Y todo esto sin cambiar de ideas


Me ando preguntando estos días cómo se las apañarán en el PSOE para justificar que la energía nuclear es de izquierdas. Les daría alguna idea que se me ha ocurrido, pero mejor no, que se lo curren un poco. El caso es que el Congreso aprobó hace unos días la Ley de Economía Sostenible, incluyendo una enmienda a su artículo 79 por la que se elimina la referencia al tope de 40 años como límite para la vida útil de las centrales nucleares. Así que, por el momento, vamos a ver como se prolonga su periodo de funcionamiento. Pronto tocará afrontar seriamente el debate sobre la construcción de nuevas centrales y seguramente le tocará hacerlo al PP que, salvo que ocurra una catástrofe inesperada, serán los próximos en gobernar España. Que también será una catástrofe, pero no inesperada.

Igualmente será el PP el encargado de llevar a cabo otras muchas reformas con las que apenas ha empezado el PSOE, obligado por las circunstancias, los mercados, el FMI y la Señora Merkel. Y aunque parece haber un estado de opinión generalizado de que el PP va a ser más firme a la hora de acometer las reformas necesarias, tanto en el mercado laboral como en las pensiones y en las prestaciones sociales, y que además va a hacer por vicio lo que el PSOE hace por obligación, me temo que van seguir cayendo en el mismo error básico: gobernar a golpe de demoscopia, intentando sobre todo no perder apoyos. Confundiéndose con el paisaje, en suma.

Me hizo gracia hace unos días el presidente Zapatero cuando justificando los bandazos que en estos siete años ha dado en todas las cuestiones importantes, la última la política energética, dijo más o menos (más bien más que menos) que “se puede cambiar de criterio y de opinión en política en función de las circunstancias. Lo que es bastante insólito es no tener nunca criterio ni opinión”. Evidentemente se refería a Rajoy y al PP, claro.

No son ni unos ni otros un ejemplo de coherencia en el discurso y en la acción. El único partido que a largo de estos últimos tres años ha mantenido sus ideas, como bien dijo Anselmo Avendaño, candidato a la Alcaldía de Alcalá de Henares, durante el acto del pasado día 10 en Alcobendas, ha sido UPyD.

Oigo estos días a compañeros de UPyD quejarse de que nos han robado las ideas, y yo digo que ójala fuera cierto y que de verdad los dos grandes partidos, los únicos con posibilidades reales de gobernar por ahora, hubieran adoptado de verdad las ideas que nosotros defendemos. Porque las reformas que implican cambios profundos como la revisión del reparto competencial entre el Estado central y las autonomías, la reforma de las instituciones judiciales para garantizar su independencia y la del sistema electoral para hacerlo más democrático y representativo, no están ni se las espera. Precisamente porque esas reformas son las que inciden en la línea de flotación del sistema partitocrático y clientelar que tienen montado ambos partidos, con la colaboración entusiasta, aunque disimulen, de los partidos nacionalistas, CiU, PNV y CC sobre todo, que siempre aparecen en todos los saraos.

Así que no nos dejemos engañar por el espejismo de que los partidos que nos gobiernan ya están yendo por el camino que nos gustaría en UPyD. No es el tiempo aún de irnos a casa, me temo que aún va a tardar. Y menos aún es el tiempo de cambiar de ideas, de proponer otras aún más novedosas y chocantes para estar siempre en el candelero, como he oído ya en unas cuantas ocasiones. Eso tendría interés si lo que quisiéramos es simplemente llamar la atención. O, peor aún, si quisiéramos simplemente estar en las instituciones, no importa a qué precio. Pero si lo que queremos es lo que siempre hemos dicho que queríamos, regenerar la democracia española erradicando la partitocracia, aunque parezca paradójico que un partido político proponga eso, lo que tenemos que hacer es perseverar, ser didácticos y hacer ver a nuestros conciudadanos que, a pesar de algunos pequeños cambios cosméticos, los dos grandes partidos y sus aliados nacionalistas siguen jugando a lo mismo que llevan jugando desde hace más de treinta años. Y que ese no es el juego al que queremos jugar en UPyD.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Y todo esto sin cambiar de ideas

  1. Una cosa es avanzar en tus ideas dando argumentos y otra no tener principios y cambiar las ideas según por que lado sopla el viento como hace ZP.

  2. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

  3. Alicia dijo:

    ¿Quiere esto decir que a partir de ahora vamos a ver a todos los progres de hace treinta años tirando sus chapitas de “¿nuclear? no gracias”.? A mí eso me parece un poco grotesco. Y lo peor es que los militantes del PSOE me dan un poco de grima. Recuerdo que en unas elecciones anteriores todos los famosos que apoyaban a Zapatero como Victor Manuel, Ana Belén , Sabina, Miguel Bosé y Fran Perea entre otros se hacían fotos y para demostrar su apoyo a Zapatero se colocaban un dedo encima de un ojo como haciendo la forma de una ceja. Dios,!!! Era lamentable , daban vergüenza ajena . Y lo peor de todo es que Fran Perea se había unido a ellos,¿por qué no asistía a esas clases de canto que tanta falta le hacen ? o¿por qué no se iba a promocionar la última psicofonía que grabó?. Una pesadilla. Casi tan horrible como ese día que ví en la tele a las juventudes cristianas gritandole al papa: “Ese papa ,ese papa es!!!!!!!!!!!!!!. Escalofriante. En fin

    • alexroa dijo:

      Muchas de las batallas de “la izquierda” que tenían sentido hace treinta años han quedado hoy en día reducidas a un eslógan o a una etiqueta al ser superados por los acontecimientos. El caso extremo es del feminismo, que el actual Gobierno ha llevado al extremo de pasarse de frenada y promulgar leyes y fomentar usos y costumbres que discriminan a los varones. En cuanto a la postura antinuclear que tan a gala tienen, de la que Zapatero se confesó un adalid al principio de su mandato, también se ha visto superada por los acontecimientos. La apuesta por las “energías verdes” ha fallado estrepitosamente. Aún veremos otras renuncias. Es lo que pasa cuando pretendes mantener tus ideas sin cambios durante décadas, independientemente del entorno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s