Sospechosos habituales (sobre las primarias de UPyD en Madrid)


Sigo con las reflexiones inspiradas por las elecciones primarias del Partido Socialista Madrileño, el combate Gómez-Jiménez resuelto a favor del primero por los pelos. Una de las cuestiones más llamativas es el discurso según el cual Tomás Gómez sería el candidato “de las bases” y Trinidad Jiménez la candidata del “aparato”. Un discurso que, como suele ser habitual, tiene más de recreación de la realidad que de otra cosa.

Porque en un partido político, ¿qué es eso de “las bases” y “el aparato”? Pues supuestamente, “las bases” serían los afiliados de a pie, que no ostentan ningún cargo, y “el aparato” sería la estructura orgánica del partido y, por extensión, las personas que ocupan cargos en dicha estructura. Pues bien, Tomás Gómez es el secretario general del Partido Socialista de Madrid, y esa es la única ocupación que ha tenido durante los dos últimos años, desde que abandonó el cargo de alcalde de Parla. Más o menos el mismo tiempo que lleva Trinidad Jiménez ejerciendo de ministra de Sanidad, tras haber ocupado la Secretaría de Estado de Relaciones Internacionales. Si no estoy equivocado, Trinidad Jiménez no ocupa actualmente ningún cargo orgánico de importancia en su partido.

¿Así que, quién es más representante del “aparato”, el secretario general de una de las más importantes agrupaciones del PSOE o la persona que ocupa altos cargos del Gobierno pero no del partido que lo sustenta en estos momentos?

Si se planteara así no habría ninguna duda, pero el mensaje más repetido ha sido el de que Trinidad Jiménez era la candidata de Zapatero y de Blanco, Pajín y Rubalcaba, es decir, “de los de arriba”. “Arriba” respecto de Tomás Gómez, claro, pues él no es precisamente un afiliado de a pie, como hemos dicho, sino alguien que cobra un sueldo del partido y que no tiene otra ocupación conocida, pues ni siquiera es diputado en la Asamblea de Madrid.

El caso es que el discurso de “las bases” frente “al aparato”, aunque haga agua por todas partes cuando se analiza detenidamente, funciona. ¿Y por qué lo hace? Pues porque apela a una mentalidad que no sé si es típicamente española o es también habitual en otros países, una visión del mundo entre anarquista e infantil que considera “a los de arriba” sospechosos por definición.

No falla. Para el españolito medio cualquier cargo político es incuestionablemente un trepa, cualquier empresario un chorizo y cualquier jefe, jefazo o jefecillo un enemigo del trabajador. Lo veo continuamente en mi empresa, donde escucho día tras día a mis compañeros criticar al equipo directivo que, por supuesto, tiene la culpa de todo lo que funciona mal, que son muchas cosas, como si los “trabajadores de a pie” no fuéramos responsables de nuestro trabajo. Lo veo también entre mis compatriotas, dispuestos en todo momento a lanzarse al cuello, aunque sea figuradamente, de nuestros gobernantes, sean del partido que sean e incluso aunque les hayan votado, admitiendo como mucho que “los otros”, los del otro partido al que no votan, son peores. Igualmente sin pararse a pensar que los ciudadanos, cada uno de nosotros, somos o deberíamos ser responsables de intentar mejorar aquellos aspectos de los asuntos públicos que nos afectan. Y, desgraciadamente, lo veo también entre los compañeros de mi partido, UPyD, un partido joven pero ya con manías de viejo.

Y es que en UPyD también hay elecciones primarias. De hecho hay montones de elecciones primarias porque se celebran en todas las agrupaciones territoriales o municipales que tienen intención de presentar candidaturas en las próximas elecciones autonómicas y municipales, incluso en aquellas agrupaciones en las que sólo hay un candidato. Y aunque no hagamos tanto ruido como otros, el día 23 de octubre tenemos elecciones primarias para elegir al candidato a encabezar la lista para la Asamblea de Madrid y para los ayuntamientos de la capital y de otros dieciocho municipios, desde Alcalá de Henares hasta Valdemoro. Eso en la Comunidad de Madrid y este día 23, que durante los próximos meses habrá más primarias en el resto de comunidades y en otros municipios de Madrid.

Para la Asamblea de Madrid, es decir, para competir contra Tomás Gómez y Esperanza Aguirre, tenemos nada menos que cinco candidatos. Candidatos que estos días están desarrollando una intensa campaña interna dentro de la Agrupación de UPyD en Madrid (a diferencia del PSOE, UPyD se llama igual en toda España, no tenemos Unión Progreso y Madrileños, Unión Progreso y Cataluña y esas cosas. Por cierto que llama la atención que casi todas las federaciones autonómicas del PSOE hayan perdido la “O” de “obrero”, como en el PSM o en el PSC).

Cada uno de estos cinco candidatos tiene su discurso, bien diferenciado, pero no en el sentido político, pues el programa de UPyD es único y no va a depender del candidato que lo defienda, sino en el personal, incidiendo en la distinta trayectoria de cada uno, tanto profesional como dentro del partido,  y en el distinto perfil que pueden ofrecer a los electores de toda la Comunidad de Madrid, que serán los que tengan que votarles en las próximas elecciones autonómicas de mayo del año que viene. Y así hay quien ofrece juventud y descaro, quien recuerda su veteranía y experiencia previa, quien hace valer su trabajo de alto nivel en el partido, además de lo anterior, quien propone ideas frescas e innovadoras, y quien presume de contactar con la realidad de calle. Todos ellos discursos valiosos, que además se complementan muy bien. Lo ideal sería tener un candidato que reuniera todo lo anterior, aunque como juventud y veteranía son incompatibles, en este caso habría que promediar, que los que estamos ahí en el medio también existimos, ¿eh?

Pero estos valiosos discursos o “relatos”, como decíamos el otro día, se echan a perder cuando, voluntaria o involuntariamente, entra en juego la diálectica “base-aparato”, que si en un partido grande como el PSOE tiene mucho de irreal, según vimos antes, en uno pequeño como es UPyD es una pura entelequia. Y esto es así porque al ser pocos afiliados (por ahora) hay una alta proporción de cargos orgánicos entre aquellos que son más activos, lo que no significa que quienes ocupan esos cargos dejen de salir a la calle a repartir octavillas o a poner mesas informativas o a hacer cualquier otra de las muchas tareas de los afiliados de base. Yo mismo, sin dejar de ser un afiliado de base, he tenido siempre algún cargo dentro de la estructura del partido, desde la primera reunión a la que asistí en la que se pidió un responsable para ser coordinador en la Sierra Noroeste y como todos los demás miraban al techo o a sus zapatos dije que yo mismo, por aquello de acabar con el incómodo silencio. Desde entonces, hace casi tres años, he tenido multitud de cargos en UPyD, a veces más arriba en la estructura y a veces más abajo, por lo que he sido al mismo tiempo “base” y “aparato”, como la mayoría de los que estamos más comprometidos. Y cuando ha habido conflictos internos, no ha faltado quien me acuse de sicario de “los de arriba”, trepa y “apparatchik” (que es como se denominaba a los funcionarios del Partido Comunista de la Unión Soviética, por si alguien no lo sabe). Claro que tampoco han faltado nunca los previsibles chistes sobre el “aparato”, que en UPyD tendremos mucho nivel y muchas carreras pero nos siguen haciendo gracia las mismas tonterías que a cualquiera.

Como decía, esta absurda y ridícula dialéctica “base-aparato” está contaminando la contienda por la designación al cabeza de lista de UPyD en las próximas elecciones autonómicas. Pero yo creo que deberíamos dar un ejemplo de madurez también en eso y ser capaz de abstraernos de ese falso debate. Creo que el mejor candidato ha ser quien reúna determinadas características: alto nivel teórico, capacidad de trabajo, liderazgo, compromiso inequívoco con las ideas del partido y una trayectoria ética lo más limpia posible. Por eso apoyo a uno de los candidatos, que creo que reúne las cinco características en buena medida, algunas de ellas de modo sobresaliente, mientras que a cada uno de los otros cuatro les echo a faltar al menos una o dos de ellas. En uno de los casos, la última y más importante.

El candidato al que apoyo, Luis de Velasco, es miembro del Consejo de Dirección, el máximo órgano ejecutivo del partido, presidido por Rosa Díez, lo que ha hecho que algunos consideren su candidatura como una interferencia de “los de arriba” en la sacrosanta voluntad de “las bases”, ese demagógico discurso que parece que, al menos en otros partidos, sigue dando buenos resultados. Pero si yo he optado por apoyar a Luis de Velasco no es porque sea el candidato “del aparato”, del mismo modo que tampoco voy a apoyar a quien se presente como candidato “de las bases”, sólo por ese motivo. Esa es una cuestión que debería ser irrelevante, no deberíamos entrar en ese juego. Lo relevante, como decía, es que el candidato que resulte ganador en las primarias, de Madrid en este caso, sea no ya el mejor posible para UPyD, que al fin y al cabo sólo es un instrumento, no un fin en sí mismo, sino el que mejor pueda transmitir a los ciudadanos madrileños los valores que defiende el partido: transparencia, honestidad, sentido común, regeneración democrática y consideración de la política como lo que debe ser, un servicio público, y no una plataforma pública para satisfacer vanidades personales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Sospechosos habituales (sobre las primarias de UPyD en Madrid)

  1. Jaime Berenguer dijo:

    No podría estar más de acuerdo en todo lo que dices.

  2. Hola Alex,

    estoy completamente de acuerdo contigo en que la dialéctica bases/aparato no tiene sentido en UPyD. Todos hemos estado en la calle repartiendo folletos con miembros del consejos de dirección, coordinadores, delegados y consejeros políticos. Y algunos hemos ocupado cargos (por llamarlo de alguna manera, quizás carga sería más conveniente) aunque sólo sea por ser el único de una determinada zona.

    En cuanto al voto, veo que tú (y Jaime) lo tenéis muy claro. Yo todavía ando en un mar de dudas. Tanto para la Comunidad como para el Ayuntamiento he hecho mis descartes y tengo una dupla de candidatos. Pero todavía no me he decidido. Cuando lo haga lo publicaré en mi blog.

    Nos leemos

    • alexroa dijo:

      Lo de las “cargas” he estado tentado de decirlo, pero es que está ya un poquillo demasiado sobado, ¿no crees? 😉

      Ya he visto tus comentarios sobre los candidatos de Madrid Comunidad y capital en tu blog. Sobre los segundos no me pronuncio, pues vivo en Guadarrama y no me afecta, pero sí creo que es responsabilidad (no obligación) de los afiliados que apoyan a uno o a otro candidato el pronunciarse cuando les afecta, pues se supone que queremos lo mejor para el partido o, mejor dicho, para que el partido sea lo que queremos que sea.

      Igualmente nos leemos. Me alegro de que hayas vuelto a la actividad blogera. Y es que la democracia, interna o externa, motiva.

  3. el Noroeste sucesor de Alex dijo:

    Por supuesto que el candidato idóneo será “no ya el mejor posible para UPyD, […] sino el que mejor pueda transmitir a los ciudadanos madrileños los valores que defiende el partido: transparencia, honestidad, sentido común, regeneración democrática y consideración de la política como lo que debe ser, un servicio público”.
    Pero saldrá el que salga; y los que han votado a otro diferente, tendrán sus dudas de si es el idóneo.
    A mí, lo que ahora me preocupa más, es qué va a ocurrir después… ¿sabremos cerrar filas en torno al ganador, que es lo que hay que hacer y apoyarle TODOS?
    Esperemos que no tengamos “rebotados” como ocurrió en las anteriores

    • alexroa dijo:

      ¿Qué tal, “misterioso” sucesor? Te respondo a la cuestión con celeridad, por lo que me toca. Ayer estuve en la presentación de Fuenlabrada, más que nada para aprender (por si me veo en su situación algún día) de los magníficos candidatos que tenemos en la zona Sur, en Alcorcón, Leganés, Fuenlabrada, Pinto y Getafe. Me dejaron “aconjonao”, ¡qué nivelazo! Y ya que estaba, me quedé a escuchar a los candidatos a la Asamblea de Madrid, aunque ya los había visto en su primera presentación, la semana pasada. Los cuatro (hay uno que al parecer se ha dado de baja) me dieron una magnífica impresión, mucho mejor que el primer día, y a cada uno le encontré valores positivos. Después del acto estuve tomando las consabidas cervezas con algunos compañeros en el correspondiente bar y en esas estábamos cuando llegó uno de los candidatos que no es mi favorito, Luis Baeza-Rojano. Tuvimos una charla muy animada y (supongo que debido a que ya íbamos por la tercera jarra) acabé asegurándole que si ganaba él las primarias y no Luis de Velasco, le apoyaría en la campaña posterior, y que haría lo mismo si fuera otro de los dos candidatos. Tan sólo hay uno, creo que ya sabes quién, por quien no movería un dedo si saliera elegido el día 23. Pero eso ya es un asunto personal. Creo que otros que no estén en mi caso sí deberían hacerlo, apoyarle digo. Sólo faltaría que eligiéramos a un candidato democráticamente y luego pasáramos de él.

  4. Jose Luis Morato dijo:

    Bueno yo estuve entre los asistentes activos de Fuenlabrada, ya que soy el candidato por Getafe.
    He de decir que escuche atentamente todas las intervenciones y me agradaron muchísimo casi todas las locales y todas las autonomicas. En cuanto a los candidadatos por la Asamblea en mi caso tengo mi candidato a priori por haber trabajado con el desde que fui elegido coordinador de UPyD Getafe.
    Sin embargo de las cuatro intervenciones saco muchas cosas positivas de cada uno e incluso estimo que todos podrían hacer un magnifico papel en la asamblea … pero tengo mis dudas de quien debe encabezarla … serias dudas
    Mi mujer que me acompaño a este acto lo tiene mas claro ….

    • alexroa dijo:

      Hola José Luis. Ya que te has pasado por aquí, aprovecho para felicitarte por tu intervención. Estuviste magnífico. Por lo que dices, tu candidato y el mío no son el mismo. Imagino que uno de los dos será el ganador el próximo sábado. Veremos que pasa a partir de entonces, espero que seamos todos sensatos.

  5. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  6. manuel ruiz dijo:

    Yo estoy por Luis de Velasco, pero es obvio decir que cuando me metí en este baile hace tres años no fue porque, ni para que, él fuera el candidato a la Asamblea de Madrid. Creo que es algo que todos debemos tener siempre presente y, en consecuencia, actuar con “miaja conocimiento” al día siguiente de las primarias.

  7. Alicia dijo:

    Todo esto esta genial pero no hablo sólo en mi nombre si digo que queremos ver ya ese famoso baile de ese famoso Manuel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s