Ni de izquierdas ni de derechas sino todo lo contrario (4ª parte)


Para finalizar este serial, que me ha quedado más largo de lo previsto, intentaré hacer una propuesta de esquema clasificatorio tridimensional de las ideologías políticas, aunque lo cierto es que no lo veo una tarea sencilla, sobre todo después de los apasionantes debates que han tenido lugar aquí y que me han hecho considerar variables en las que nunca se me hubiera ocurrido pensar (mocasines con borlas frente a alpargatas, peinado con gomina y raya a un lado frente a rastas con ecosistema propio…). Creo que como mínimo son necesarias las tres dimensiones, pues ni con una ni con dos se puede abarcar algo tan complejo. Y es que no hay que pensar sólo en las opciones políticas que tenemos en las democracias occidentales, como España, que al fin y al cabo sólo cubren una parte del espacio político. No hay más que darse una vuelta imaginaria por el mundo para ver que en estos momentos existen diversos otros tipos de regímenes políticos como las monarquías absolutas, caso de Arabia Saudí y también de Marruecos, aunque teóricamente sea un país democrático; las teocracias en las que el poder lo ostentan los clérigos, que es el caso de Irán actualmente, el de Afganistán bajo el anterior régimen de los talibanes y el de la Ciudad del Vaticano ahora y siempre; países comunistas puros como Corea del Norte, en transición al capitalismo pero manteniendo la dictadura de partido único, como China, o no se sabe cómo, caso de Cuba; y dictaduras militares como Birmania, Mauritania y algunos otros países de África (hace casi dos décadas que no queda ninguna en Sudamérica, por cierto, eso sí que es un avance pues hasta entonces era el régimen más común allí).

Así pues, la propuesta de esquema tendrá tres dimensiones. Y no es que sea imposible representar más sobre el papel o la pantalla, en absoluto. Por ejemplo, en el esquema de la derecha, además de las tres dimensiones x,y,z, las bolitas colocadas en los distintos puntos tienen diferente tamaño, artificio con el que se puede indicar una cuarta dimensión o propiedad. Tal y como están colocadas tienen en común las dimensiones “y”, “z” y difieren en la “x”, además de en el tamaño. Podría haberlas colocado en el mismo punto y concidirían en tres dimensiones, pero no en la cuarta. Otro truco para representar más dimensiones podría ser cambiar el color de las bolitas, que combinado con el cambio de tamaño y los tres ejes, nos daría una representación de cinco dimensiones. En un día bueno soy capaz de representar hasta diez dimensiones, sin contar con el hiperespacio y los agujeros de gusano, pero para no complicarlo demasiado nos quedaremos sólo con tres, como decía más arriba.

¿Y cuáles habrán de ser esos ejes o dimensiones a representar, de modo que permitan la mejor clasificación posible? Pues descartado el eje izquierda-derecha por carecer de significado propio, y repasando todo lo visto en las anteriores entregas de este serial, los siguientes me parecen los más apropiados:

Totalitarismo <——————- Autoritarismo ——————-> Democracia

Reaccionarismo <—————– Conservadurismo —————–> Progresismo

Relativismo total <————– Relativismo parcial ————–> Universalismo

La combinación de los tres ejes, en los cuales hay unos extremos que consideramos positivos y otros negativos, nos daría una figura como la siguiente, en la que no hay un eje que se asocie al tradicional de “izquierda-derecha”, salvo que uno se empeñe en que izquierda es sinónimo de progresismo, universalismo y democracia, o sea, todo lo positivo, y derecha de relativismo, reaccionarismo y totalitarismo, todo lo negativo, que ya me imagino que más de uno lo va a pensar y puede que a decir.

No habría que descartar tampoco otras posibilidades, o quizá otros puntos de vista, por ejemplo la consideración de la libertad individual y la económica por separado, según vimos en el esquema de Nolan, lo que a su vez está relacionado con la mayor o menor fuerza del Estado, otra variable de interés. Sin embargo la libertad individual y económica están a su vez relacionadas con el progreso de las personas y de las naciones, que necesitan de una dosis adecuada de ambas para prosperar, normalmente con los adecuados controles por parte del Estado, por lo que podríamos decir que hay una importante correlación entre todas estas variables. Realmente el concepto de “progreso” es bastante escurridizo, pues no tiene el mismo significado para todo el mundo. Pero quedándonos por el momento con el concepto de libertad, en sus variantes económica y personal, se puede añadir un tercer eje, el de la libertad política, para dar un visión más completa, tal y como propone el Friesian Institute. Y es que no necesariamente la libertad económica o la personal van asociadas a la política, es decir, a la existencia de partidos políticos a los que votar libremente. El diagrama correspondiente sería por tanto el siguiente:

Ahora ya no consideramos un extremo positivo y uno negativo, sino un mayor o menor grado de cada una de las tres variables. En el origen de coordenadas podríamos situar el régimen de Corea del Norte, ese Infierno en la Tierra, donde no existe ningún tipo de libertad, mientras que en su vecina China se va avanzando en la libertad económica y algo en la personal, pero manteniéndose a cero en cuanto a la libertad política, y en Cuba no se sabe, según tenga el día Fidel Castro. Los máximos grados en los tres ejes posiblemente se darían en los países de Europa del Norte, Suecia o Finlandia por ejemplo, de gran tradición democrática y de defensa de todo tipo de libertades.

Realmente las combinaciones posibles son múltiples y diversas, y ninguna de ellas me parece totalmente satisfactoria, por lo que las propuestas que presento aquí son meramente orientativas y provisionales. Lo importante para mí es que contribuyan a superar el obsoleto y simplista esquema derecha-izquierda que tanto daño nos hace, y que permitan una mejor clasificación de las ideologías políticas. Y es que para hacer una tortilla es necesario romper algunos huevos. De momento hemos roto los huevos y está por ver qué vamos a hacer con ellos. Habría que analizar con más detenimiento algunos de los conceptos utilizados aquí, tales como “libertad” en todas sus variantes, “relativismo”, “universalismo” o “progresismo” antes de seguir avanzando en estas cuestiones, es decir, antes de elaborar la tortilla. Por ahora, como decía antes, dejo estas dos propuestas de esquemas 3D en los cuales cada uno podrá colocar sus ideologías favoritas. Las gafas para verlas bien las alquilo por 3€ y hay que devolverlas al salir de internet.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Ni de izquierdas ni de derechas sino todo lo contrario (4ª parte)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Tweets that mention Ni de izquierdas ni de derechas sino todo lo contrario (4ª parte) | Política (i)lógica: el blog de Alex Roa -- Topsy.com

  3. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  4. Alicia dijo:

    Juro solemnemente no frivolizar en este comentario. No encuentro ninguna Biblia por aquí por mi casa para poner la mano sobre ella , pero tengo un ejemplar del Señor de los Anillos que me hace las veces de Biblia. Al fín y al cabo son dos libros de ficción a los que se rinde culto y yo soy mas del Señor de los Anillos que de la Biblia. Así que juro por Gandalf , y pongo a Bilbo por testigo que no voy a frivolizar , y si lo hago merezco ser castigada por Sauron.
    Bueno , respecto al eje universalismo-relativismo , Carlos Gorriagán dice con otras palabras que todos los seres humanos somos iguales por encima de nuestras creencias, cultura, aprendizaje…,y que un eje universal se basaría por tanto en todas aquellas cosas que nos hacen iguales como los derechos humanos y los principios democráticos. Entonces este eje va unido al eje democracia -totalitarismo y no está en una dimensión diferente puesto que coincide el extremo democracia con el extremo universalismo. No sé si he logrado expresar lo que quería decir , se me dan mejor otros temas como la taxonomía del calzado , los chandalistas de Alcorcón o la importancia de llevar una bolsa de plástico en la cabeza por si llueve. Según he entendido yo a Carlos Gorriagán, la democracia está tan por encima de todo como los derechos humanos, y por tanto es indivisible del eje de universalismo. No sé si me expliqué, pero lo intenté sin frivolizar. En fín

    • alexroa dijo:

      Yo creo que hay una importante diferencia entre defender valores universales de modo democrático o de modo totalitario, imponiéndolos a la fuerza. El comunismo, que siempre ha aspirado a ser universal, a extender valores que sobre el papel estaban muy bien, ha fallado siempre estrepitosamente por caer en el totalitarismo. Y no es que sea intrínseco porque comunismo no implica que haya un Estado fuerte o un partido único, pues también es comunismo lo que hacen los hippies en sus comunas, o los kibutzs de Israel, pero el hecho es que allí donde ha prosperado a gran escala, como en Rusia, China, Corea del Norte, Vietnam o Camboya, lo ha hecho de modo extremadamente totalitario.

      Tenía pensado dedicar sucesivos artículos a estos conceptos, tal y como digo al final de este post, más que nada para intentar clarificarlos, ya que es fácil confundirlos.

  5. Carlos dijo:

    De acuerdo, yo no me considero comunista ni socialista, sólo puedo considerarme bajito, leptosomático, pronador de pie derecho, pelo de chino y paticorto, porque son cosas objetivables. Decir que unos es de izquierdas puede ser como el tiro al plato. Pero debo estar por ahí por la parte interior izquierda del eje derecho de la bisectriz. Y es verdad que la praxis que se ha hecho del comunismo ha sido una calamidad, pero no menos que el capitalismo, que ha generado y sigue, incluso más muertos. ¿Deducimos por ende que la naturaleza débil y codiciosa de no pocos seres humanos conduce indefectiblemente al fracaso de cualquier tipo de organización pacífica y justa de la sociedad? Ahora nos enfrentamos a varias elecciones en España donde previsiblemente arrasarán en las urnas políticos que están imputados por casos de corrupción y arrasarán porque se han presentado y se han presentado porque sus partidos no cumplen sus propios códigos éticos. Esto nos sumirá más si cabe en esta crisis sistémica que tiene que hacer reflexionar de una vez por todas a todo el mundo. Hay que hacer pedagogía, y bitácoras como esta son de agradecer.

    Yo ya sugerí en una entrevista que me hice a mi mismo, muy seguida por mi vecina la Francis, que me miraba como si estuviese loco, que la ciudadanía debería echarse a la calle a protestar (igual que hacemos contra la ETA, contra el gobierno en una huelga o en la invasión de Irak) contra la injusticia y la impunidad que nos domina.

    Yo voy a ir a la Puerta del Sol a manifestarme, atado y desnudo a una farola (de paso a ver si ligo), como trabajador y ser casi humano, contra los bancos, el FMI, el banco europeo, la externalización de los servicios, la privatización de los servicios públicos, las ETT, las multinacionales, la FAES, la CIA, la TIA, la especulación financiera, los genocidios impunes, los robos de la riqueza de los paises que no pueden hacer frente a los marines ni al terrorismo de estado norteamericano, mi empresa, la tuya y la de él, la cajera del Dia (sí, compro allí, pero poco) que me sisa un euro, contra los que llevan chanclas con calcetines y los que dicen “pues las mandarinas tienen mucha vitamina C”, contra los que dicen “no obstante” en una conversación en la calle, contra el arrendamiento de habitación contigua a su sobrina del cura de mi pueblo y contra los que visten con capa en el siglo XXI (sin contar a Superman).

  6. El alienista dijo:

    Decir que La Biblia es un libro “de ficción” es tan radical (por no decir absurdo) como decir que todo en él es rigurosamente histórico. Tiene partes más o menos históricas y otras más o menos ficticias, pero como bien dijo san Pablo, lo importante es su espíritu, no su letra.

    • alexroa dijo:

      Cierto. En realidad es una colección de libros de muchos autores, en parte historia, en parte ficción y además están las cartas de San Pablo, que para mí son de lo mejor de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s