Mientras nuestras palabras no suenen huecas …


Fernando Tellado, candidato a la Alcaldía de Collado Villalba por UPyD

Al igual que me tocó a mí hace tres semanas, el pasado viernes 25 de febrero se presentó públicamente el candidato a la alcaldía de Collado Villalba por UPyD, mi buen amigo Fernando Tellado, acompañado también por el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Luis de Velasco. Allí estuvimos, además de bastantes vecinos de Collado Villalba y de familiares y amigos del candidato, muchos compañeros de UPyD de los vecinos municipios de Guadarrama, Alpedrete, Galapagar, Majadahonda, Hoyo de Manzanares, Boadilla … demostrando una vez más que el nuestro no es un proyecto local, que el mensaje que se emite en Collado Villalba o en Guadarrama es igualmente interesante para los municipios vecinos, aunque los detalles concretos sean específicos de cada lugar.

Porque allí se habló, una vez más, de transparencia de las cuentas públicas, de regeneración democrática, de preminencia de las ideas frente a las ideologías, de los derechos de los ciudadanos considerados individualmente, no como parte de un colectivo, por ejemplo del derecho a la justicia o a la libre elección de lengua. Se habló, en definitiva, de los valores que defiende UPyD, de los valores que defendemos quienes participamos en el proyecto, los mismos que defendí yo en mi intervención del día 3 de febrero en Guadarrama. Y aunque respecto de mi propia intervención no soy el más indicado para juzgar, de la de Fernando Tellado sí puedo decir que me sonó totalmente sincera y creíble, no parecía un discurso memorizado para la situación a partir de unos clichés previos, porque no lo era. Como igualmente me parecieron sinceras y creíbles las palabras de Cristiano BrownAnselmo Avendaño y Ángela Álvarez candidatos a las alcaldías de Las Rozas, Alcalá de Henares y Móstoles, respectivamente, durante su intervención del pasado día 10 en Alcobendas, acompañando a Rosa Díez y al candidato local.

Y si las palabras de estas personas que son (que somos) ahora la cara visible de UPyD para las próximas elecciones municipales y autonómicas no suenan huecas es porque realmente creemos en lo que decimos. Porque somos personas con una cierta trayectoria vital, con carreras profesionales asentadas, sea en lo público o en lo privado, como empresarios o como trabajadores por cuenta ajena, que hemos llegado a la política no para hacer carrera sino para intentar contrarrestar en lo posible el estropicio que han llevado a cabo los actuales políticos profesionales, aquellos que entraron en su adolescencia o primera juventud en un partido puede que en algunos casos sin más objetivo que el de tener un medio de ganarse la vida. Y como no tienen otro medio de vida fuera de sus partidos políticos, no les queda otra que adaptarse a las circunstancias y a las nuevas consignas, aunque no crean en ellas. De ahí salen discursos forzados, insinceros, que ni siquiera se creen ellos mismos, y se nota.

No diré que todos los que estamos en UPyD respondamos exactamente a ese perfil que he descrito, pero sí que es el más habitual. No necesitamos de esto para ganarnos la vida, no nos va el sustento en convencer a nadie de nada. Si conseguimos nuestro objetivo, regenerar todo lo posible el régimen democrático español, estupendo, para eso nos hemos apuntado. Y si a alguien le parece que la actividad política es lo suficientemente atractiva para dejar de lado, aunque sea temporalmente, su carrera profesional, pues eso no es nada criticable. Sí lo es no tener, por no haberse esforzado en ello, ninguna otra posibilidad de ganarse la vida y confiar tan sólo en que tu partido mantendrá ciertas cuotas de poder y que podrá “colocarte” en un sitio u otro.

Pero mientras nuestras palabras, aunque repetidas mil veces, suenen sinceras y creíbles; mientras nuestras palabras no suenen a clichés vacíos de contenido, a tópicos repetidos sin pensar en lo que de verdad significan, a frases hechas más para atacar y ridiculizar a otros que para mostrar y defender nuestras ideas; mientras nuestras palabras no suenen vacías, ni a quienes nos escuchan ni, peor aún, a nosotros mismos; mientras nuestras palabras no suenen huecas, será porque creemos en lo que decimos, porque decimos de verdad qué es lo que hacemos y porque hacemos aquello en lo que creemos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política municipal, Política nacional y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mientras nuestras palabras no suenen huecas …

  1. manuel ruiz dijo:

    Gracias por tus comentarios, Alex, pero sigo pensando que faltó que alguien bailara

  2. asiessiasiosparece dijo:

    Recojo unas frases de tu artículo : ….”Guadarrama, Alpedrete, Galapagar, Majadahonda, Hoyo de Manzanares, Boadilla … demostrando una vez más que el nuestro no es un proyecto local, que el mensaje que se emite en Collado Villalba o en Guadarrama es igualmente interesante para los municipios vecinos, aunque los detalles concretos sean específicos de cada lugar. “….
    Hoy en Boadilla, donde el candidato ha estado brillante, he echado en falta la “Marea magenta” que apoya a los compañeros en su puesta de largo electoral. Y lo siento, empiezo a pensar que barremos para nuestra casa y nos olvidamos de la casa común. Aunque no sé de qué me sorprendo, hay compañeros que desde el 2008 sólo trabajan de puertas a dentro de su municipio.
    Me permito como aficionada al teatro, tanto como espectadora como por subirme de vez en cuando a un escenario, hacerte las siguientes reflexiones: Creo que el canal de comunicación emisor/receptor de los candidatos hay que trabajarlo ¡ y mucho!. Sólo a unos cuantos les “sale” de manera natural, los demás – y tú lo sabes muy bien- lo consiguen con trabajo, trabajo y trabajo , y a base de repetir , repetir y repetir, también ante su propio espejo, grabándose el discurso, aburriendo a la familia…etc.,etc.
    Creo que un ejercicio que falta es pensar por qué estoy donde estoy, qué tiene este partido y comunicar lo qué me gusta del mensaje y repetirlo, pero desde lo que me dice a mi, creyéndomelo, desde “las tripas”; sólo si te lo crees de verdad, vas a llegar al que te escucha…, si no será sólo teatral, aprendido, no interiorizado y por tanto, no creíble. En fin, que seguro que hay expertos “de la cosa” que van a ayudar a quien lo necesite.
    Sólo un apunte, hasta los grandes actores y los profesionales de la comunicación, los políticos la verdad no lo sé, sienten un miedo escénico previo, no por inseguridad, sino por responsabilidad; pero cuando “se alza el telón” y ves al público, uno se crece y da el 200%. Pero hay un trabajo previo que es imprescindible hacer.
    El mismo trabajo es necesario para los que se sienten “los reyes del mambo”: Discurso estructurado y hasta las anécdotas -dichas con la mayor naturalidad-, previamente pensadas, y como nos enseñaban en el cole: planteamiento, nudo y desenlace… y machacar, machacar y machacar los pilares de nuestro discurso. No hay que aburrir a los vecinos, hay que transmitirles las ideas que nos identifican como partido y los pilares de los programas.
    Es muy fácil cuando uno no lo tiene que hacer, lo sé; pero en este partido los que salimos a la calle y hablamos con la gente, aunque no nos subamos a un escenario, tenemos la misma responsabilidad de trabajar nuestro mensaje, no vaya a ser que los candidatos sean impecables y los afiliados deshagamos su trabajo.

    • Siento de veras, también, no haber podido ir a Boadilla a estar con Gudelio, lo tenía fijo para ir pero tuve un problemón que me hizo imposible ir a Boadilla ni a ningún lado. Tienes toda la razón en tu queja, y además es algo que se nota más desde hace poco tiempo, antes no pasaba o pasaba menos, es una lección a aprender.

      Entono mi mea culpa particular por no haber asistido, y pido perdón a Gudelio, el se lo merece.

      Sobre el asunto del “discurso”, estoy de acuerdo en que hay que tener claro que las ideas que promulga un candidato no son “suyas”, sino patrimonio de todos los que han hecho que este partido exista, lo único que tiene que hacer, por respeto, obligación y responsabilidad, es interiorizarlas y, sobre todo, defenderlas y promulgarlas con dignidad. Y si, nos falta mucho que aprender.

  3. Ciclón dijo:

    Desde mi casa tardé casi dos horas (voy en autobús) en llegar a Boadilla, eran la 12.30 del día Domingo y dieron las 13.30 y aún no encontraba el lugar, tenía los pies a reventar, yo seguía dando vueltas, llamé a un amigo que es un cielo y no me pudo ayudar y ya con ganas de llorar me volví a casa. Siento en el alma no haber podido estar allí. Os quiero mucho a todos, trabajadores de UPyD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s