¡Que viene la izquierda!


Con el acuerdo entre el Partido Popular y el Partido Aragonés Regionalista (PAR) que permitirá a Luisa Fernanda Rudi presidir el próximo Gobierno de Aragón, son ya tres las comunidades autonómas que tras las pasadas elecciones del 22 de mayo han pasado de estar gobernadas por el PSOE a estarlo por el PP. En los casos de Castilla-La Mancha y de Baleares, porque los populares han obtenido mayoría absoluta y no han necesitado pactar con ninguna otra fuerza, como ha ocurrido en Aragón.

En Navarra, esta misma mañana, se ha conocido que el PSOE formará parte, como socio minoritario, del Gobierno presidido por Yolanda Barcina, de Unión del Pueblo Navarro (UPN). Algo similar ocurrirá en Canarias, donde el PSOE será socio en el Gobierno presidido por Paulino Rivero, de Coalición Canaria (CC). Hay que hacer notar que el PP ganó claramente en Canarias en número de votos, un 32% frente al 25% de CC y al 21% del PSOE, pero las “peculiaridades” de la Ley Electoral de Canarias, que hacen que un voto en la isla de El Hierro valga 15 veces lo que uno en las dos islas grandes, Tenerife o Gran Canaria, deforman notablemente la voluntad de los ciudadanos de esa comunidad (y no, la culpa no la tiene en absoluto la “Ley d’Hondt”, por si no lo he dicho ya).

Quedan por resolverse las incógnitas de Asturias y Extremadura. En el primer caso, casi todo apunta a que gobernará el partido de Franciso Álvarez Cascos (FAC) con el apoyo del PP, por lo que también el PSOE dejaría de gobernar en una comunidad en la que lo ha hecho casi sin interrupción durante 28 años. En el segundo caso todo depende de Izquierda Unida, que hartos de hacer de tontos útiles del PSOE durante casi tres décadas podrían permitir que gobernara en Extremadura el partido más votado, es decir, el PP.

Dentro de nueve meses, en marzo del año que viene, tendrán lugar las elecciones autonómicas en Andalucía, y todos los sondeos apuntan claramente a una mayoría absoluta del PP allí donde, como en Extremadura y Castilla-La Mancha, ha gobernado sin interrupción el PSOE desde que existen las comunidades autónomas.

Y ese mismo día, si el Presidente Zapatero no dispone (o si no le hacen disponer) otra cosa habrán de tener lugar las próximas Elecciones Generales, que nadie duda que ganará también el Partido Popular, con o sin mayoría absoluta.

De cumplirse estos últimos pronósticos nos encontraríamos con un mapa del poder político radicalmente diferente al que teníamos hace poco más de dos años, cuando los socialistas además del Gobierno de España, tenían en sus manos los de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias en coalición con IU, Aragón con el apoyo del PAR, Galicia en coalición con el BNG, Cataluña formando parte del tripartito PSC-ERC-IC, y Baleares como parte de un gobierno hexapartito formado por … todos los partidos menos el PP.

Se podría decir que el día 1 de marzo de 2009 comenzó el principio del fin del dominio del PSOE en coalición o con el apoyo de cualquier otro partido que se le pusiera a tiro. Pues ese día tuvieron lugar simultáneamente las elecciones autonómicas vascas y gallegas, y si tras las primeras el PSOE, a pesar de quedar muy por debajo del PNV, consiguió hacerse con el Gobierno gracias al apoyo más o menos desinteresado del PP, en las segundas los populares volvieron a conseguir la mayoría absoluta que ha sido para ellos lo habitual en Galicia, dejando la etapa PSOE-BNG en poco más que una anécdota.

Luego vinieron las elecciones europeas de junio de 2009, en las que el PP sacó una ligera ventaja al PSOE (42% de votos y 23 escaños frente al 38% y 21 escaños). Y dos años después la debacle socialista en las autonómicas y municipales. De las autonómicas ya hemos visto cómo ha quedado la cosa. En cuanto a las municipales, basta con decir que de las 10 mayores ciudades españolas sólo Zaragoza tendrá alcalde del PSOE, eso sí con el apoyo de la Chunta Aragonesista (CHA). O que en Madrid, de 179 municipios, el PP ya gobierna en 139 mientras que el PSOE lo hace en apenas 20.

A la vista de los resultados autonómicos y municipales podría parecer que el PP ha aumentado espectacularmente su apoyo popular, pero esto no ha sido así en absoluto. En las anteriores elecciones municipales del 2007 el PP obtuvo el 36,01% de los votos mientras que en estas últimas ha conseguido un 37,53%. Es decir, apenas un punto y medio más. Igualmente en las elecciones autonómicas del pasado día 22 de mayo el avance del PP ha sido mínimo respecto de las de cuatro años antes. En la suma de las trece comunidades en las que había elecciones el PP ha obtenido el 46,03% de los votos, mientras que en 2007 el total fue de 45,38%, menos de un punto de diferencia.

Por su parte, el PSOE ha pasado de tener en 2007 el 35,31% de los votos en las municipales y el 36,97% en las autonómicas, a conseguir en 2011 el 27,79% y el 28,60% respectivamente. Es decir, una pérdida de aproximadamente 8 puntos en ambos casos.

Quiere esto decir que el PP está consiguiendo el poder municipal, autonómico y, próximamente, nacional, sin hacer ningún esfuerzo en particular, básicamente por el desgaste del PSOE que está perdiendo votos de modo masivo. Pero además en los últimos tiempos está entrando en juego un elemento casi novedoso, aunque ya funcionó un poco hace unos quince años, al final de la etapa de Felipe González. Y es que al PSOE le está dejando de funcionar esa estrategia tan elemental de la que lleva tirando dos o tres décadas consistente en anunciar como si se acercara una plaga bíblica: “¡Que viene la derecha!”

Esa estrategia, dirigida sin duda al cerebro reptiliano de los votantes, ha permitido al PSOE mantenerse en el poder más allá de lo que le correspondía en muchos ayuntamientos y comunidades autónomas, así fuera pactando con el mismísimo Diablo, que como es rojo no puede ser del PP. Y así hemos visto gobiernos bipartitos, tripartitos y hasta hexapartitos en los que supuestamente el PSOE llevaba la voz cantante pero en los que no dejaba de ser un rehén de sus socios. En casi todos los casos esos experimentos han terminado con la vuelta del PP (o de CiU) al poder tras una o dos caóticas legislaturas (casos de Baleares, Cataluña o Galicia).

A pesar del desprestigio en el que ha caído el Partido Socialista por su política de alianzas, aún pretende conseguir por medio de pactos a múltiples bandas, las que sean necesarias, desalojar del poder al Partido Popular allí donde éste ha ganado sin mayoría absoluta. A eso lo llaman “pactos de progreso”, “unión de las fuerzas progresistas” o cualquier otra cosa similar, dando por hecho que el PSOE es el progresismo encarnado y el PP la reacción por definición. Y cuando algún partido no acepta, como es el caso de UPyD, que ha cumplido su promesa de respetar las listas más votadas en todas partes, se convierte en blanco de sus iras.

Así hemos podido ver a Tomás Gómez echando pestes de UPyD por no haber apoyado a Pedro Castro, el casi eterno Alcalde de Getafe. Según el inefable Tomás “Invictus” Gómez el permitir con su abstención que gobierne en Getafe la lista más votada, que ha sido la del Partido Popular, convierte a UPyD en la “marca blanca del PP”. Curiosa forma de entender la democracia. Me gustaría saber qué opina entonces de que en muchos pueblos y ciudades de Extremadura haya sido Izquierda Unida la que, en la misma situación, ha permitido también que sea el PP el que gobierne. O en Coslada, sin irnos más lejos.

Lo que concluyo de todo esto es que el Partido Socialista ha abusado durante demasiado tiempo del burdo recurso de amenazar con la llegada de “la derecha”. Y cuando ésta ha llegado al poder los ciudadanos han visto que no era tan mala o, mejor dicho, que “la izquierda” no era necesariamente mejor allí donde gobernaba. Es posible que después de más tres décadas de régimen democrático se haya por fin llegado a un equilibrio, el natural en las democracias avanzadas de Europa, por el que los partidos de uno y otro signo ideológico se turnan en el poder sin grandes traumas. Dejando además hueco para otras opciones políticas que permitan superar el pseudobipartidismo que sufrimos, que no se diga que no barro un poco para casa.

Aunque también podría ocurrir que, con esa tendencia pendular que parece caracterizar al pueblo español, que lo mismo celebra la expulsión de un rey o una reina que la restauración en la persona de su hijo, tengamos que pasarnos los próximos veinte o treinta años oyendo al Partido Popular amenazar: “¡Que viene la izquierda! ¡Que viene la izquierda!” Y que encima, les funcione.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a ¡Que viene la izquierda!

  1. Luis Miguel dijo:

    Los partidos de uno y otro signo se turnan con naturalidad… menos los partidos bisagra como el PAR, que llevan en el gobierno desde que existen las autonomías, y aún tienen las pelotas de echar la culpa de lo que va mal “a Madrid” (que no sé quien será el señor Madrid) o a los catalanes. Y de otros no hablo porque desconozco, pero como entiendo que la exclusividad es muy rara en el universo, supongo que habrá otros PAR en otras comunidades, que además tengan los mismos lamentables y sectarios “tics” que el de aquí. Que para los que saben de política, esta clase de partidos seguro que son muy beneficiosos, porque garantizan la gobernabilidad y la alternancia. El propio PAR, después de dos legislaturas apoyando al PSOE, ahora acaba de apoyar al PP. Pero para mí, que soy un alma sencilla y con raigambre rural, los partidos como el PAR son un drama para la administración y la democracia, y eso que ellos llaman “estabilidad” en realidad se convierte en un “a mi no me sacan del sillón ni con agua caliente”.

    En fin, y no hablo más que me viene la acidez al estómago. Por si viene la izquierda. O la derecha.

  2. alexroa dijo:

    Efectivamente, están los que van, los que vienen, y los que siempre “están ahí”. El PAR en Aragón, Coalición Canaria en donde corresponde, etc … También había un partido en Baleares, en Mallorca concretamente, que parecía que siempre iba a estar ahí, el PSM. Sin embargo ahora todos sus dirigentes, empezando por “Sa Princesa” María Antonia Munar, están en la cárcel o de camino.

    • Luis Miguel dijo:

      Lo malo es que en algunas regiones, cuando se habla de lo sana que es la alternancia, no se tiene en cuenta que hay partidos que siempre están pegados al poder. Autonómico, comarcal, municipal, o lo que sea. Y no es cuestión de echarlos, que eso se hace en las urnas y los votos son los votos. Pero está bien recordar que, por ejemplo, en Aragón el señor Biel lleva casi 30 años en el gobierno y todavía construye un discurso en el que los responsables de todo son “los otros”. Al igual que sucede con PP y PSOE, es nocivo que ningún partido se erija en garantía de estabilidad, porque cuando uno pasa de las dos legislaturas en el poder (en muchos casos incluso antes) las alianzas estratégicas se convierten en clientelas. Si uno empieza a confundir los autobuses urbanos con los camiones de bomberos, o no distingue un billete de tranvía de una entrada de cine, quizá es una señal de que ha llegado el momento de dejar paso…

  3. alfonlong dijo:

    Pero es que no es exactamente lo mismo derecha e izquierda. En relación con eso de `que viene la derecha’ no puedo dejar de pensar en el segundo mandato de Aznar, de sus políticas de interior y exterior y de su íntima relación con ese gran tipo que fue George Bush. Si volviera algo parecido sí que sería para echarse a temblar. Yo jamás he vivido un período igual. No hace falta amenazar, simplemente recordar.

    La izquierda también la ha cagado bien, pensamos en el último González, pero cuando lo ha hecho ha sido por traicionar a sus principios. Aznar no traicionó nada, aplicó sus principios a rajatabla.

    Por cierto, se está oyendo hablar mucho de introducir reformas en la línea de las propuestas por UPyD: ya están hablando de suprimir diputaciones, centralizar competencias educativas (acaba de hablar Rubalcaba sobre la implantación de un examen central para opositores a profesores) y la Espe que se desmarcó el otro día planteando la introducción de listas abiertas en las elecciones (menudo sorpresón). Supongo que en UPy D os alegraréis.

    • alexroa dijo:

      Pues no, claro que no son lo mismo. ¿Quién dice que lo sean? Bueno, seguro que alguien lo dice, pero no soy yo. Lo que digo es que en España, dada su historia reciente, una guerra civil y una dictadura militar ultraconservadora y nacionalcatólica que duró 40 años, hay una anomalía respecto a los países de Europa, en los que se da una alternancia habitual y no traumática entre los partidos clasificados como “de derechas” y “de izquierdas”. Y que buena parte la gente que en España se dice “de izquierdas” parece creer que sólo “los suyos” tienen la legitimidad moral para gobernar porque “la derecha” es la representación del Mal. Esta burda visión de las cosas, que a mí me resulta asombrosa, especialmente cuando quien la mantiene es una persona culta e inteligente, parece que se mantiene por inercia, pero también parece que empieza a hacer aguas. Lo malo, malísimo, es que sea sustituida por la opuesta, y que “la derecha” supere sus complejos y juegue a lo mismo con “la izquierda”.

      Sobre la propuesta de Rubalcaba en principio me parece bien, ajustada a lo que propone UPyD. Pero la de Espe es una trampa para osos: la reforma que propone incluye la división de Madrid en circunscripciones, con lo que conseguiría que no tuvieran representación los partidos pequeños, como UPyD. Creo que voy a escribir un artículo sobre esto, porque veo que mucha gente está cayendo en la trampa. Y es que Esperanza Aguirre, como Rubalcaba, se las sabe casi todas.

  4. Pilar dijo:

    Pues que queréis que os diga… después del “funcionariazo” y del “pensionazo” va a funcionar mejor lo de “que viene la izquierda” Sólo espero, por el bien de este país, que el PSOE sea capaz de salvar algo los trastos, porque con la pérdida tan importante de votos, que son escaños, y es dinero, al fin y al cabo un megapartido burocratizado y clientelar puede llegar a desaparecer. Jajajajaja lo que más gracias me hace es que en próximas elecciones alguien diga: Qué viene UPyD y eso provoque un miedo atávico en los adversarios políticos por lo que significa de política ejemplarizante, de oposción crítica, de exigencia de transparencia, etc…

    • alexroa dijo:

      Al PSOE más le valdría refundarse, porque con los años se ha convertido en un partido amorfo, sin señas de identidad reconocibles. Decía Felipe González, por cierto, “que el PSOE es el partido que más se parece a España”. Y seguramente tenía razón, como en muchas otras cosas. Lo cual no deja de ser preocupante. A lo mejor lo que hay que refundar es España.

      Y lo de que viene UPyD ya lo estamos oyendo, aunque con otras palabras: “Estos son unos advenedizos”, “no saben de lo que hablan, sólo hacen demagogia”, “se creen que van a inventar la gasolina”, etc. Aunque nuestro mejor propagandista es el secretario general del PSM, Tomás Gómez, que, a pesar de que cada vez que abre la boca nos dé votos, estoy casi seguro de que no está a sueldo de UPyD como insinúan algunas malas lenguas.

  5. Pilar dijo:

    Me acabo de acordar de lo que alguien me dijo alguna vez: “cuando haya dinero, vota a la izquierda, pues ellos lo reparten mejor; pero cuando vengan las vacas flacas vota a la derecha ya que son mejores gestores y creadores de riqueza”.

    No obstante, para que nos demos cuenta de lo estupido de esta disyuntiva: yo personalmente me considero una persona “de derechas” en cuanto a políticas económicas ya que soy liberal; y sin embargo, en otras cuestiones mucho más personales/morales me considero “de izquierda” (aborto, matrimonio de homosexuales, laicidad del Estado)

    • alexroa dijo:

      Pues sí, es una disyuntiva bastante estúpida. Yo hace tiempo que ni me molesto en considerarme una cosa u otra y que ni siquiera creo que esa distinción tenga mucho sentido hoy en día. Ya escribí sobre eso una serie de cuatro post titulada “Ni de izquierdas ni de derechas, sino todo lo contrario” el pasado septiembre, por si tienes curiosidad.

  6. manuel ruiz dijo:

    Alex, yo siempre te he visto bastante de derierdas, ya ves. En cuanto a ZP y sus logros, te digo lo de siempre: ya le queda menos, hay que tener un poco de paciencia, en cuanto ponga a la UE en más serios aprietos y logre desestabilizar la OTAN acaba y se retira.

  7. manuel ruiz dijo:

    Ves lo que te (os) decía, una de tus dudas en el artículo (Extremadura) ya no es tal. Gobernará el PP. No me parece ni bien ni mal, pero tampoco creo que la solución de España pase porque el PP vaya a ser “dueño y Señor”. Ya sabemos como funcionan

    • alexroa dijo:

      Ya me imagino que si pensaras eso estarías con el PP, y no donde estás (donde estamos). Pero me parece un síntoma de salud política que hayamos superado la fase del “cordón sanitario”, y no porque crea que el PP es mejor que el PSOE, no se trata de eso. En realidad lo que yo creo es que el PP es peor que el PSOE que a su vez es peor que el PP.

  8. Comprar Pagina Web dijo:

    Esta claro que hoy en dia el psoe se peor que el pp y no es que este sea mucho mejor pero al menos despues del varapalo que se van a llevar van a tener k dar lo mejor de si para ganarse otra vez los votos que tenian antes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s