudo del chiste del otro día, cuando he leído las justificaciones de destacadas representantes de la izquierda acerca de la negativa del Partido Socialista a votar a favor de la prohibición del burka en el Senado, propuesta presentada por la senadora y máxima responsable del Partido Popular en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, demostrando que por una vez que el Senado, o al menos alguno de sus integrantes, sí que puede tener alguna utilidad de cuando en cuando. Hasta se me ha helado el sentido de la ironía, pues aunque lo tenga muy desarrollado hay cosas que lo superan.

No entraré en muchos detalles, pues ya se ha encargado de ello mi admirado Santiago González en dos entregas de su blog, “Vamos a hablar de chicas I y II” y con toda seguridad no voy a mejorar su argumentación, por lo general impecable. Tampoco voy a molestarme en mostrar mis argumentos a favor de la prohibición del burka, con la que creo que debería estar de acuerdo cualquier persona que no sea un enfermo mental o moral. Si habláramos de pañuelos que cubren la cabeza, hiyab creo que se llama, tendríamos debate. Pero una cárcel portátil… ¿de verdad que hay que debatir sobre eso?

Volviendo con las declaraciones de las destacadas izquierdistas, tenemos por una parte las de la Ministra de Desigualdad, quizás la única integrante del gabinete de Zapatero que le supera en indigencia intelectual, a pesar del gran esfuerzo que ha hecho por rodearse de mediocres. Su argumentación no hay por donde cogerla, pues básicamente consiste en que supondría una penalización extra a las mujeres que se ven obligadas a llevar el burka. De nuevo remito a Santiago González para desmontar tan absurdo argumento, equiparable a decir que no se hubieran podido prohibir las cadenas con las que se ataba a los esclavos en el pasado (de nuestro Primer Mundo, que en el Tercero sigue existiendo la esclavitud en todas sus formas y no como cosa anecdótica).

Aún más infumables son las declaraciones de la subdirectora de “El País”, Berna González Harbour. Se resumen básicamente en dos puntos: que si lo propone el PP no está bien (ya se sabe que para algunos “Derecha” y “Mal” son sinónimos) y que además “hay más mociones de prohibición que burkas”. O sea, que como no son muchas las mujeres encerradas en cárceles ambulantes (¿qué número le parecería bien, me pregunto?) no supone un problema.

Si la anterior colección de sandeces fuera consecuencia del intento de justificar la oposición a algo por el único motivo de que ha  sido propuesto el PP, casi podría entenderlo. Formaría parte del estúpido juego habitual de los dos grandes partidos, incapaces de ponerse de acuerdo en nada. Pero me temo que hay algo más detrás de todo esto. Si el otro día en mi post “Siniestros” comparaba a la izquierda actual, o al menos a parte de ella, con los curas y monjas que tanto dicen detestar, hay ocasiones en que creo que van más allá. Recordemos que ha sido este gobierno socialista  el que ha rescatado el derecho penal de autor al establecer penas mayores a los hombres que golpeen a las mujeres que al revés. Esto se conoce como derecho penal de autor porque discrimina en función de quien comete el delito, del mismo modo que hasta no hace tanto en Sudáfrica la ley establecía que a un negro le correspondía mayor castigo que un blanco por la misma infracción. Una reliquia de otros tiempos peores y menos justos que han querido hacer pasar por progresista. Recordemos también que este gobierno socialista se precia de legislar para los colectivos en vez de para la totalidad de los ciudadanos, algo propio del Antiguo Régimen, ese que comenzó a ser derribado con la Revolución Francesa, en el que los derechos eran otorgados por los reyes a los estamentos, a los grupos de presión o a las ciudades. No olvidemos que también este gobierno intenta con una mano, mientras lo tapa con la otra, incorporar a ETA a las instituciones de gobierno vascas, como si de unos señores de la guerra feudales que se hubieran ganado ese derecho con las armas se tratara, lo que hoy día aún ocurre en Afganistán y en buena parte de África. Y recordemos por último que este gobierno socialista, como la mayor parte de la izquierda europea, se declara favorable o al menos no contrario a la doctrina del multiculturalismo por la cual las distintas culturas que conviven en un país pueden tener, hasta cierto punto, si no sus propias leyes, sí sus normas de conducta. O sea, lo mismo que en la Edad Media, cuando en los reinos hispánicos convivían sin mezclarse judíos, cristianos y musulmanes, en guetos los cristianos en tierra de moros, los musulmanes en la cristiana y los judíos en todas partes, muy lejos de esa idílica imagen de convivencia de las culturas en la España de hace mil años que iletrados buenrollistas nos han vendido y que muchos ignorantes han comprado.

Por eso, porque lo de la defensa o al menos no beligerancia contra el burka no es un hecho aislado, me intriga y me inquieta saber qué sustento teórico tienen esas personas, las que hemos citado hoy y muchas otras, líderes de opinión para muchos de nuestros conciudadanos, pues detrás o debajo de toda esta colección de disparates seudoprogresistas pero en realidad altamente retrógrados e incluso involucionistas, hay indudablemente un sustento intelectual. ¿Con qué materiales teóricos construyen estos supuestos adalides del progreso esos burkas ideológicos en los que ellos mismos se encierran y pretenden encerrar a los demás? Esos burkas tan adornados como los originales, dentro de lo que permite el decoro, pero igualmente con una única ventana enrejada para asomarse al exterior. Una ventana que no mira al frente, ni siquiera a la izquierda como a ellos les gusta creer, sino que está abierta por detrás, mirando al pasado, un pasado tan remoto que llega a ser medieval.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Burkas físicos e ideológicos

  1. paco dijo:

    Achaca al “contrario” los defectos en los que Ud. incurre, polarización de los argumentos, criminalización del contrario: “indigente intelectual, mediocre, etc”…incluso recurre a otras decisiones más o menos acertadas del gobierno que nada tienen que ver con el tema para arrimar el ascua a su sardina. Eso se llama demagogia, hablar para el pueblo y con los sentimientos.

    Si le parece vamos al meollo del debate. De entrada y con toda la razón del mundo: burka no. Ahora bien, ha oído hablar Ud. de teoría de la agenda secreta de los medios? Lo importante no es que se esté a favor o encontra sino que se hable de algo? Pues precisamente este es el argumento principal que he escuchado entre la gente de izquierdas para oponerse no al burka, sino a este artificial y forzado debate. Qué se pretende conseguir con ello? Fomentar el odio y la incomprensión entre religiones, entre culturas? Avivar el fuego del odio al extranjero? Tal vez una falsa identificación de la sociedad con un credo religioso en vez de otro confundiendo tradición y costumbres con confesionalidad? Realmente se está hablando de los derechos de la mujer?

    Es la realidad la que debe llevar a moverse a instituciones y leyes, no al revés, existe una problemática actual con ese tema o se quiere crear?

    • alexroa dijo:

      No entiendo muy bien ese asunto del “odio y la incomprensión entre religiones, entre culturas”, ya que carezco de lo primero y por cultura entiendo conocimiento, todo aquello que se puede aprender, lo que nos une y no lo que nos diferencia. Lo de pretender asociar la sociedad española a un credo religioso, imagino que se refiere al catolicismo, tampoco va conmigo, aunque me consta que sí que va con otros. Para mí hay un problema con que a una sola mujer en España, mejor dicho, a una sola mujer en el Mundo, se le imponga la obligación de salir a la calle encerrada en una jaula inhumana. No es cuestión de religión ni de cultura. Tan sólo de derechos humanos básicos. ¿Que alguien aprovecha ese debate para fomentar el odio al islam? No digo que no, pero no es mi caso. Mis “contrarios” como Ud. dice, de existir, no son los que profesan una determinada religión o siguen una ideología en concreto. Si acaso aquellos que usan cualquier excusa, por ejemplo eso de que “no es el momento” o “esas personas no son las más adecuadas para opinar sobre ese tema”, para no hacer lo correcto. Para mí siempre será el momento de prohibir el burka, lo proponga quien lo proponga y sean las circunstancias que sean. Ni siquiera se trata de los derechos de la mujer, concepto que tampoco entiendo, pues dicho así parece que estemos hablando de una especie diferente. Se trata de derechos humanos y lo mismo valdría si fuera a un hombre al que se obligara a llevar el burka.

      Y ya para terminar, ¿podría decirme cuáles son esas decisiones acertadas del actual gobierno que no tienen que ver con el tema y a las que yo he recurrido?

  2. El maldito Fran dijo:

    Algo que
    – No te deja ingerir cualquier cosa
    – No te deja vestirte con cualquier cosa
    – No te permite pensar cualquier cosa
    – En fin, no te deja utilizar tu libre albedrío como persona adulta e intelectualmente madura…
    …no puede ser bueno.

    Y, sabiendo que
    – en ningún lugar del Corán está escrito que las mujeres lleven servilleta en la cabeza,
    – que en el momento en el que se escribió no se tomaba cerdo por simples razones de higiene, hoy completamente superadas,
    – y que la época dorada del Islam fue, precisamente donde se dieron cita sus más importantes pensadores y artistas,

    me cabe decir que la culpa no es del Islam finalmente, sino de los garrulos que lo interpretan. Desconfiad de las personas que leen un sólo libro. Y del tarado que les dé coba.

    Yo sí me mojo, señor Paco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s