Rehenes de los pedagogos


Un clásico indiscutible entre los mensajes encadenados que circulan masivamente en internet vía correo electrónico es el de la evolución de la enseñanza en España durante las últimas décadas, ese que empieza con “un campesino vende un saco de patatas por 1000 pesetas. Sus gastos de producción se elevan a 4/5 del precio de la venta. ¿Cuál es su beneficio?”, como ejemplo de problema según la educación tradicional de los años 50 y va degenerando progresivamente, como el propio sistema educativo. A mí, por mi edad, me tocó sufrir la “enseñanza moderna”  de los años 70 en la que se cambiaba “un conjunto P de patatas por un conjunto M de monedas cuyo cardinal era igual a 1000 pesetas”, entre otras memeces que nos tocó sufrir a los de mi quinta, que más de uno seguro que se llevó un tortazo cuando al llegar a casa y preguntarle su padre “¿qué has aprendido hoy en el cole?” le respondió que “la conmutatividad de los grupos abelianos y los sintagmas nominal y verbal”, que esas cosas tienen que ser alguna cochinada.

Tan antigua es esta historieta que ya circulaba antes de la popularización del correo electrónico, hace unos quince años. Creo recordar que la primera vez que la leí fue hace cerca de veinte y que la recibimos por fax en la oficina en la que trabajaba. Entonces la historieta terminaba con aquello de “subraya la palabra patata y discútela con tu compañero”, paradigma de la nueva ley educativa del año 1990, la LOGSE, una de las cinco o seis que se han aprobado en poco más de tres décadas de régimen democrático.

Desde entonces la historia ha ido creciendo y se le han ido añadiendo infinidad de variantes  a cual más disparatada, parodiando las innovaciones establecidas por las nuevas leyes educativas. La última versión que me ha llegado acaba así (ahora hay un carro de leña en vez de un saco de patatas, pero eso es un detalle menor):

“6- Enseñanza de matemáticas en 1990: Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 pts . El costo de producción de ese carro de leña es de 80 pts . Escoja la respuesta correcta, que indica la ganancia: ( 20 pts ) ( 40 pts ) ( 60 pts ) ( 80 pts ) ( 100 pts ).

7- Enseñanza de matemáticas en 2000: Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es de 80 €. La ganancia es de 20 €. ¿Es correcto? (Si) (No).

8- Enseñanza de matemáticas en 2008: Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es de 80 €. Si Ud. sabe leer coloque una X en los 20€ que representan la ganancia. (20 €) (40 €) (60 €) (80 €) (100 €).

9- Enseñanza de matemática curso 2009/10: No hay que preocuparse si no saben responder el ejercicio anterior: llevarán a los profesores a la Oficina de Supervisión del Ministerio de Educación y les exigirán, a los profesores, repetir la prueba en vista de que la pregunta es de alta dificultad. Además, también se puede utilizar, como elemento de apoyo, chuletas, libro o cualquier método o sistema para copiar en el examen sin que por ello sea expulsado de dicho examen ni suspendido, ya que, según la Universidad de Sevilla, están en su derecho.”

La cosa se vuelve aún más grotesca cuando tenemos en cuenta la dimensión social del problema, la corrección política, el escaso valor que se da hoy en día a la ortografía y el uso de las nuevas tecnologías. Por ejemplo en esta versión:

“El tío Evaristo, lavriego burges latifundista espanyo i intermediario es un Kpitalista insolidario y centralista q saenrikecido con 200 pelas al bender spekulando un mogollón d patata.

ACTIVIDAD: Analiza el txto, vusca las faltas de sintasis dortografia de puntuacion, y si no las bes no t traumatices q no pasa nada.  Envía unos sms a tus compis comentando los avusos antidemocraticos d Evaristo i convoca una manifa spontanea n señal d protesta. Si eres mujer, pasalo defendiendo que sea la tia Evbarista porque no hay derecho ni hay igualdad si los ejemplos siguen siendo masculinos. este ejercicio esta planteado desde una perspectiva machista y discriminatoria. Pásalo. Pero copia el enunciado con paridad: el tío Evaristo y la tia Evarista, labriego y labriega, etc…

Y para rematarlo, las variantes autonómicas (ya sin saco de patatas ni carro de leña ni falta que hacen):

“El tío Evaristo y la tía Evarista forman una pareja de hecho. Viven de las pensiones que reciben del gobierno.

TAREA PARA HOY: Pinta de colores la bandera de tu Comunidad que llevan estos personajes y escribe en el cuadrado la lengua que se habla en ella. Te indico con flechas lo que es una bandera y lo que es un cuadro.”

Pero por mucha gracia que nos hagan estas parodias, lo triste es que esta caricatura de los modernos métodos de enseñanza, de matemáticas en este caso, apenas lo es. Caricatura quiero decir. O al menos esa es la impresión que tengo desde fuera, ya que no pertenezco al gremio de la enseñanza ni he tenido a bien reproducirme y traer al mundo a nuevas víctimas del sistema educativo. Mi relación con la enseñanza se ha limitado a trabajar ocasionalmente en academias de refuerzo para estudiantes de ESO y Bachillerato, que en los últimos tiempos han proliferado como setas, lo que me ha permitido hacerme una idea de hasta qué profundidad ha caído la enseñanza de las Ciencias, y a la obtención, hace unos quince años, del Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP), imprescindible para poder presentarse a los exámenes de profesor de Secundaria, algo que por entonces se me pasó por la cabeza, aunque afortunadamente como vino se fue.

Y es que hoy en día la profesión de profesor de instituto, sabiendo cómo está la cosa por amigos que son padres y/o profesores, sería una de las últimas que elegiría, justo antes de capador de cerdos y justo después de maquillador de muertos.

Creo que quién más y quién menos tiene una idea bastante buena de los problemas y carencias del sistema educativo y de lo difícil que es combatir contra algunos de sus enemigos: la televisión, internet y demás tecnodistracciones, y la falta de tiempo de los padres trabajadores para dedicarlo a sus hijos, sobre todo. Poco o nada pueden hacer gobernantes y legisladores contra estas cosas, como no fuera internar a los estudiantes en colegios aislados del mundo durante al menos una década, algo que quizá consideren apropiado en Corea del Norte y “paraísos” así, pero difícilmente asumible en los países democráticos.

Pero hay algo en lo que los políticos sí que pueden meter mano, y es en poner coto a los disparates impuestos por unos de los principales responsables de la degradación de la enseñanza. Me refiero por supuesto a los pedagogos, supuestos expertos en la materia, que no sé muy bien cómo han conseguido imponer sus caprichosos criterios sobre la enseñanza por encima de cualquier otra consideración. Cuando hice el CAP tuve que leerme varios libros intragables sobre pedagogía de las matemáticas y redactar una memoria utilizando su ridículo lenguaje, memoria que estoy seguro de que nadie leyó porque en algún momento, cansado de tantas memeces, escribí que “habría que colgar a todos los pedagogos y pedagogas con una misma soga, para ahorrar”. Claro que entonces era joven e impulsivo. Hoy en día me conformaría con condenarles a repetir la enseñanza obligatoria completa, desde los 6 hasta los 16 años, a ver qué les parece sufrir el bodrio que han contribuido a crear.

Como desconozco casi todo lo referente a la legislación y a la administración del sistema educativo pero no me faltan referentes de otra clase, más “popular” digamos, imagino que todo ese ejército de pedagogos inflitrado en el ministerio y en las consejerías autonómicas de educación, en los consejos escolares y universidades, en las comisiones legislativas sobre la materia, y no sé en qué más sitios, compinchados además con los psicólogos infantiles y otros individuos de esa categoría, tiene que estar dirigido por un único cerebro malvado, empeñado en degradar la educación hasta los niveles más ínfimos. Me imagino a este Pedagogo Maligno, acompañado por su Mini Yo y rodeado de secuaces malencarados, discurriendo en su guarida secreta nuevas formas de embrutecer a los humanos en su etapa formativa, ahora que ya han conseguido que la escuela no sirva para aprender contenidos sino para “aprender a aprender”, que las lecciones se llamen “unidades didácticas” y el recreo “segmento de ocio”, que los profesores hayan perdido cualquier resquicio de autoridad, que los parques infantiles tengan el suelo de goma, y otros muchos logros destinados a debilitar física, intelectual y éticamente a las nuevas generaciones:

A ver Mini Yo, qué nueva maldad se nos ocurre hoy -diría el Pedagogo Maligno- Podríamos conseguir una reforma legal por la que pegar una torta a un hijo suponga un delito castigado con la cárcel y seis meses de alejamiento – respondería el Mini Yo -¡Qué disparate, eso es demasiado hasta para nosotros! – se alarmaría el Pedagogo – No, qué va, si ya lo conseguimos el año pasado – terciaría el sicario listo – Anda, es verdad. Cada vez se hace más difícil pensar nuevas maldades ¡Nos queda tan poco por destruir! -concluiría el Pedagogo Maligno.

Pero claro, como buen villano de cómic o de película, este Pedagogo Maligno estaría respaldado y financiado por los verdaderos Amos del Mal, la Hermandad de Multinacionales, que serían los auténticos interesados en que la enseñanza, especialmente la pública, no consista en “desasnar” a los chavales, como se decía hasta no hace mucho, sino al contrario, en convertirlos en unos verdaderos asnos sin criterio, ni valores éticos ni conocimientos de ningún tipo que acepten trabajar en sus fábricas, tiendas, restaurantes, supermercados y demás con contratos temporales, sueldos de miseria y nulas perspectivas de promoción. Estos Amos del Mal además tendrían controladas a las autoridades educativas mediante el soborno, el chantaje o la amenaza, obligándolas a aceptar los criterios educativos de sus sicarios, los pedagogos.

Y mira que no me van las teorías conspiratorias, pero es que de otro modo no me explico lo que está pasando, lo que ha pasado mejor dicho, con la enseñanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Rehenes de los pedagogos

  1. Jose dijo:

    Niña de 3 años, hija de amigos, que comienza el ciclo de infantil este curso, tras haberse curtido en guardería horas y horas, qué remedio, durante los dos años anteriores. Primera semana de clase: obligatoriamente sólo media hora diaria de permanencia en el cole para una mejor adaptación de los pequeños al mundo de la enseñanza y evitar así choques emocionales fuertes que posteriormente tuvieran consecuencias irreparables. La segunda semana creo que ampliaban el horario a hora u hora y media. Esto es tan real como que el padre ha invertido dos semanas de sus vacaciones para este feliz inicio de curso porque no tenía otra solución. Media hora de reloj. Le compensaba, al padre, esperar en un banco a la puerta del colegio. Fijo que el Pedagogo Maligno existe. Si ya empiezan así, qué no harán por ellos a medida que los monstruitos vayan creciendo.

  2. Alfonso dijo:

    Me parece muy graciosa la nueva versión de la teoría conspiratoria: como llamarla, ¿pedoconspiranoia? En cualquier caso, coincidiendo contigo en la descripción del panorama educativo actual, creo que no debemos olvidar que los pedagogos no ejercen el poder, como no lo ejercen los filósofos, ni los filólogos. El poder lo ejercen los políticos, que son quienes aprueban leyes y decretos, basándose en lo que sea para sostenerse en el poder, cediendo a mil y una presión de padres gritones y sectores no directamente involucrados en la enseñanza. Hay muchos pedagogos, pobres, que sufren las consecuencias de estos desmanes desde el duro ejercicio de la docencia en las aulas y a esos no se les escucha.

    • alexroa dijo:

      Mejor la llamamos “paidoconspiranoica”, que también es correcto y suena algo mejor. En cualquier caso sigue siendo un misterio para mí la evolución de la enseñanza, pues todo el mundo con el que hablo tiene una visión parecida a la mía. Aunque claro, algunas de esas personas, todos ellos con estudios superiores, me han dicho que no se consideran nada representativos frente a esos padres gritones que dominan las AMPAS y otros grupos de presión.

  3. Alicia dijo:

    Yo gracias a la educación que recibí sé que tres son los grandes escritores de la literatura española.Miguel de UNA-muno, Benito Pérez Gal-DÓS y Cervan-TRES. En fín.. A mí me hacia mucha gracia , que se le va a hacer pertenezco a la generación que se moría de risa cuando el profesor de literatura explicaba la sinalefa. osea que no eramos muy exigente con las cosas del humor. Seguro que mi querido amigo del atlético de Madrid que iba a mi clase también se moría de risa por esas cosas.
    Es cierto que ahora todo es demasiado blando, todas las cosas parecen pasar primero por el implacable filtro de los pedagogos y de los psicólogos y nos están amariconando a los niños. . A mí me parece extremo lo de ahora pero también me parece extremo lo que ocurría cuando yo era pequeña que no había ninguna legislación ni ningún filtro ni ningún cuidado. Yo también soy profe aunque no de instituto y tengo libertad para hacer un poco lo que me da la gana. Creo que los padres del “HAMPA” se afiliarían del mismo modo a cualquier otro grupo radical . Porque el APA y las asociaciones de vecinos son los grupos más peligrosos y radicales que existen.
    Pero Alex, creo que tener o no tener estudios superiores no capacita o incapacita para opinar sobre nada con mayor o menor acierto.

    • alexroa dijo:

      Lo de los estudios superiores no capacita ni incapacita en particular para nada. Se puede ser un tonto con tres carreras y un listo sin ninguna. Lo que digo es que la gente con la que trato habitualmente no se considera representativa de los demás padres y madres de los colegios a donde van sus hijos. Al menos eso es lo que dicen ellos.

  4. David dijo:

    Lo que más me preocupa es que la educación deje de ser el ascensor social que debería ser. Hace 20 años, familias humildes conseguían que sus 4 hijos estudiaran en la universidad y se labraran un futuro mejor que el de sus padres. Hoy, no tengo muy claro que eso ocurra con frecuencia, y todo por la maldita manía de bajar el listón.

  5. Pingback: El Pedagogo Maligno ataca de nuevo | Política (i)lógica: el blog de Alex Roa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s