“Asesinatos matemáticos”


Este es el título de un libro de muy reciente publicación, una “colección de errores que serían divertidos si no fuesen tan frecuentes” recopilados por el catedrático de matemáticas Claudi Alsina, que compagina su labor docente con la divulgación matemática.

En la línea de otros autores como John Allen Paulos, autor de El hombre anumérico o Un matemático lee el periódico, entre otros, Claudi Alsina se dedica a recopilar errores matemáticos y lógicos cometidos por periodistas, políticos, enseñantes, economistas e incluso científicos, pues nadie está a salvo de cometerlos. En algunos casos estos errores pueden ser simples despistes (aunque alguno de ellos con trágicas consecuencias), cuando no directamente humoradas, pero en la mayoría son una muestra de la difícil relación que tiene gran parte de la población con las matemáticas, la lógica y el pensamiento científico en general, lo que se conoce como anumerismo, equivalente al analfabetismo (ver mi post “Política y analfabetismo numérico” para más detalles) pero mucho más extendido.

De entre las muchas perlas que contiene el libro me quedo con el no erróneo sino absurdo enunciado de un problema matemático: “Si Enrique VIII tuvo 6 esposas, ¿cuántas tuvo Enrique IV?”; la curiosidad de que en Japón las casas de una calle o zona se numeran según el orden de construcción, lo que convierte el trabajo de cartero en el país del Sol Naciente en una labor titánica; la definición de la vida como “una enfermedad de transmisión sexual con un 100% de mortalidad”; el engaño generalizado que supone etiquetar los produtos como “light” o alguno de sus sinónimos; los errores en los cálculos de porcentajes, el manejo de datos estadísticos y el uso de gráficos por parte de gente que no los entiende (tengo previsto publicar al respecto un artículo titulado “más peligro que uno de letras armado con una hoja excel”); y, por supuesto, tal y como corresponde a este blog, los errores lógicos o matemáticos cometidos por políticos o relacionados con la política.

Entre estos últimos ocupa un lugar de honor el anterior presidente de los Estados Unidos, George W. Bush (¿qué inesperado, no?)  que aunque tenía la costumbre de no incluir cifras en sus intervenciones (por si acaso, imagino) dejó algunas frases para la posteridad de la altura de “la gran mayoría de nuestras importaciones vienen de fuera del país”. De entre los locales, Alsina nos recuerda una memorable frase de Francisco Franco: “estábamos al borde del abismo y hemos dado un paso al frente”; o la metedura de pata de Mariano Rajoy cuando describió la salida de 125 toneladas diarias de crudo del Prestige por sus 14 fisuras como “hilitos de plastelina”. Y por supuesto, nuestro actual y anumérico Presidente del Gobierno no podía faltar en una recopilación de estas características, con su memorable aportación a las matemáticas, bautizada por el líder de CiU Artur Mas como “teorema de Zapatero”, cuando al negociar  la financiación autonómica  en el año 2009 afirmó que “todas las comunidades quedarán por encima de la media”. Podría pensarse que semejante disparate fue un lapsus linguae, pero por lo que hemos llegado a conocer a nuestro Presidente en estos largos seis años que llevamos sufriéndole yo apostaría a que dijo lo que dijo con total convencimiento. No en vano Jordi Sevilla, que le iba a enseñar Economía en un par de tardes anda en paradero desconocido desde hace varios años y Pedro Solbes no podía esperar la hora de jubilarse como ministro.

En definitiva, “Asesinatos matemáticos” es una lectura amena y ligerita apropiada para estas tardes de verano, que nos recuerda la ingente cantidad de errores numéricos que cometemos en todos los aspectos de la vida y la poca importancia que les damos. El mismo día que compré el libro y mientras le echaba un primer vistazo, escuché al presentador del telediario de Televisión Española afirmar que los incendios de Rusia habían arrasado ya una superficie equivalente a la de Península Ibérica. Me pareció una barbaridad, aunque en Rusia hay bosques para eso y para mucho más. Al día siguiente, en el mismo telediario, dijeron que la superficie arrasada era de 500.000 hectáreas (curiosamente no dijeron “equivalente a 500.000 campos de fútbol”, que al parecer es la medida oficial de superficie en España), con lo que el error se hacía evidente: la superficie de la España peninsular es de aproximadamente 500.000 kilómetros cuadrados (km2).  Dejando aparte el error, también común, de considerar prácticamente sinónimos “Península Ibérica” y “España peninsular” o simplemente “España”, olvidándonos de los casi 100.000 km2 que ocupa Portugal, y centrándonos en los valores numéricos, como cada km2 equivale a 100 hectáreas (ha), en realidad la superficie quemada equivalía a aproximadamente una centésima parte de la España peninsular, más o menos el área de Cantabria, unos 5.000 km2 ó 500.000 ha, que sigue siendo algo pavoroso pero más creíble (a estas alturas ya llevan 7.500 km2, casi como la Comunidad de Madrid). Y más creíbles serían también los medios de comunicación si cuando meten la pata de esa manera tuvieran el detalle de rectificar y no dejar los errores de esta clase a beneficio de inventario.

Y es que la cultura científica en España sigue estando bajo mínimos, a pesar del éxito que tienen las series televisivas de policías científicos, médicos forenses y otros investigadores, que a su exagerada manera nos familiarizan con las más variadas aplicaciones de la ciencia y del pensamiento lógico y matemático. Incluso en Los Simpson, serie educativa donde las haya, podemos encontrar contribuciones a la divulgación científica como aquella ocasión en la que Homer, muy enfadado con Lisa por haber construido una máquina de movimiento perpetuo, le dijo que “en esta casa se respetan las leyes de la Termodinámica”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anumerismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a “Asesinatos matemáticos”

  1. manuelmoore dijo:

    se ve muy bien…

    excelente entrada…

    saludos, visita mi blog y dame tu opinion…

  2. Pingback: Tweets that mention “Asesinatos matemáticos” | Política (i)lógica: el blog de Alex Roa -- Topsy.com

  3. Tiene una pinta estupenda el libro Alex, apuntado queda para comprarlo 🙂

    Y, como siempre, genial el post

  4. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  5. Pingback: Bitacoras.com

  6. Malonso dijo:

    Yo sobre esto me encuentro superada, pero ya encontraré alguna errata, que abundar abundan
    Muy bueno Alex

  7. Alicia dijo:

    Pero si normalmente no sabemos manejar los centímetros que es una medida común y a la orden del día ,¿cómo vamos a manejar unidades de medida como el km2 o la hectárea? Que no digo esto de los centímetros por nada, es un ejemplo.

    • alexroa dijo:

      Para que te hagas una idea, una mano extendida entre el extremo del pulgar y el del índice son unos 20 cm, con poca diferencia si es de mujer o de hombre. Con eso suele haber más que de sobra.

  8. guest dijo:

    Lo acabo de leer y me ha decepcionado completamente ¡y no es un libro barato precisamente! Es una colección de anécdotas, muchas totalmente previsibles y e incluso bastantes muy conocidas (y otras, todo hay que decirlo, muy sosas y sin ningún ingenio). Con un baño matemático, pero sólo eso, un baño. En mi opinión le falta verdadero contenido, para que sea honesto con las expectativas que despierta. Una lástima, porque el tema da para mucho.

  9. alexroa dijo:

    A mí me parece, sobre todo, que tiene poca gracia. A este tipo de anécdotas se le puede sacar mucho más jugo, como hace J. A. Paulos. Y, efectivamente, barato no es el libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s