¿De verdad que las mujeres cobran menos que los hombres por el mismo trabajo?


El pasado 22 de febrero la Unión Europea celebró por segunda vez el Día Europeo de la Igualdad Salarial. La elección de la fecha fue decidida por el Parlamento Europeo en noviembre de 2008 y vino determinada por el cálculo de que, dado que en promedio las mujeres europeas cobran un 15% menos que los varones (es decir, cobran el 85% de lo que cobran ellos) tendrían que trabajar 53 días más para ganar lo mismo, es decir, hasta el 22 de febrero del año siguiente.

Empezamos mal.

Como de buenas a primeras he detectado un error de los gordos, busco la declaración del Parlamento Europeo del 18 de noviembre de 2008 y, en efecto, dice:

A. Considerando que por término medio, el salario de las mujeres en la Unión Europea es inferior en un 15% al de los hombres y hasta en un 25% en el sector privado; que la diferencia de retribución entre hombres y mujeres oscila entre el 4% y más del 25% en los Estados miembros y no parece dar signos de reducirse significativamente,
B. Considerando que una mujer tiene que trabajar hasta el 22 de febrero (es decir, 418 días) para cobrar lo mismo que un hombre durante un año …

¡Pero en qué manos estamos! Si una mujer gana el 15% menos de la que gana un hombre es que él gana 100 y ella 85 en el mismo periodo de tiempo, ¿de acuerdo? Para que ella gane 100, lo mismo que él, tiene que trabajar un tiempo 100/85 mayor. Si contamos un año de 365 días, tendrá que trabajar 365*(100/85)=429 días. Es decir, 64 días más, hasta el 4 de marzo si el año siguiente es bisiesto y hasta el 5 si no lo es.

¿Qué extraño, no? Si las mujeres ganan un 15% menos, para compensar la diferencia tendrían que trabajar un 15% más, es decir, esos 53 días extras, que son el 15% de 365 (un pelín menos del 15% en realidad). Esto es de cajón, ¿verdad? Pues no. Es un error de lo más corriente, un caso de anumerismo de manual. Puesto que los porcentajes son relativos a algo no es lo mismo en qué dirección se hace la comparación. Así, si A pesa 50 kilos y B pesa 100, A pesa un 50% menos que B, pero B pesa un 100% más que A. Y en el caso que nos ocupa, si una mujer gana un 15% menos que un hombre, el hombre no gana el 15% más que la mujer, sino el 100*((100-85)/85)=17,6% más. Un 17,6% de los 365 días del año son precisamente esos 64 días de diferencia que nos han salido antes, y que nos llevarían hasta el 4 o el 5 de marzo para que una mujer cobrara lo mismo que un hombre en un año.

Tenía pensado enfocar este post de otro modo, haciendo ver que, si bien es cierto que las mujeres cobran menos que los hombres en promedio (en España según los datos del INE correspondientes al 2008 el salario medio de ellas es de 18.910,62€ y el de ellos 24.203,33€, es decir, las mujeres cobran el 78,1% de los hombres o un 21,9% menos, que es lo que se llama “brecha salarial”), no es cierto en general que cobren menos por el mismo trabajo, que es lo que se dice desde algunas organizaciones feministas y desde el Gobierno, concretamente por medio del Ministerio de Des-Igualdad. Lo que ocurre es que por lo general las mujeres ocupan puestos de trabajo inferiores y no suelen hacer tantas horas extras e incluso reducen jornada por aquello de atender a la familia, pero en la mayor parte de los casos, desde luego en la Administración pública, que es lo que yo conozco, no existe diferencia salarial cuando se ocupa de verdad el mismo puesto y se trabajan las mismas horas. Por supuesto que habrá casos en los que sí que existe esa diferencia dentro de las empresas privadas, sobre todo entre los altos ejecutivos, pero entiendo que son minoría dentro del conjunto de la población asalariada. Pensaba también comentar que la brecha salarial en España, según el informe citado del INE, se ha reducido en más de 5 puntos en cuatro años, al pasar del 27,54% en 2004 hasta el 21,9% en 2008, y que de mantenerse así el ritmo desaparecería para el año 2023 ó 2024, lo que parece una evolución bastante natural. Iba a hablar también de que al buscar documentación para este artículo me he encontrado con auténticos energúmenos que hablan en sus blogs o en sus artículos para ciertos medios de comunicación hediondos (que no pienso enlazar aquí) de que esto de la discriminación salarial se trata de “propaganda feminazi” (sic) y otras barbaridades semejantes. Pero confieso que me he quedado de piedra al encontrarme con tan burdo error cometido por el Parlamento Europeo, así que investigo un poco más.

La declaración del Parlamento Europeo citada más arriba cita a su vez como fuente una comunicación de la Comisión denominada “Actuar contra la diferencia de retribución entre hombres y mujeres” del año 2007. Así que una vez encontrada (bendito sea San Google) la leo con detenimiento y observo que en efecto, en ningún sitio dice que en Europa las mujeres cobren menos que los hombres “por el mismo trabajo”, aunque apunta tímidamente que “no obstante, pueden perdurar prácticas discriminatorias que afectan a los trabajadores en función del sexo. Puede ocurrir que con una experiencia equivalente, algunas mujeres estén peor retribuidas que los hombres por un mismo trabajo de manera deliberadamente discriminatoria”. (¿Habrá leído la ministra de Des-Igualdad este informe, me pregunto?). En conjunto es un documento lleno de sentido común, de muy recomendable lectura para desterrar algunos tópicos o malentendidos.

Pero a lo que iba, que es lo que más me preocupa ahora, el valor que da de brecha salarial entre hombres y mujeres es efectivamente el 15% que dice la resolución del Parlamento Europeo en la que se basa su declaración del día 22 de febrero como el de la “Igualdad Salarial”, que si fuera que los hombres ganan un 15% más que las mujeres y no las mujeres un 15% menos que los hombres, sería correcto, pero no es así, pues la definición que usa de brecha salarial (“gender pay gap”) es “la diferencia entre la remuneración media bruta por hora de hombres y mujeres asalariados, como porcentaje de la remuneración media bruta por hora de los hombres” (“difference between average gross hourly earnings of male paid employees and of female paid employees as a percentage of average gross hourly earnings of male paid employees“).

Así pues, no me queda más remedio que concluir, salvo que alguien me demuestre lo contrario, que los diputados del Parlamento Europeo, esos señores que cobran esos magníficos sueldos y que gestionan millones y millones de nuestros euros, han cometido un tosco error anumérico al establecer el 22 de febrero como “Día de la Igualdad Salarial”. Me dan ganas de hacerme cartujo, darme a la bebida o quemarme a lo bonzo. O de hacerme cartujo, echarme la bebida por encima y quemarme a lo bonzo. Pero a lo mejor todo esto son imaginaciones mías y lo único que necesito es tomarme unas vacaciones. Porque no es creíble que el Parlamento Europeo haya cometido un error tan burdo y nadie se haya dado cuenta hasta ahora.

¿O sí?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anumerismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿De verdad que las mujeres cobran menos que los hombres por el mismo trabajo?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Malonso dijo:

    Yo he sido muchos años pluriempleada (en Banca y Seguridad Social) y nunca he visto esa discriminación salarial y eso que eran otros tiempos más difíciles para la mujer. Claro que había más jefes que jefas, pero n o porque las mujeres tuviéramos más dificultad para ascender. Si es cierto que teníamos más obligaciones dentro de las casas (hijos, maridos, limpieza y otras zarandajas) y por lo tanto menos tiempo para asumir tareas más intelectuales (el machismo hijos míos que n unca acaba). Pero, com o decía un v ecino mío a su mujer, regañándola por algo que había hecho o no hecho: “Hay que tener más conciencia de cabeza”. Si es que las mujeres no tenemos de eso y nos embarazamos por un quítame allí… en fin, que soy m ayor y m is hijos me regañan si hablo mal. Pero que quede claro que siempre me ha indignado lo de los salarios distintos, sob re todo en la empresa pública.

  3. Alicia dijo:

    Yo personalmente no conozco absolutamente ningún caso. ..

    • alexroa dijo:

      Yo tampoco conozco ninguno ya que donde trabajo, la Administración Pública, tal cosa no es posible, pero sí que me han hablado de algunos casos en empresas privadas donde se dan complementos personales mayores a hombres que a mujeres. También hay grandes diferencias al parecer entre los directivos de las empresas, pues negocian su salario de modo individual. Donde hay diferencias enormes es entre los deportistas profesionales, salvo quizá en el tenis, pero eso es otro asunto, pues el deporte profesional es ante todo espectáculo y se paga en función de los ingresos que se generan. Por eso no me escandaliza que a Cristiano Ronaldo se le paguen nosecuantos millones al año, pues él por su parte (o su imagen, mejor dicho) genera enormes ingresos para el Real Madrid, que es una empresa privada y puede hacer lo que le dé la gana en ese aspecto. También los actores siguen cobrando más que las actrices, tanto en Hollywood como en España, pero eso se debe a que atraen más público al cine. Aunque ahí sí que se están recortando distancias a marchas forzadas ahora que las mujeres hacen también los papeles de heroínas protagonistas, véase Angelina Jolie que está impresionante en “Salt”. No creo que eso vaya a pasar con las mujeres futbolistas aunque nunca se sabe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s