Jiménez vs. Gómez (Unas reflexiones sobre las elecciones primarias)


En febrero del año 2008, durante la campaña de las últimas elecciones generales, asistí a un mítin del PSOE en el auditorio de mi pueblo, Guadarrama. Para entonces ya estaba yo afiliado a UPyD y participando activamente en la campaña electoral correspondiente, así que me pareció buena idea pasarme a ver cómo se las apañaban los adversarios, que no enemigos. Además de los responsables locales del PSOE en Guadarrama, habían acudido dos estrellas invitadas, casualmente los dos candidatos actualmente enfrentados en las elecciones primarias del PSOE para designar al cabeza de lista de las próximas elecciones autonómicas: Tomás Gómez, que ya para entonces había dejado la alcaldía de Parla, donde llegó a conseguir en los años 2003 y 2007 el 75% de votos, nada menos, y era el máximo responsable del PSM-PSOE tras el varapalo sufrido por Rafael Simancas el año anterior, y Trinidad Jiménez, que por entonces no era Ministra de Sanidad, sino Secretaria de Estado para Iberoamérica, cargo para el que había sido nombrada por Zapatero un par de años antes tras su no demasiado humillante fracaso del 2003 como candidata a la alcaldía de Madrid, chupa de cuero incluida.

El auditorio, de 255 plazas, estaba completamente lleno. El acto comenzó con un número de magia, lo que ya permitía hacerse una idea de lo que iba a venir a continuación: “nada por aquí, nada por allá…” Luego, tras una breve intervención del máximo responsable local, intervinieron sucesivamente Trinidad Jiménez y Tomás Gómez, o al revés, no recuerdo ahora. Del contenido de su intervención recuerdo aún menos, más que nada porque no hubo tal cosa. Aquello era un acto de reafirmación en la que se presentaba a los socialistas de Guadarrama, un municipio en el que el PSOE tuvo en 2007 un 23% de votos y 4 concejales y el PP un 59% y 11 concejales de un total de 17, como poco menos que a cristianos en la Roma de Nerón. De la intervención de Gómez recuerdo que hizo varios chistes sobre Mariano Rajoy, aunque sin mencionar nunca su nombre, refiriéndose a él como “el de la barba” al tiempo que hacía un gesto para indicar dicha barba, exactamente lo mismo que vi hacer hace unos días a Alfonso Guerra en Rodiezmo.

Como aquello no tenía contenido me dediqué a observar el envoltorio y me llamó poderosamente la atención que, siendo él hombre y madrileño y ella mujer y andaluza, utilizaban exactamente el mismo lenguaje corporal y la misma entonación, haciendo el mismo énfasis en determinados momentos para provocar el aplauso enfervorecido de los 255 asistentes, que reaccionaban automáticamente como un solo hombre. Bueno, al principio sólo aplaudían 254, pero ante las miradas que me echaban mis vecinos y temiendo que los cristianos se convirtieran en leones, opté por aplaudir yo también cuando tocaba.

Dos años y medio después Gómez y Jiménez, Tomás y Trini, se enfrentan por la candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid que el ganador habrá de disputar a la aparentemente invencible Esperanza Aguirre, el uno por convicción y la otra porque se lo ha encargado su jefe. Y aunque los únicos que tienen que votarles son los afiliados socialistas de Madrid, que son no sé cuántos miles, tienen todos los focos puestos sobre ellos, como si fuéramos todos los madrileños, o incluso todos los españoles, los que tuviéramos que decidir nuestro favorito. No creo que, como he leído en algún sitio, todo esto sea un plan del PSOE para promocionar a sus candidatos, de modo que, gane quien gane, al final del proceso de primarias sea mucho más conocido. Creo que realmente Tomás Gómez se enfrentó a Zapatero y que efectivamente, como dijo Rubalcaba con otra intención, su mayor activo en estos momentos es haberle dicho que no. Y es que en estos momentos, con el Partido Socialista hundiéndose a ojos vista como el Titanic, es comprensible que más de uno quiera salvarse del naufragio.

El caso es que con las presiones a Tomás Gómez la dirección nacional del PSOE no sólo ha conseguido enfangar el proceso de elecciones primarias, un procedimiento democrático del que deberían estar orgullosos y que, recordemos, fue el que llevó a la secretaría general del partido al propio Zapatero, sino que ha promocionado, supongo que involuntariamente, a aquel a quien querían dejar de lado en beneficio de Trinidad Jiménez, supuestamente poseedora de una mejor imagen. Y con esto llegamos al meollo de la cuestión: ¿qué es eso de “la imagen” de los candidatos y que importancia tiene? Como en aquella ocasión en que pude verlos en directo en Guadarrama, por el momento desconozco cuáles son sus propuestas y en qué se diferencian. Todo que lo que he llegado a saber por ahora es que él hace culturismo y sólo tiene un 6% de grasa corporal, mientras que ella ha ganado 10 kilos en los últimos años y ya no le queda tan bien la chupa de cuero. También me he enterado de que ambos emulan a Obama, ella con el eslógan “Trini puede” y él con un cartel que imita a otro que se hizo para la campaña del presidente americano. Y ya imagino que de frivolidad en frivolidad llegaremos hasta el día en que los votantes socialistas madrileños eligan a uno o al otro, dentro de casi un mes. Para el caso bien podrían encerrarse en el chalet ese de Guadalix de la Sierra junto con otra media docena de políticos de su partido y disputarse la elección con un “Gran Hermano Candidato”. Y ya puestos, podríamos hacer lo mismo tanto para otras elecciones primarias como para las elecciones generales, autonómicas y municipales. No sólo sería un gran ahorro para las arcas públicas, que los procesos electorales son muy costosos, sino que se podría ingresar un buen pico con los SMS de los telespectadores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Jiménez vs. Gómez (Unas reflexiones sobre las elecciones primarias)

  1. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  4. Malonso dijo:

    A mí esto me preocupa, y bastante no creas, Trini, Tomás o Esperanza ¿cual de los tres? Muchas noches antes de dormir pienso en ello y me desvelo. Estoy preocupada te lo aseguro. Tengo pesadillas. ¿Es todo lo que hay?. Saludos

    • alexroa dijo:

      Tambien en UPyD presentaremos un candidato o candidata, pero aún no sabemos cual. Tenemos que decidirlo en las elecciones primarias de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s