Sobre trenes y autobuses (Un programa para Guadarrama. Quinta parte)


Se suele decir que Guadarrama no tiene estación de tren,  aunque no es del todo exacto, pues a media subida del Puerto de Guadarrama hacia el Alto del León, a unos 5 kilómetros del casco urbano y a unos 1200 metros de altitud se encuentra el apeadero de Tablada (antiguamente el Puerto de Guadarrama era conocido como Puerto de Tablada), en la línea Madrid-Segovia. Por sus características, este apeadero, en el que el tren sólo para tres veces al día en cada sentido, estaría más orientado a los excursionistas. Aunque tampoco lo usan mucho, tal y comentábamos en otra entrega de esta serie, sobre turismo y Naturaleza. Tuvo tiempos mejores el apeadero de Tablada, inaugurado a finales del siglo XIX, en pleno apogeo de los sanatorios del Puerto de Guadarrama, destruidos en su mayoría durante la Guerra Civil y restaurados y convertidos hoy en día algunos de ellos en residencias de ancianos.

El caso es que una estación de tren propiamente dicha no la tiene Guadarrama, caso único entre los municipios de su entorno, pues hasta los más pequeños, como Collado Mediano o Los Molinos, disponen de una, casi siempre algo apartada del centro urbano y origen de un nuevo núcleo de población más o menos unido con el original. Varias de estas estaciones de tren quedan dentro de un radio de 5 km del centro de Guadarrama, y algunas más en uno de 10 km. Existe un antiguo proyecto para traer un ramal de la línea 8 de Cercanías o un tren ligero desde Villalba hasta Guadarrama, pero por ahora es poco más que una idea. Y lo cierto es que el no disponer de tren ha constituido una pequeña ventaja, pues los precios de la vivienda siempre han sido más baratos en Guadarrama que en Alpedrete o en Collado Mediano, que sí tienen estación.

De lo que sí dispone Guadarrama es de una densa red de autobuses que conectan con Madrid y con algunos de los pueblos vecinos. Una red que ha ido densificándose en los últimos años, con una frecuencia temporal cada vez mayor. Algunos de ellos comunican con algunas de las estaciones de tren cercanas, pero no con la más importante, la de Collado Villalba, núcleo de comunicaciones de la Sierra Noroeste. Pero lo que no tiene nuestro pueblo es una estación de autobuses, que paran a ambos lados de la carretera principal, la antigua N-VI, obligándonos a sus sufridos usuarios a esperar en la calle así llueva a mares, nieve copiosamente o el termómetro marque cinco grados bajo cero. En el nonato Plan General de Ordenación de Guadarrama estaba prevista la construcción de una estación de autobuses, para la que se había asignado un terreno concreto cerca del cruce de las dos principales vías, la N-VI y la carretera de El Escorial, y se había firmado un convenio con la C.A.M. para que hiciera un estudio previo. De esto hace ya siete años.

Inauguración "preelectoral" de las líneas de autobuses urbanos de Guadarrama. Febrero de 2007

Dispone además Guadarrama de cuatro líneas de autobuses intraurbanos (o urbanos, a secas), un servicio que realmente los Ayuntamientos de los municipios de menos de 50.000 habitantes, como es el caso, no están obligados a suministrar. Aún así, a finales de la pasada legislatura el entonces alcalde del PP, José Ignacio Fernández Rubio, que fue reelegido, dimitó al cabo de un año y medio y ahora es candidato a la alcaldía de Las Rozas, por razones que no vienen al caso y que nos sacarían del tema de este post, presentó con gran orgullo y acompañado de la Consejera de Transportes de la CAM, las mencionadas líneas de autobuses urbanos, inicialmente tres, que comunican con las numerosas urbanizaciones de Guadarrama.

No tardaron mucho tiempo estos autobuses en ser conocidos como los “autobuses fantasma”, debido a que van casi siempre vacíos, muchas veces por completo. Yo mismo he hecho la prueba alguna vez de cogerlos en el inicio de las distintas líneas y hacer el recorrido completo, comprobando que, en efecto, su utilización es, siendo generosos, muy escasa. Y al mismo tiempo el Ayuntamiento ha suprimido varias de las líneas de transporte escolar, de modo que, por ejemplo, el Instituto ha pasado de tener cuatro a contar sólo con dos.

Así que, resumiendo un poco todo lo anterior, así como la construcción de la estación de autobuses, un medio de transporte que cuenta con centenares de usuarios al día,  se muestra como una necesidad imperiosa, no parece realmente necesario dotar a Guadarrama de una estación de tren, algo que requeriría el trazado de un ramal que por ahora no existe. Lo que sí podría hacerse es reordenar las líneas de autobuses para que enlazaran de modo directo con las estaciones de tren, especialmente con la principal, la de Collado Villalba. Además de aumentar su frecuencia en las horas punta, para evitar las enormes y penosas colas que se forman, que a veces obligan a tener que esperar al siguiente autobús. Y en cuanto a los “autobuses fantasma”, o bien se elimina el gasto que suponen o bien se les da alguna utilidad, por ejemplo la de usarlos para el transporte escolar o también para enlazar con las estaciones de Cercanías. Cualquier cosa menos tirar el dinero a lo tonto. Y es que, aunque Rubalcaba-José Mota diga que “tié que haber”, lo cierto es que “haber, no hay”, en Guadarrama como en casi todas partes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política municipal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sobre trenes y autobuses (Un programa para Guadarrama. Quinta parte)

  1. manuel ruiz dijo:

    De verdad que lo de los autobuses fantasma tiene guasa. Se me ocurre que por lo menos podían utilizar uno de ellos para que hiciera de estación de autobuses en la que esperar la llegada de los verdaderamente utilizados. Gasto: 0; Utilidad: 100.

  2. Alicia dijo:

    Y sobre los conductores de autobuses no hay nada previsto??? Que no digo yo que todos, pero menudo gusto musical, que digo yo que alguien que encuentre normal ir escuchando al hijo del Fary a las siete de la mañana a todo volumen tiene delito. Pero bueno son bastante majetes en general.
    A veces que un pueblo sea algo desconocido o que no esté masificado también puede ser un encanto extra para el pueblo. Al menos para mí lo es. Y el tren lo masificaría como ocurre en Cercedilla en verano ,que a veces parece Benidorm en agosto.

    • alexroa dijo:

      A los conductores de autobuses les debería dedicar un post aparte. Y a algunos de los usuarios, que ya conoces bien. Esos que van dando voces a las siete de la mañana, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s