Para un filete, no vamos a empezar el elefante


Ese era el final un viejo chiste. El de un graciosillo que va a un restaurante y pide un filete de elefante. El camarero lo mira impávido, no dice nada, se va hacia la cocina, y al cabo de un rato vuelve y le dice al graciosillo: “Que no va a poder ser. Que dice el maître que para un filete no vamos a empezar el elefante”.

Ya sé que no es un chiste muy bueno, pero me ha venido a la mente estos días a cuenta de la reforma constitucional que se ha propuesto sacar adelante el Gobierno de Zapatero con ayuda del Partido Popular, por imposición europea, y de modo precipitado y chapucero.

La reforma ya ha superado el primer trámite, la aprobación por el Congreso de los Diputados. Luego tendrá que ser aprobada por el Senado y, si no se consigue que 35 diputados soliciten un referéndum y el día 20N se coloque una tercera urna, tal y como han pedido UPyD, IU y algún otro partido, además de los sindicatos UGT y CC.OO. y el movimiento 15M, no se consultará a los ciudadanos españoles sobre la reforma, que no es la primera a la que se somete la Constitución, pero casi. Pues hasta ahora sólo se ha hecho una, en 1992, consistente en añadir las palabras “y pasivo” al artículo 13.2 sobre el derecho al voto de los extranjeros, para cumplir con el tratado de Maastricht.

El caso es que, como se suele decir, “se ha abierto el melón” de la reforma constitucional, una expresión que no me gusta mucho, y menos aplicada a la Constitución. Y es que yo, al igual que el Dalí de la película de Woody Allen “Midnight in Paris” veía un rinoceronte, lo que veo cuando hablamos de la Constitución es un elefante.

Y mira que me gusta el elefante. Casi podría decir que es mi animal totémico (mejor no entrar en detalles sobre esto). Un animal magnífico, de muy larga vida si no se le da caza, lento y parsimonioso, noble y digno, incluso aunque le obliguen a actuar como payaso de circo en ocasiones.

Y eso es lo que me parece que le está pasando a nuestra Constitución del 78, que si bien está a punto de cumplir la respetable edad de Cristo, 33 años, el segundo periodo democrático constitucional más largo de la historia de España, me temo que está siendo tratada como esos elefantes de circo por quienes deberían ser sus guardianes, pero actúan como sus carceleros. Por quienes fingen respetarla y se resisten al máximo a cambiar su letra, pero que se burlan de su espíritu y, cada vez con menos disimulo, la vacían de contenido o la reforman (mejor dicho, deforman) con leyes que tienen o al menos deberían tener un rango inferior, como son los estatutos de autonomía.

A este indigno espectáculo estamos asistiendo atónitos durante los últimos años. Se nos dice que la Constitución es intocable pero realmente no se la respeta. Y ahora que, forzados por los acontecimientos y por quienes de verdad mandan en Europa, si es que hay alguien que realmente lo haga, se va a cambiar el texto de un artículo, a quienes no se respeta es a los representantes de los ciudadanos, pues al Congreso de los diputados se le ha presentado algo que se ha negociado fuera de él, ni tampoco a los propios ciudadanos, a quienes no se va a consultar en referéndum.

El caso es que yo tengo mis dudas con ese referéndum. Si se convocara, que no creo, votaría a favor de la reforma, pues me parece de sentido común que se limite el déficit, aunque no estoy seguro de que deba tener rango constitucional. Sobre eso he leído varios artículos estos días, firmados por expertos en la materia, y me he quedado más o menos igual, me parece una cuestión excesivamente técnica para el común de los mortales.

En cambio hay otras muchas cuestiones sobre las que sí tengo una opinión más clara, y creo que como yo otros muchos ciudadanos. Y ya que hemos empezado el elefante, sería un buen momento para acometer una reforma constitucional a fondo. ¿Y cuáles serían esas reformas? Pues las que UPyD lleva proponiendo desde su fundación, hace casi cuatro años, y que se pueden encontrar resumidas en el último post del blog de Rosa Díez:

“… reforma del modelo territorial del Estado, recuperando el Gobierno central algunas competencias imprescindibles para garantizar la competitividad y la cohesión de España y la igualdad de todos los españoles, tales como Educación y Sanidad; o la reforma de la Ley Electoral; o la reforma del Tribunal Constitucional, para conseguir que sea un órgano independiente y deje de estar al servicio de los partidos; o el sistema de elección del fiscal general, para que represente al Estado y no al Gobierno de turno; o la supresión de la primacía masculina en la sucesión de la Corona; o la supresión de las diputaciones provinciales

Pues eso, que hay que tunear al elefante por completo, no ponerle una eurotirita. Y respetarlo de verdad, tuneado o no, y no fingir que lo hacemos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para un filete, no vamos a empezar el elefante

  1. andres291 dijo:

    Buena entrada. Yo, sinceramente, si hubiese referéndum votaría en contra, y no porque considere que no sea necesaria esta reforma, sino por varias razones, empezando porque no considero que sea necesario modificar la Constitución para esto, una ley de rango inferior a la Constitución sería suficiente; el borrador que se emitió no me convence del todo; la hipocresía de Zapatero y Rajoy (aunque Rajoy sí que proponía una reforma parecida a esta) al tener que esperar a que la señora Merkel nos diga lo que tenemos que hacer, y no hacerlo cuando otros españoles en el Congreso se lo estaban pidiendo; por no dar la posibilidad al pueblo de oponerse a la reforma Constitucional, y más todavía sabiendo que ellos son los “representantes del Pueblo”.

    Y en cuanto a la polémica de la reforma hay que tener en cuenta que engloba aspectos bastante complejos en los que mezcla el Derecho y la Economía junto a las administraciones, por lo que se forma un cacao que ni teniendo estos conocimientos es del todo fácil de comprender. Y aunque sé que la soberanía nacional pertenece al pueblo y así considero que debe ser. Hay cosas, principalmente comentarios de los ciudadanos, que me invitan a pensar que es peligroso el voto de los ciudadanos, vivimos en una democracia formal en la que haciéndole un par de retoques podría ser casi perfecta pero que no se refleja en la realidad. El ciudadano medio no tiene conocimientos amplios sobre lo que sucede en el Congreso ni en el Gobierno ni tampoco sobre los asuntos que tratan, me entristece leer comentarios de gente que parece saber mucho y no sabe casi nada, o gente que se nota que no sabe casi nada y vive engañada, no son pocos, ni pocas las personas que no tienen conocimientos suficientes sobre estos temas, por eso lo veo algo peligroso.

    Como dije en mi propio blog, no creo que exista una democracia real porque los votantes no tienen un interés suficiente en la política y asuntos relacionados, muchos viven engañados por los medios o por gente que les dice cosas que pueden ser realmente falsas, y en mi opinión, deberia despertarse un interés en la población por la política, hacer todo lo contrario de lo que los dictadores quieren, que es que el pueblo no hable de política, y es algo que casi sucede en España hoy en día, habemos unos cuantos que sí nos interesamos, pero una gran mayoría no lo hace, y lo poco que hace es recibir información terjiversada.

    Perdón por tanto texto, que casi supero lo que tú has escrito. Saludos.

    • alexroa dijo:

      En todo caso, ya está claro que no va a haber referéndum, por lo que es un debate que no lleva a ningún lado lo que hubiéramos votado en él. Además, cuando se convocan, las preguntas suelen ser muy complicadas, con lo que la mayoría de la gente se queda en que hay que votar lo que diga “su” partido. Así pasó con el último, el de la Constitución Europea, que en España salió mayoritariamente que sí, aunque luego no sirvió de nada por la negativa de otros países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s