Un pueblo para todos (Un programa para Guadarrama. Octava parte)


Como decía aquel anuncio de cierta bebida refrescante mundialmente conocida: “Para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos … para las familias … para los de acá, para los de allá … para los que viven solos, para los que viven juntos … para todos“. Así queremos que sean nuestros pueblos y ciudades, Guadarrama también.

Y eso pasa tanto por facilitar los servicios que oferta el Ayuntamiento a todos los vecinos (a todos los “colectivos” como se suele decir ahora con demasiada insistencia, obviando que antes que nada cada uno de nosotros somos un ciudadano antes que un integrante de un “colectivo”) como por ampliar dicha oferta de modo que pueda cubrir las necesidades de los niños y de los jóvenes, de los mayores y de los de enmedio, que también existimos.

Convendría, para empezar, ampliar la oferta cultural, un tanto escasa por el momento en Guadarrama, aunque hay que reconocer el esfuerzo que está haciendo el Patronato de Cultura por conseguir una programación continua, con actos prácticamente todos los fines de semana, habitualmente en el Centro Cultural la Torre. Unos actos que, sin embargo, suelen quedar bastante deslucidos por la escasa asistencia, pues los vecinos de Guadarrama tienen como costumbre pasar su tiempo de ocio fuera del pueblo. Por ejemplo en los centros comerciales de la vecina Villalba, la gran urbe de la Sierra, con sus multicines, centros comerciales, restaurantes de comida rápida, pistas de patinaje y otras atracciones con las que no cuenta Guadarrama.

También sería bueno fomentar el ocio al aire libre, pues aunque tenemos un polideportivo excelente y una piscina de verano magnífica, no estaría de más contar con parques públicos dotados de instalaciones deportivas como canchas de baloncesto (y así no tendrían que colarse los chicos en las del colegio público saltando las verjas cuando está cerrado, algo sobre lo que se hace la vista gorda) o un “skatepark” como el que hay, cómo no, en Villalba. Terreno hay más que de sobra en Guadarrama para estas cosas dentro del casco urbano, sobre todo ahora que por fin se van a urbanizar dos sectores que suman más de 15 Has.

Pero como no todo va a ser divertirse, también pretendemos fomentar en los jóvenes “la cultura democrática, el interés por lo público y el compromiso con las instituciones locales (pág. 21 del Programa Electoral de Guadarrama). ¿Y cómo se consigue eso? Pues es algo que habrá que desarrollar con tiempo y paciencia y contando con la colaboración de los responsables políticos, culturales y educativos del pueblo. Pero es esencial que de una vez por todas empiece a abrirse paso entre nuestra ciudadanía, la de Guadarrama y la de toda España, la idea de que las instituciones públicas, sean los ayuntamientos, los gobiernos autonómicos o el nacional, no son unos entes separados que nos conceden sus favores a la plebe, que “nos traen” las carreteras o los polideportivos a nuestros pueblos pueblos y ciudades o que “nos suministran” los servicios sociales necesarios. Y mucho menos que “nos dan” trabajo a los ciudadanos. O, peor aún, tratos de favor y “peonadas” en sus diversas variantes, formas todas ellas de comprar votos y voluntades. No “nos dan” nada porque no es suyo, es nuestro, de todos los ciudadanos de España. Sólo administran nuestro dinero, y deberían hacerlo del mejor modo posible.

Y desde luego que uno de los mejores modos posibles es disponer de unos servicios sociales de calidad para los que ya no están para saltar verjas o practicar el “skateboarding” o para los que tienen otras prioridades y necesidades que por sí solos no pueden atender. Y aún estaría más clara su necesidad y prioridad si hiciéramos el esfuerzo de dejar de lado el concepto de “gasto social” tan propio de cierta concepción paternalista de la Administración, para sustituirlo por el de “inversión social”, mucho más acorde con la idea de una sociedad cohesionada en la que todo el mundo tiene su papel. Porque ya no se trata sólo de que las cosas sean “para los grandes, para los chicos, para los de acá, para los de allá… para todos”. Se trata de que las cosas, nuestras cosas, lo que es público, sea construido “por los grandes, por los chicos, por los de acá, por los de allá ... por todos“.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política municipal y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s