¿Un Proyecto Diferente? (Tres años ya)


Tal día como hoy, 29 de septiembre, hace tres años ya, tuvo lugar el acto fundacional del nuevo partido político Unión Progreso y Democracia, UPyD, muy pronto conocido por sus afiliados como Un Partido Diferente, aprovechando las siglas, o Un Proyecto Diferente, aprovechándolas aún más. Como es bien sabido, aquello ocurrió en el Teatro Auditorium de la Casa de Campo, lleno a rebosar, e intervinieron sucesivamente Albert Boadella, Fernando Savater, Mario Vargas Llosa y Rosa Díez. El acto fue muy emocionante, o al menos eso es lo que tengo entendido … porque yo no estuve allí.

Mi incorporación al nuevo partido tuvo lugar dos meses y medio después de su fundación, en diciembre de 2007. Nunca antes había estado afiliado a un partido político y cuando me apunté a UPyD lo hice sin pensarlo mucho, sin conocer a nadie previamente y sin tener ni la más mínima idea de dónde me metía ni de lo que me esperaba. Como cuando nací, más o menos, aunque voluntariamente en este caso. Me hubiera gustado, por cierto, que el partido al que me afilié hubiera tenido un nombre contundente, que se hubiera llamado Partido Radical como el de los italianos Emma Bonino y Marco Pannella, pero me temo que la palabra “radical” en España tiene muy mala prensa, lo mismo que “república” y “federal”, y quizá el público hubiera pensado que nos íbamos a dedicar a quemar autobuses y contenedores ataviados con pasamontañas magentas, olvidando que “radical” deriva de “raíz” y que su significado en política es, o debería ser, “que ataca la raíz de los problemas”.

Desde entonces han pasado y me han pasado muchas cosas en UPyD, más de las que hubiera imaginado posibles en tan corto espacio de tiempo. Destacaría sin embargo tres momentos clave. Para los dos primeros reaprovecho parte de un artículo que publiqué hace cosa de un año en la web de UPyD con motivo de las luchas internas que hubo previamente al Primer Congreso nacional.

… me afilié en diciembre de 2007 y no fue hasta el 12 de enero del año siguiente cuando, tras la asistencia al acto de presentación de candidatos para las elecciones generales en el teatro Alcázar de Madrid, decidí activarme y pasar a la acción. A aquel acto acudí solo, pues entonces aún no conocía a casi nadie, y así aparezco en una foto que ha sido muy difundida, solo y asomado a uno de los palcos superiores. Pero aunque yo acudiera en solitario allí había más de 1200 personas, electrizadas por las palabras de los intervinientes, en primer lugar de Rosa Díez, pero también de Fernando Savater y de Álvaro Pombo y de Albert Boadella, y de los candidatos, creo que fueron tres, que subieron allí y nos dirigieron unas palabras a los asistentes.  Recuerdo aquel acto como uno de los dos momentos claves de mi experiencia en UPyD. El otro fue aquella lluviosa mañana de domingo en Andoaín, el 25 de enero de este año 2009, durante la presentación de candidatos para las elecciones vascas. Allí no estábamos 1200, tan sólo 200, pero muchos de los presentes habíamos estado en la presentación de candidatos a las elecciones gallegas en Santiago de Compostela el día anterior, adonde habíamos llegado enfrentándonos al mayor temporal de viento que se recuerda en muchas décadas. Pero el riesgo y la emoción de los enormes árboles arrancados por el viento que bloqueaban las carreteras se quedó en nada para mí en comparación con el sentimiento que imperaba en aquel frontón de Andoain, sobre todo cuando subieron al escenario la madre y la viuda de Joseba Pagazaurtundua para acompañar a Rosa y a varios de los candidatos. Como digo, era una mañana lluviosa y todo el mundo llevaba paraguas. Pero yo no quise coger ninguno ni refugiarme bajo el de algún otro. Así podía disimular que el agua que resbalaba por mi cara no era tan sólo la de la lluvia.

El tercer momento fue el mencionado Primer Congreso de UPyD, en noviembre de 2009, al que asistí como delegado. Una experiencia única, en parte emocionante y en parte frustrante. Emocionante sobre todo el discurso final de Rosa Díez en el que usó como leit-motiv la arenga de Aragorn, hijo de Arathorn y heredero del trono de Isildur antes de la batalla ante la Puerta Negra de Mordor (“Pudiera llegar el día en que el valor de los hombres decayera…¡Pero hoy no es ese día!”). Y frustrante porque el Congreso no fue exactamente como algunos habíamos esperado en algunos aspectos importantes. Es más, para algunos no lo fue en absoluto.

Echando la vista atrás y recapitulando todo lo que ha pasado, lo positivo y lo negativo, pienso que una experiencia como ésta, la de formar parte de una asociación en el momento de su creación, tiene mucho en común con las primeras fases de las relaciones de pareja, en las que cada uno entra con un molde previamente formado. Hemos llegado cada uno con nuestro equipaje, con nuestros ideales; nos hemos conocido y hemos congeniado o hemos chocado; hemos trabajado juntos, sufrido juntos y en muchas ocasiones reído juntos; nos hemos dividido por asuntos importantes o triviales; nos hemos sentido satisfechos o frustrados; y hemos reaccionado a todo lo anterior de distinto modo según nuestro carácter. Algunos han sido incapaces de asumir que el proyecto común no fuera un calco de las ideas que tenían en mente. Otros, más realistas, han acabado aceptándolo. Y algunos hay a quienes todo eso les da igual, con tal de pasar un rato con gente, que se aburre uno mucho si no.

En cierta forma, cada uno hemos proyectado nuestros paraísos privados. Para unos lo único importante sería la consecución de determinados fines, sin preocuparse demasiado por los medios, y no hablo de fines ilícitos, que ese sería otro asunto, sino de aquellos para los que, al menos en teoría, se fundó el partido; para otros UPyD habría de ser el paraíso de la democracia deliberativa, hasta el punto de que podría decirse que para ellos los objetivos quedan en segundo plano; en cuanto a mí, sin despreciar la consecución de objetivos ni el ejercicio de la democracia interna, me hubiera gustado que imperaran ante todo la eficacia y el sentido común, y al mismo tiempo que, como decía más arriba, presentáramos una propuesta política verdaderamente radical. Y ya sé que para muchos radicalismo y sentido común son conceptos que no casan, incluso antagónicos, pero no es así para mí.

Y es que cuando entré en UPyD lo primero que experimenté fue una sensación de alivio al contactar con gente que tenía las mismas opiniones sobre la política que yo, al menos en algunos aspectos clave, sobre todo en considerar absurda, dañina y trasnochada la división izquierda/derecha. ¡Dejé de sentirme como un marciano! Pero tras el flechazo inicial empezaron las pequeñas decepciones. Vale que el programa de UPyD fuera revolucionario, todo lo que puede serlo el sentido común. Pero eso no significaba en absoluto que toda la gente que se había apuntado al proyecto compartiera ese sentido común.

En estos casi tres años he visto como lacras de todo tipo acechan o se instalan en nuestro joven partido. Al principio se nos apuntaron muchos “entusiastas” que no entendieron, quizá porque ni siquiera se molestaron en leerlo, el programa de UPyD. O quizá sí lo leyeron y lo entendieron pero se les quedaba muy corto: Nada de cierre competencial y de recuperar para el Estado central las competencias en educación y sanidad ¡Anulación del sistema autonómico y vuelta al centralismo! Nada de defender a los castellanoparlantes contra la discriminación en algunas comunidades autónomas. ¡Hay que prohibir la enseñanza en catalán y en gallego, que además no son más que dialectos! Este tipo de afiliado, llamémosle “nostálgico” no es un recurso de ficción que uso para mi artículo. Existen y los he visto, oído y sufrido, aunque por fortuna ya van quedando menos.

Tampoco hemos estado libres del amiguismo, la caradura, la chapuza y la improvisación, comportamientos quizá consustanciales al alma hispana que me hubiera gustado especialmente que no tuvieran cabida en el nuevo proyecto, pues siete trienios como funcionario de la Administración del Estado me han deparado ya suficientes dosis de todos ellos. No han faltado tampoco los egos desmedidos, los osados ignorantes ni los “expertos” en todo tipo de vacuidades.

Realmente puedo decir que he observado ya en UPyD todas las especies posibles de la casi infinita taxonomía humana. He visto a afiliados encantados de escucharse a sí mismos perorar durante horas, o al menos así me lo parecía a mí. He visto a afiliados discretos y trabajadores que no daban mayor importancia a su tarea, en ocasiones esencial. He padecido reuniones interminables donde no se llegaba a ningún acuerdo ni falta que hacía, porque allí cada uno iba a contar sus batallitas. Y todo esto no creo que se pierda como lágrimas en la lluvia, que decía el replicante de Blade Runner. Me parece que todo va a permanecer y va a formar parte, en mayor o menor grado, de nuestro partido. Nuestro imperfecto partido.

Durante los próximos meses tendrá lugar el proceso de elecciones primarias y la confección de candidaturas para las elecciones municipales de toda España y autonómicas de la mayoría que tendrán lugar en mayo del año que viene y que cerrarán el ciclo electoral después de habernos presentado a las elecciones generales y autonómicas andaluzas del año 2008, europeas, vascas y gallegas durante el 2009 y catalanas del próximo mes de noviembre. Es la oportunidad de que que aflore, ya lo está haciendo, todo lo bueno y todo lo malo que hay en UPyD y de que por fin pongamos las cartas boca arriba todos aquellos que participamos en este proyecto. Veremos entonces quién se queda en el partido y quién se va, y de los que se quedan quién sigue participando con ilusión o quién simplemente sigue pagando la cuota mensual.

Pero, pase lo que pase, a estas alturas ya tengo asumido que UPyD no será un proyecto radicalmente diferente. Será sólo un proyecto algo diferente, no sé si poco o mucho. Pero espero y confío en que lo suficiente como para seguir vinculado a él y trabajando por sacarlo adelante.

Muchos de los compañeros que empezaron la aventura con nosotros, conmigo, hace ahora casi tres años, se han ido apartando, desilusionados. Ahora bien, no es lo mismo desilusionarse por no ser capaz de colmar las ambiciones propias que por encontrarse que el proyecto al que uno se ha apuntado se aleja mucho del ideal que supuestamente representa, la regeneración democrática en el caso de UPyD. A estos últimos, a los que se han apartado movidos por la desilusión de ver que el partido no era todo lo que ellos pensaban que debía ser, que casi siempre lo han hecho de modo discreto, sin hacer ruido, a diferencia de los que se han ido dando grandes portazos porque no conseguían satisfacer su vanidad,  va dedicado este artículo con mis mejores deseos. Ellos y ellas ya saben quienes son y que, por mi parte, siempre serán bienvenidos de nuevo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a ¿Un Proyecto Diferente? (Tres años ya)

  1. manuel ruiz dijo:

    Yo, particularmente, echo mucho de menos a algún “ciclón” que dejó de soplar y, como decían los Beatles en Let it be, me encantaría ver que “Mother MERY comes to me”

  2. Mis mejores deseos para ti Alex, que has sido siempre un elemento de sosiego y sensatez frente a la vorágine de acontecimientos que hemos vivido (y los que nos quedan).

    Un abrazo.

    • alexroa dijo:

      Ya me gustaría que fuera cierto lo del sosiego, que yo soy más bien de estresarme. Y la sensatez también he estado alguna que otra vez cerca de perderla. Aún así te agradezco el cumplido.

      Otro abrazo

  3. Carlos dijo:

    Como ciudadano de a pié y bicicleta me congratula este artículo. Y también en reivindicar esas palabras deterioradas como “radical”(en este caso con la integridad, la justicia, etc) , “república”, “federal”…, y yo añado “anarquía” o “comunismo”, esta última no tanto como en Italia por ejemplo, o en EEUU, donde en la primera mitad del siglo XX se puso en marcha por parte del gobierno una campaña perfectamente diseñada para desprestigiar y ensuciar todo lo que tiene que ver con esa palabra. Y lo de ser un anarquista, que no lo soy, pero hoy en día ya es una palabra mal usada.
    De momento, de lo que conozco de UPyD, que es muy poco, lo que menos me gusta, y lo digo con todo el respeto, es su lideresa, así como esa “élite” intelectual como Savater o Vargas Llosa que a mi personalemte no me parecen de fiar. Sin embargo creo necesario un partido nuevo que pueda desdicotomizar(existe esto?) la representación política y propongo para que dé todos los mítines y esté en todos los debates a Alvaro Pombo, gran escritor y excelso humorista (aunque esto último él no lo sepa).

    • alexroa dijo:

      No creas que Pombo no sabe que es un gran humorista. He compartido algunos ratos con él, sobre todo todo un largo viaje en autobús a Vitoria, y es un cachondo mental de cuidado. En cuanto a la lideresa, existimos gracias a ella que ha sido capaz de hacernos un hueco, porque partidos políticos en España hay varios cientos, algunos de los cuales tienen menos votantes que afiliados. Savater y Vargas Llosa me parecen unos grandísimos intelectuales y me alegra que apoyen a UPyD, aunque no participen en su día a día ni aspiren a ningún cargo, que bastante tienen con sus cosas.

  4. Alex, agradezco que hayas escrito mi artículo.
    Yo no habría sabido redactarlo mejor.
    Un fuerte abrazo.

    José Luis

    • alexroa dijo:

      Ya sabes que estás invitado a publicar en este blog cuando quieras. A ser posible un post sobre el gasto en asesores para la serie “recortes”. O lo que se te ocurra.

      Otro abrazo

  5. Alicia dijo:

    Yo voy a tener que leer algo de Alvaro Pombo, qué libro me recomiendas ? Escribe novelas, verdad? . De Mario Vargas Llosa soy muy muy seguidora , pero no le sigo por la calle como Sofía Mazagatos, he leído muchos libros de él y posiblemente sea uno de mis cinco escritores favoritos. Pero de todos los mencionados mi preferido es Aragorn , hijo de Arathorn que es un crak auténtico. Bueno, mis felicitaciones , yo no pertenezco a tu partido( no sé qué coreografía hay que hacer para entrar, y Miguel Angel Muñoz no me cae muy bien )pero yo sí que creo que existe gente honesta como tú que no se afilia a un partido por intereses personales . Yo creo en la gente, quien no se fía de nadie es porque él mismo no es de fiar.

    • alexroa dijo:

      Yo de Pombo no he leído nada, sólo le conozco de UPyD y de verle en la tele. De Vargas Llosa qué vamos a decir a estas alturas. Tenemos más escritores en UPyD, a lo mejor alguno te suena: Fernando Iwasaki y León Arsenal, recuerdo ahora, aunque hay más me parece. También actores: Toni Cantó y Miguel Hermoso (el de “Betty la Fea”). Con Toni Cantó, que vive en Torrelodones, me entrevisté hace poco y me dijo que entre los de su gremio estaba muy mal visto lo de apuntarse a UPyD, que todos son “muy rojos”. De lo que tenemos mucho es de catedráticos y profesores universitarios, de los que no salen habitualmente en la tele, pero saber cosas, saben.

  6. manuel ruiz dijo:

    ¡Ah, Pombo! A mi me parece un novelista excepcional. Al que no haya leido nada suyo le puede resultar muy fácil encontrar su premio Planeta de 2006 “La Fortuna de Matilda Turpín”. Pero que nadie se lleve a engaño, no es un novelista de acción o, a lo tradicional, exposición, nudo y desenlace. Nooooooo, son personajes, y psicología, y sentimientos, y relaciones humanas, en sus novelas muchísimas veces pasar, lo que se dice pasar, no pasa nada, salvo la vida de los personajes.
    “Cielo Raso” (creo recordar es el título correcto) es otra novela que me pareció fantástica, y me enseñó todo un mundo de relaciones humanas entre los homosexuales -tema por cierto recurrente en el autor- sentimientos y formas de ver sus cosas como nunca había sido capaz siquiera de sospechar.

  7. Alicia dijo:

    ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿CÓMO PUEDES DECIR QUE SI NO SALEN NINJAS, ORCOS Y MUTANTES UNA NOVELA PUEDE QUE NO TE INTERESE ?????????????Entonces que pasa con los aliens, los elfos, los hobbits, los enanos,los vampiros , los hombres-lobo, los depredadores, los morlocks…? Quieres decir que ellos no son interesantes?????No me parece justo. Por cierto yo ya estoy harta de que me llamen friki, al último que me lo llamó me enfadé tanto que le pedí que me devolviera mi espada láser .
    Manuel, gracias,leeré uno de esos libros que dices, el de La Fortuna de Matilda Turpin me suena muchísimo. Y si me gusta leeré el otro también. (Pero seguro que no aparece ningún mutante ni nada así?)

    • alexroa dijo:

      A los elfos, hobbits y demás los incluyo en el genérico “cosas de frikis”. En cuanto a las novelas “sensibles”, una vez intenté leer algo de Marcel Proust, “Por el camino de Swann”, primera parte de “En busca del tiempo perdido”. A la tercera página caí en coma. Luego me recuperé, pero creo que mis funciones cerebrales superiores quedaron irreversiblemente dañadas. De otro modo no me explico muchas de las cosas que he hecho después.

  8. Paco dijo:

    Estoy considerando vuestra opción política, y un blog como este me están ayudando bastante.
    Yo, con mis amigos descontentos que quieren cambiar su voto, utilizo esta frase que os cedo 😉 gustosamente: “Ni Guatemala, ni Guatepeor, hay más opciones políticas”.

    • alexroa dijo:

      Me alegra oirlo. En UPyD somos una gente bastante critica y con un nivel de formacion en general alto, aunque tambien tenemos patanes y aprovechados, que esperamos que se vayan desenganchando cuando vean que no hay sitio para ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s