“¡A que te borro de mi Facebook!”


En esto de las cibertecnologías de la comunicación nunca he sido un pionero ni un visionario, precisamente. Recuerdo que cuando apareció Internet en nuestras vidas, hace unos tres lustros ya, dije que aquello nunca iba a tener más que un interés limitado o alguna tontería semejante. Sin embargo desde el principio me gustó mucho lo del correo electrónico, una de las más importantes aplicaciones de Internet. Aficionado a escribir cartas a los amigos desde siempre, me gustó mucho la posibilidad de seguir haciéndolo, ahorrándome el esfuerzo que supone escribir a mano para los que estudiamos mecanografía cuando entonces. Guardo aún algunos de aquellos correos primigenios que solían empezar con lo de “Querida XXXX”, ocupaban varios folios, y no terminaban con un “Suyo afectísimo” de milagro.

Luego ya he ido adaptándome a las posibilidades del email, que me parece un medio de comunicación estupendo para los que somos reacios a usar el teléfono, pero siempre me ha parecido importantísimo respetar las reglas de la ortografía, la gramática y la sintaxis, lo mismo con el email que con los mensajes cortos de móvil, los SMS, que el escribir sólo con el pulgar no debería ser excusa para maltratar la lengua de Cervantes (o la Shakespeare o la de Molière, tanto da). Creo que el código penal debería ser un poco más estricto con esas cosas.

Desde hace unos pocos años estamos viviendo una revolución dentro de la revolución de las cibercomunicaciones con la llegada de las redes sociales de las que, como no podía ser menos en un gurú de la modernidad como soy yo, estuve renegando hasta hace bien poco. Pero finalmente he caído, y debo decir que no ha resultado como pensaba. La cosa empezó para mí cuando abrí este blog. Por sí misma, la experiencia de escribir es ya bastante satisfactoria. Si además alguien te lee, mucho mejor. Y si encima despiertas el interés de los lectores lo bastante como para que comenten y haya debate sobre lo escrito, eso para mí es lo más de lo más. Sobre este punto, confieso que no acabo de entender que haya gente que habilite los comentarios en sus blogs y que luego no responda a ellos nunca, ni aún con una mínima cortesía. El ciberespacio tiene sus reglas propias, la llamada netiqueta, pero aunque no se conozcan con detalle (y pienso que todo el mundo que participe en el ciberespacio debería tener unas nociones mínimas) hay reglas de comportamiento que ya existían desde mucho antes de que existiera Internet, los ordenadores o las telecomunicaciones.

Creo que por eso me gusta mucho Facebook, un espacio de relaciones muy ordenado, con reglas bastante claras. Me llama la atención, eso sí, que personas a las que no conoces de nada y que seguramente tampoco te conocen de nada o de casi nada, soliciten ser “tus amigos”. En principio soy muy reacio a esas cosas y suelo responder que “en otro momento”. También me sigue chocando que quieran ser amigos míos el Monasterio de El Escorial o la fundación Andalucía Salud, así que, en principio también digo que mejor en otro momento, por si acaso. Igualmente me parece extraño que le etiqueten a uno en una foto en la que no aparece, e incluso en una postal navideña donde sólo aparecen la Sagrada Familia, la mula y el buey, pero bueno, creo entender en qué consiste la cosa.

El caso es que el arrollador éxito de Facebook, con más de 500 millones de usuarios en todo el mundo, está, para mí, más que justificado: es un espacio de relaciones de lo más agradable, con montones de posibilidades. Hace menos de tres meses que me apunté y ya tengo 134 “amigos”, más que en la vida real, si bien al menos 100 de ellos son de UPyD, algunos de ellos verdaderos amigos a estas alturas. Hasta ahora sólo he borrado a uno y casi estoy arrepentido de mi malvado comportamiento. Me apetecería borrar a algún otro pero según me ha parecido entender es un medida muy drástica que sólo está justificada en caso de ofensa grave o similar, por lo que borrar a alguien de tu Facebook sin motivo justificado es en sí mismo una grave ofensa al parecer. ¡Qué cosas tiene el ciberespacio! En la vida real puedes pasar de alguien, no llamarle nunca ni querer saber nada de él, pero no se puede sentir ofendido. ¡Cómo oficialmente no le has borrado de ningún sitio!

A lo que no le acabo de pillar el gusto es al Twitter, una herramienta que, supuestamente, sirve para mantener conversaciones en el ciberespacio entre un número ilimitado de personas. Pero a mi entender se parece demasiado a la vida real: no necesariamente se escucha más al que tiene cosas más interesantes que decir. Debe ser que no acabo de entender el fondo del asunto, pero se me escapa qué interés tiene que alguien nos cuente “me acabo de levantar de la cama”, “comiendo unas tortitas con nata”, “paseando al perro” o “duchándome con la blackberry en la mano”. Ya digo que lo más seguro es que mi falta de comprensión se deba a mis carencias en cuanto a las potencialidades de las ya no tan nuevas tecnologías de comunicación, pero me da la impresión de que no hay mucha gente que entienda la utilidad de los mensajes de 140 caracteres para transmitir ideas o al menos decir cosas ingeniosas. Lo que veo, sobre todo, es algo demasiado parecido a las charlas de la vida real, con gente que habla mucho pero no dice nada, al menos nada original, o que aprovecha el democrático medio de comunicación para hacerle la pelota al jefe, aprovechando que también participa, con mensajes tipo “@jefe ¡Cuánta razón tienes!” o para saludar a todos sus amigos con algo así como “@fulanito @menganita @zutanito @agapito se me han gastado los 140 caracteres“.

Ya digo que seguramente todo esto se deba a ignorancia por mi parte. Me parece que hoy me van a desasnar un poco al respecto unos expertos en el tema y a lo mejor hasta veo la luz y me tengo que retractar y todo. No sería la primera vez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a “¡A que te borro de mi Facebook!”

  1. spes dijo:

    Alex, a menos que me desasnen también a mí esta tarde y me hagan ver una luz hasta el momento oculta, coincido contigo en la poca utilidad de twitter. El corsé de los 140 caracteres puede ser muy útil para los escasos ingeniosos que pueden lucirse y muy inútil para la mayoría no ingeniosa. Prefiero Facebook donde el diálogo puede ser diferido y no te obliga a la conversación simultánea, con lo que puedes administrar mejor tu tiempo y, además, te permite explayarte por la no limitación de caracteres.
    En lo que no coincido, diga lo que diga la netiqueta, es en la condena de la medida de dar de baja a amigos. De la misma manera que elijo a mis amigos reales, soy libre de elegir a los ciberamigos. Su libertad de expresión es tan sagrada como mi libertad de audición.

    • alexroa dijo:

      Si lees con detenimiento lo que digo, verás que también en eso último coincidimos. Me parece una gran ventaja del Facebook poder borrar a los pesados cuando quieras. Lo que echo en falta es poder hacerlo en la vida real con la misma rotundidad.

  2. Jose dijo:

    El ‘hacer amigos’ como quien hace croquetas me espeluzna. A mayores, me cuentan que Facebook tiene derecho a guardarse tus contenidos no sé cuantos eones. Después, mi ignorancia en el asunto me impulsa a creer que cualquiera puede entrar en el facebook como Pedro por su casa. Resumiendo: abrí uno y ahí quedó, mi bici y yo y nada más.
    Uno es del s.XX. Soy más del email, una auténtica maravilla, y aun así lo infrautilizo.
    Y totalmente de acuerdo con la herramienta del borrado; imprescindible, sólo faltaría.

  3. Alicia dijo:

    Oh cielos.! Desde que me dí de alta en Facebook hace menos de un año, ya me han borrado cinco personas. Y lo peor de todo :todos ellos eran chicos. Creo que todos se enfadaron conmigo por algo y pretendieron castigarme. Lo cierto es que ahora sólo tengo 60 amigos. (bueno 54 amigos y 6 familiares)Y he de reconocer que alguno de ellos son amigos de amigos de amigos. Ni siquiera les conozco personalmente .También me han pedido ser mis amigos las personas más sorprendentes del mundo.`
    A mi me recuerda a cuando de pequeños en el patio del cole se acercaba un niño y decía ; Quieres ser mi amigo?? Me ajuntas???( Gran verbo este , no sé por qué dejamos de usarlo al cumplir los ochos años al igual que las palabras acusica y marimandón))))
    Pero para mí en conjunto el FACEBOOK es genial porque hablo con gente con la que no hablaría de otro modo y lo mejor, yo me reencontré con un compañero del colegio que se llamaba Lorenzo y que era increible.(Oye Alex, cómo puedes tú tener tantos amigos,imagino que les habrás suplicado o implorado o amenazado o algo así para que sean tus amigos)

    • alexroa dijo:

      Ya sabes que yo nunca he tenido más que tres o cuatro amigos, y eso pagando. Pero desde que estoy en UPADance me he vuelto un poco más sociable. Pero hay quien tiene 1000 amigos o más. Rosa Díez tiene más de 5000.

  4. meryyo dijo:

    pues está claro.. a tí que tanto te gusta la lógica… dada tu trayectoria en tus predicciones, como antigurú de la modernidad… COMPRA ACCIONES DE TWITTER!!!!! 😉 desde el cariño de ser una de esas ciento y pico friends de facebook/upyd -ex .. btw: la lengua es algo vivo…

  5. Ciclón dijo:

    A ver: Si no quieres aguantar al pesado de: ahora voy a fumar un cigarro,simplemente al lado de su publicación sale una x y le das a eliminar sus publicaciones, pero así NO le eliminas de amigo y no le ofendes.
    El etiquetar a una persona es con la idea de que quieres que reciba la foto ó la tontería (según tú) en cuestión, porque piensa que es posible que te pueda interesar, inmediatamente después de agradecerle el detalle, eliminas tú la etiqueta y listo no recibirás más notificaciones de la foto en cuestión.
    Es recomendable no aceptar amigos porque sí, ya que te pueden llevar al “güerto”y….
    luego te arrepentirías el resto de tus días, si así ya lo has hecho, te fastidias.
    Un besote enoooooooooorrrrrrrrrrrrrrrmmmmmmmmmmmmmeeeeeeeeeeeee, mi querido Alex.

    • alexroa dijo:

      Estás hecha toda una experta, Ciclón. Cuando llegue a Presidente te voy a nombrar ministra del Ministerio del Facebook. En cambio del Twitter sólo voy a crear una Dirección General, sigue sin convencerme después de la charla que nos ha dado hoy Fernando Tellado. Besooooooooooooooooos.

  6. Jose dijo:

    Según leo vuestros conocimientos de facebook mese están uniendo las cejas: ya sólo tengo una. Mañana compro la boina.

  7. Pingback: Tweets that mention “¡A que te borro de mi Facebook!” | Política (i)lógica: el blog de Alex Roa, candidato de UPyD a la alcaldía de Guadarrama -- Topsy.com

  8. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  9. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s