Ni genocidio es matar a mucha gente ni pegar a un negro tiene por qué ser racismo


Oigo decir en el telediario que “la violencia machista ha acabado en lo que va de año con la vida de cuarenta y cuatro mujeres” y de nuevo la melancolía me asalta. Melancolía, que es lo que según Ortega engendran los esfuerzos inútiles, pues parece que la expresión “violencia machista” ha llegado para quedarse, sustituyendo a la de “violencia de género”, que ya era bastante mala de por sí, a pesar de los esfuerzos de algunos para evitarla. No me extiendo sobre el tema, que ya traté en “Violencia de género, número y caso“, primer post de la exitosa serie “Tontadas de verano”. Sólo quiero llamar la atención sobre esas asociaciones entre acciones e intenciones que últimamente se han puesto tan de moda, esa especie de juicios instantáneos a los que tan aficionados se han vuelto los medios de comunicación, determinados grupos de presión y, lo que es peor, algunas instancias de la Administración, con el Ministerio de Des-Igualdad a la cabeza.

Y así, si un español nativo (siempre y que no sea gitano) golpea a un sudamericano, a un “magrebí” (o sea, a un moro) o a un “subsahariano” (es decir, a un negro de África) inmediatamente tenemos un caso de “violencia racista”, aunque desconozcamos las circunstancias que rodean el caso; lo mismo que cuando hay un crimen masivo se habla de genocidio, que no es que sea peor ni mejor, siempre será una atrocidad, pero es que genocidio es el exterminio de una estirpe o “genos”, por ejemplo los judíos, los armenios o los hutus; y al igual que un hombre que golpea a una mujer lo hace impulsado por su machismo, no porque sea un tipo violento o lleve unas copas de más o lo haga en defensa propia o vaya usted a saber por qué. Estos comentarios pueden parecer una frivolidad, pero la cosa tiene su miga, tal y como ilustra una noticia publicada por el diario Público hace algo más de un mes:

“José Manuel fue condenado a cuatro meses de prisión y a no acercarse durante un año y cuatro meses a su ex compañera sentimental por propinarle, ‘con intención agresiva’, un cabezazo en la nariz en el exterior de un bar. Estos son los hechos probados recogidos en la sentencia del Juzgado de lo Penal 4 de Murcia. Los mismos que ha reconocido, tras el recurso de José Manuel, la Audiencia Provincial. El fallo, sin embargo, es radicalmente distinto.

El tribunal absuelve al agresor del delito de violencia de género y lo condena a un mes de multa con cuota diaria de tres euros, como autor de una falta de lesiones. Los 15 meses de alejamiento pasan a cinco. El argumento: ‘Nada se menciona sobre el móvil discriminatorio o de dominación machista (…). En efecto, no toda agresión leve (…) debe reconducirse automáticamente a violencia de género y menos aún en aquellos supuestos de discusiones mutuas que no se correspondan con el ejercicio de la fuerza por el que es el más fuerte contra el más débil, sino con una situación de enfrentamiento recíproco como resultado de la oposición de dos personalidades encontradas’, dice, en contra del criterio del fiscal, la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press.

El juez que dictó la sentencia fue Juan del Olmo, el mismo que fue instructor del juicio por los atentados del 11-M y uno de los jueces que se muestra crítico con la aplicación indiscriminada del agravante de machismo en los casos de agresión de hombres a mujeres. Pero centrémonos en las dos posibles interpretaciones: un mismo cabezazo, si no se da con intención machista (caso A) implica pagar 90 euros de multa, si no hay error en el texto, además de cinco meses de alejamiento. Pero al añadir machismo al cabezazo (caso B) obtenemos una pena de cuatro años de prisión y un año y tres meses de alejamiento. Haciendo cuentas, restando A (cabezazo a secas) de B (cabezazo con machismo), el machismo sale por cuatro años de prisión y diez meses de alejamiento, pero eso sí, el agresor se ahorra 90 euros. Esto es como lo del chiste: “- ¿Cuánto cuesta la tarta? -Cuatro euros -¿Y la tarta al whisky? -También cuatro euros -Pues póngame un whisky, ya que es gratis”. Sólo que aquí lo que es casi gratis es la agresión, siempre y cuando no sea “machista”.

De verdad que a veces entiendo a Pérez Reverte cuando dice eso de que hay días en que se asoma a la ventana pidiendo que llueva napalm y que acabe de una vez con la especie humana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ni genocidio es matar a mucha gente ni pegar a un negro tiene por qué ser racismo

  1. Cecilia Moncloa dijo:

    Mi queridísimo Alex: Casi toda la justicia se escapa de mi raciocinio, quizá sea que soy muy “animal” de pensamiento y muy visceral de sentimineto, y la “Justicia” la elabora gente muy preparada, muy inteligente y muy….HP. Un besote de Ciclón… ¿cuándo montas otra fiestuki?

    • alexroa dijo:

      Huy, que no te oiga Manuel. 😉 Otra fiestuki puede haber a final de mes, hacia San Miguel, patrón de Guadarrama. Estamos en ello. Besos ciclónicos y anticiclónicos.

  2. barbara dijo:

    La llamada “violencia de género” o llamada también “violencia machista” (machismo, ¿puede ser de hombre o mujer?), queda muy distante de la realidad, de quién recibe “el maltrato”, las palizas, los abusos, insultos… Con qué facilidad y abuso se utiliza la palabra “maltrato”.
    Han conseguido(los que dicen ser “representantes del pueblo” español) que nos acostumbremos a escuchar el nº de víctimas, ya sean mujeres, niños, negros, moras…o como queramos llamarlo.
    Únicamente quieren foto, publicidad, votos electorales…¿a cambio de que? ¿de representación? ¿ayuda? no tienen ni idea; al final, el agredido/a se siente solo/a, desprotegido/a. -“Hoy me levanto y hago una Ley, mañana vuelvo a levantarme y revoco esa Ley pero a cambio la pinto de rosa para que se muestre bonita al oído de todos los que dan el tostón…”- deben pensar los que tienen el poder(dice el refrán: que a un tonto le das un lápiz y ¿qué es lo que hace?…tonterías)
    La Sra. Bibiana (dícese Ministra de “algo” que ella aún no ha llegado a comprender), ya podía ceder el sueldo, que nos han obligado a todos los españoles a pagarla por los “trabajos prestados”(dice la nómina, ¡que risa por que ya el dolor se hace vomitivo!), a todas las personas que necesitan empezar de nuevo tras una agresión sea de la índole que sea.
    Por último, para no ser pesada, mostrar mi enhorabuena a Alexroa por el contenido de este Blog.
    Un saludo

  3. Cecilia Moncloa dijo:

    Justamente, mientras lo escribía, me acordé de él, pero toda regla tiene sus excepciones, y yo sé que me queréis mucho y cualquier barbaridad que pueda decir me la váis a perdonar, así como perdonamos a más de la mitad de la Justicia de España. ¿o no? MUUUUUUUUUUUAAAAAAAAACCCCCCCCCCCSSSSSSSSSSSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s