Carbón rima con subvención (Recortes, nº 5)


Como recordarán mis lectores más veteranos, antes del verano comencé una serie de artículos titulada “recortes”, que interrumpí durante los calores estivales sustituyéndola por la mucho más ligerita serie “tontadas de verano”. Dediqué los cuatro primeros artículos a la posible supresión del Senado, institución inútil donde las haya, de las llamadas “embajadas” de Cataluña y del País Vasco, de las obsoletas, corruptas y onerosas diputaciones provinciales, y a los necesarios recortes en los gobiernos central y autonómicos. Y anuncié que en futuras entregas trataría sobre las absurdas subvenciones a la minería del carbón, el derroche en televisiones públicas, el abuso en la contratación de asesores y contratas externas, la proliferación como setas después de la lluvia de empresas públicas y la creación de inútiles observatorios de la nada. Pues bien, todas estas cuestiones y otras muchas relacionadas con el derroche de las administraciones se han convertido en el tema estrella del debate político a la vuelta del verano, e imagino que de aquí a las próximas elecciones municipales y autonómicas del año que viene, y generales del siguiente, seguirán estando “en el candelabro”, como decía aquella famosilla.

Y el primero de los temas que pensaba tratar, precisamente, es el que da título a este post, las subvenciones a la minería del carbón, una cuestión que en estos días está de rabiosa actualidad. Y no por los treinta y tres mineros atrapados en una mina de carbón de Chile a 700 metros de profundidad desde hace más de un mes, los pobres. Por cierto que acabo de leer que una de las perforadoras ha llegado ya hasta los 500 metros, eso sí, con el taladro pequeño. Luego tienen que cambiarlo por el grande para hacer un agujero por el que quepa un minero. Bueno, los treinta y tres pero de uno en uno. El caso es que parece que el rescate va bastante avanzado y que los mineros podrían salir antes de lo previsto inicialmente, quizá para principios de noviembre. Con suerte podrán asistir al estreno de la película que se va a rodar sobre ellos, que no es coña, el proyecto ya está en marcha, aunque el guión aún no tiene final, lógicamente. Aunque yo creo que el final de la película debería mostrar a los mineros rescatados asistiendo al estreno de la película que se ha hecho sobre ellos, en la que a su vez se mostraría a los mineros asistiendo al estreno de la película sobre su historia, y así hasta el infinito, lo que podría provocar una paradoja espacio-temporal que acabara con la tejido mismo de la realidad… Uy perdón, me parece que se me ha ido la olla una vez más. Me tomo mi medicación y vuelvo enseguida.

Hala, ya estoy aquí otra vez, ya pasó. Como iba diciendo, la minería del carbón española está de actualidad estos días por el encierro, en este caso voluntario, al que se han sometido cincuenta y dos mineros en el pozo de Las Cuevas en Velilla del Río Carrión, al norte de Palencia y a 500 metros de profundidad, para reclamar el pago de las nóminas de julio y agosto por parte de la empresa explotadora. Encierro que está siendo acompañado de movilizaciones multitudinarias en demanda de soluciones a la crisis generalizada de la minería del carbón.

Y es que la extracción del carbón es una actividad en declive en España, uno de los últimos países de Europa donde aún se mantiene, junto con Alemania, Polonia y Hungría. Y si se mantiene es con respiración asistida, gracias a las ayudas estatales, que si bien han disminuido en los últimos años, siguen superando los 600 millones de euros anuales entre ayudas directas e indirectas. Concretamente este año de 2010 las ayudas directas para compensar la diferencia entre los costes de extracción y lo que pagan las centrales térmicas por el carbón extraído sumarán 315 millones, a repartir entre la empresa minera pública Hunosa, que recibe 75 millones, y dieciséis empresas privadas, que reciben los otros 240. Aunque más de la mitad de esta última cantidad, 136 millones, van a parar a dos empresas propiedad del mismo empresario que no ha pagado las nóminas a los cincuenta y dos mineros encerrados en el pozo Las Cuevas, un tal Victorino Alonso, turbio personaje conocido en León como don Vito Carbone, cuyas múltiples hazañas no vamos a contar aquí pero que tienen su miga.

Además de las ayudas directas a la minería del carbón están las indirectas, de las que la parte del león (o de León) se la llevan las prejubilaciones, más de 300 millones. Hay ayudas también para que las centrales térmicas almacenen el carbón más allá de sus necesidades y para que los transportistas lleven el carbón de unas a otras cuencas mineras. En total, este año 2010 las ayudas sumarán 681 millones, y como hay unos 8.000 mineros tocan a unos 85.000 €/minero. Minero que probablemente cobrará un sueldo anual bastante inferior a esa cantidad. Y dinero que se podría emplear en crear algunas otras industrias productivas en las regiones afectadas por la inevitable desaparición de la minería.

En resumen, se están gastando de los presupuestos del Estado 681 millones de euros al año para mantener con vida una actividad que da trabajo a apenas 8.000 personas, para extraer un carbón de baja calidad que no quieren usar las centrales térmicas, que prefieren el importado de otros países, que además es más barato. Ante este sinsentido la Comisión Europea ha decido eliminar las ayudas al carbón de todos los países miembros a partir del año 2014, obligación a la que no podrá sustraerse el Gobierno español, cuya errática o, mejor dicho, inexistente política energética, está llevándonos progresivamente al desastre. Pero como casualmente hoy mismo Alfonso Sopeña, responsable del Grupo de Medio Ambiente de UPyD, gran sabio y no inferior persona, ha publicado un artículo sobre este mismo tema (y con el mismo sobrio título que pensaba ponerle al mío, “La minería del carbón“, razón por la que he tenido que cambiarlo a última hora), a ese artículo remito para un mejor conocimiento del asunto.

Y es que el verdadero problema que hay detrás de todo esto es el de querer hacer una “política energética ideológica”, que se resume en lo buenas que son las energías alternativas, ahora llamadas renovables, y lo mala que es la energía nuclear. Otra de las típicas simplificaciones o, mejor dicho, simplezas, que tanto éxito han tenido entre el público y sobre la que volveremos otro día. En cuanto al carbón nacional, según el propio Presidente Zapatero, es una fuente de energía de “valor estratégico” y hay que mantener la extracción por cuestiones de seguridad nacional. Pero ese argumento no ha convencido a la Comisión Europea y ante la imposibilidad de seguir manteniendo las ayudas al carbón, sumada a la convocatoria de una huelga general el próximo día 29 de septiembre, nuestro Presidente ha decidido este año no acudir al tradicional inicio del curso político en el pueblo minero de Rodiezmo el pasado día 5, algo que no había dejado de hacer desde que fue elegido Secretario General del PSOE en el año 2000. Tengo entendido que sí que le invitaron, pero que él declinó, no sé si la invitación o el verbo esconderse: “yo me escondo, tú te escondes, él se esconde…”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentas del Estado Español y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Carbón rima con subvención (Recortes, nº 5)

  1. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Jose dijo:

    El verano pasado me enteré de que un conocido que trabajaba en las oficinas de Endesa, en un buen puesto de una sección relacionada con el carbón, se prejubilaba porque así se lo ofrecían y porque preveía el fin de las ayudas al sector. Total, recién cumplidos los 50 años, hecho un chaval, a vivir de la pensión. Está sano, bien conservado, esquía, hace piraguismo, bici… Le ha tocado la bonoloto. Cuántos habrá así. (He echado en falta la conversión a micropibs de los datos que aportas).
    Álex, supongo que conocerás el blog de Uriarte, que defiende a machamartillo las bondades del carbón, pues sus reservas (defiende) son casi infinitas y no cree (Uriarte) en la malignidad del co2. Yo me declaro agnóstico casi al ciento por cien en este asunto, pero prestaría mucha atención a cualquier opinión que tuvieras sobre el aspecto ecolo-climático del carbón. De lo poco que leí sobre el asunto, antes del boom de lo renovable y lo sostenible, más o menos recuerdo la importancia de no cerrar las ventanas que permanecían totalmente abiertas al escape de radiación, por ejemplo, las que cierran los CFC, pues sin intervención humana no habría estos compuestos en la atmósfera; en cambio, Co2 siempre hay, por lo que su ventana siempre ha estado a medio cerrar (o abrir), y la variación del total de la cantidad presente de co2 en la atmósfera debida a la acción humana nunca alcanzaría valores significativos. El tipo era geólogo, y cuando aquello no había prejuicios ni etiquetas de anti o pro cambio climático.
    Y ha sido toda una sorpresa enterarme en el artículo que enlazas de que hay centrales nucleares que NO, en titulares y en voz alta, y otras que SÍ, por lo bajini y sin que nadie se entere.
    Menudo carnaval.

    • alexroa dijo:

      Pues sí, lo de las centrales nucleares sería de risa si no fuera un asunto tan serio como que nos podemos quedar desabastecidos de energía en muy poco tiempo. Otro día trataré sobre los prejuicios antinucleares y el mucho mal que nos pueden hacer.

    • alexroa dijo:

      En cuanto a lo del CO2, me parece un asunto para grandes sabios. He leído bastantes cosas, como cualquiera de nuestro gremio, pero me parece que sigue habiendo muchísima incertidumbre. Otra cuestión es la demagogia que se hace al respecto, que sobre eso sí me animaría a opinar en otra ocasión.

  4. Alfonso dijo:

    Bueno Alex, Gracias. No se si estamos de acuerdo por ser de UPyD o somos de UPyD porque estamos de acuerdo. Llego un poco tarde pero no quiero dejar de aplaudir tu artículo. Como parece que el tema del cambio climático tambien interesa mucho, adjunto un artículo de divulgación que acabamos de publicar. http://www.raco.cat/index.php/ECT/article/view/199864/267282
    Seguro que es un poco rollo leerlo pero plantea un tema muy importante del que no se sabe casi nada. Seguro que tú como experto meteorólogo tendrás algo que decir.

    • alexroa dijo:

      Sobre el cambio climático prefiero no escribir nada de momento, aunque tengo previsto hacerlo en un futuro. Sí que me gustaría hacerlo sobre las centrales nucleares o, mejor dicho, contra la demagogia anti-energía nuclear. De nuevo te invito a colaborar aquí con una aportación al respecto que de lustre a este modesto blog.

  5. maimonides dijo:

    El comentario rezuma indocumentación, falta de rigor y lugares comunes por todas sus líneas. Solamente la “puesta en suerte” de este toro, aludiendo a la mina San José de Chile como de carbón, cuando todo el mundo sabe (menos el autor, parece), que es de cobre, es sintomático de la escasísima calidad intelectual de este post

    • alexroa dijo:

      Efectivamente, es de cobre. Un lapsus por mi parte. Aunque no veo en qué invalida el resto del artículo, que sí que está documentado.

  6. maimonides dijo:

    ¡Ah! y los verbos, también esconder(se), se conjugan, no se declinan. Más diccionario y menos escuchar a Belén Esteban

  7. Yo estoy de acuerdo con evolucionar el sector del carbón hacia algo más fructífero para todos. Os invito a leer algunas ideas aquí:

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/10/por-que-subvencionar-la-industria-del.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s