¡Porque él (Rubalcaba) lo vale!


Desde que fue designado candidato a Presidente del Gobierno por el Partido Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba y su equipo están dedicando ímprobos esfuerzos a la tarea de “vender el producto”. Primero fue aquello de “Rubalcaba {escuchar hacer explicar”, que no sé si es un eslogan, una declaración de intenciones o unas instrucciones de uso (y disfrute). Y lo último, por ahora, un vídeo que comienza con una voz femenina declamando el último y no muy currado eslogan, “Rubalcaba, sí”, y continúa con una serie de ciudadanos recitando las virtudes del candidato: “Porque tiene ideas y propuestas” … “Porque toma decisiones” … “Porque soluciona las cosas difíciles” … y así unas cuantas más. Una de las cuales, por algún motivo, me resulta muy chocante: “Porque es muy listo”.

Y es que eso de que digan de uno que es “muy listo” no es necesariamente un elogio. Si se enuncia con determinado tono es más bien lo contrario, lo mismo que si sustituyéramos  “muy” por “un” o por “menudo”. Aunque desde luego que en el vídeo en cuestión el tono es indudablemente elogioso, faltaría más. Suena así como los anuncios de la famosa marca de cosméticos: “Porque él lo vale”.

Y es que parece que eso es para todo lo que da hoy en día el otrora hegemónico Partido Socialista Obrero Español. Para ofrecer un candidato con mucha experiencia y muy listo, sí, pero al parecer para nada más. Habrá que ver la campaña propiamente dicha, pero hasta ahora llama poderosamente la atención el que se intente desvincular a Rubalcaba no sólo del gobierno de Zapatero, del que ha sido parte esencial durante los últimos cinco años, sino aún del propio Partido Socialista, al que Rubalcaba pertenece desde hace casi cuarenta años y con el que ha desempeñado importantes cargos públicos durante los últimos treinta.

Ni el nombre del partido ni el logo del puño y la rosa aparecen en el cartel o en el vídeo. La única referencia al PSOE, y de modo indirecto, es que se mantiene el color rojo corporativo. Y es que cambiarlo por casi cualquier otro, fuera el azul, el verde, el naranja o el magenta, hubiera supuesto ir un paso más allá de la negación del Partido Socialista y de su historia, pues parecería que se está pidiendo el voto para otro partido. Queda libre el color negro, me parece, que además creo que le va bastante bien a Rubalcaba, y más en estos días, pero imagino que a sus expertos en marketing no les parecería buena idea.

Podría pensarse que esto es algo coyuntural, para salir del paso, y que el PSOE volverá por sus fueros en poco tiempo, desplazando al PP como partido hegemónico, pero a mí me da que no es así. Y que la impresión de que el PP y PSOE están igualados en una especie de “empate infinito” que los habrá de llevar a alternarse en el poder inexorablemente cada ocho años es engañosa.

Para comprobarlo no hay más que echar un vistazo a los resultados electorales de ambos partidos en estos treintaypico años de democracia. Como las elecciones generales de 2008 quedan muy lejanas, y según la totalidad de los sondeos los resultados que obtendrían actualmente PP y PSOE serían muy diferentes de los de entonces, nos fijamos en los resultados de las elecciones municipales, desde las primeras, allá por 1979, hasta las últimas, del 22 de mayo de este año 2011.

De un rápido vistazo se puede observar cómo el PSOE, desde su máximo en 1983 hasta la actualidad ha perdido una gran cantidad de votos, mientras que el PP, desde esa fecha (una vez desaparecida la UCD) también ha aumentado mucho. En ambos casos se puede observar que hay altibajos, correspondientes a los ciclos en los que más o menos ambos partidos se han ido alternando en el poder.

Para hacerse una mejor idea de las tendencias a largo plazo en cualquier serie temporal, eliminando los ciclos cortos, se suelen usar las medias móviles. Consiste esto en asignar a cada valor la media de él mismo y de un número determinado de valores anteriores y posteriores. En este caso tomamos una media móvil de tres términos para los dos partidos, de modo que a cada convocatoria electoral le asignamos la media de ella misma, de la anterior y de la posterior. Así, en la columna del año 1991 para el PSOE, en la tercera fila (M.M. 3 PSOE) aparece el valor correspondiente a sumar los resultados de 1987, 1991 y 1995, y dividirlo por tres. Esto se hace para todos los valores salvo para los de los extremos, donde se toma la media sólo de dos valores, pues sólo tienen un vecino, a la derecha o a la izquierda.

Con este sistema suavizamos bastante la gráfica y podemos observar mejor la tendencia a largo plazo. Veamos cómo queda:

Se puede observar cómo el PSOE, tras el importante crecimiento que le llevó a ser el partido hegemónico en los ochenta, cuando gobernaba en casi todas las instituciones posibles, comenzó un lento declive en el que sólo hubo un ligero repunte a primeros de la pasada década, continuando luego la línea suavemente descendente. Y en cuanto al PP, que a finales de los 70 era un pequeño partido a la derecha de la UCD, ha ido creciendo de modo continuo, aunque cada vez más despacio, situándose por encima del PSOE a finales de los 90 y aumentando desde entonces la distancia con él.

Esto contradice la idea generalmente extendida de que el PP siempre tiene los mismos votos y que si gana a veces es porque para el PSOE hay mucha variación y menos fidelidad de sus votantes. No es que esto no sea cierto, pero sólo es una parte de la explicación, y sólo es una buena aproximación a corto plazo, una década o poco más. Porque en el plazo de algo más de tres décadas del actual régimen democrático la tendencia es más que evidente: unos suben de modo continuo y otros bajan también de modo casi continuo. En la gráfica de las elecciones generales también se observa esta tendencia, pero habrá que esperar hasta el 20N para confirmarla (y tengo pocas dudas de que lo hará).

Este post empezaba glosando la campaña del candidato Rubalcaba y su aparente desvinculación de las señas históricas del PSOE, y ha terminando con la evolución durante estas últimas décadas de este partido comparada con la de su gran rival. Parecen temas diferentes, pero yo creo que tienen mucha relación. Y que la crisis del modelo  socialdemócrata que tanto aportó a Europa en pasadas décadas, a partir de la Segunda Guerra Mundial, y que llegó a España con veinte o treinta años de retraso, no es algo coyuntural.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¡Porque él (Rubalcaba) lo vale!

  1. Gallego Chapapoteado dijo:

    Creo que los datos de la primera gráfica estan confundidos. Y es muy interesante lo de MM3, aunque sería mejor explicarlo antes de ponerlo, pues desconcierta un poco. Y en la gráfica final se echan en falta los datos de los votos de UCD, que se sumaron a AP para formar el PP. ¿Sugiere este Post que UPyD subirá con votos de gente que antes votaba a los socialistas?

  2. Alejandro dijo:

    El actor Jesús Bonilla, en un monólogo decía de un tipo bastante sinvergüenza:

    “Ese es un listo, sí, pero con acento en la S”

    Igual eso es lo que es Rubalcaba un listo con acento en la s. O sea un lissssssto.

  3. alexroa dijo:

    Sólo hay una gráfica con dos curvas, así que no sé bien a qué se refiere. Efectivamente hubiera sido mejor explicar lo de las medias móviles antes de poner los valores, pero bueno, creo que no es un problema grande. En cuanto a que los votos de UCD se sumaron a los de AP para formar el PP creo que no es muy correcto.

    Cuando la UCD se hundió, en 1982, el PSOE subió espectacularmente, del 30% que tuvo en 1979 al 48% de 1982, es decir, 18 puntos.

    También AP (que cambió de nombre a PP en 1989, varios años después) subió muchísimo, del 6% de 1979 (entonces se presentó como parte de Coalición Democrática) hasta el 26%, 20 puntos.

    La UCD, por su parte, bajó desde el 34% hasta el 7%, es decir, perdió 27 puntos. Es posible que la mayor parte fueran a parar a AP, pero evidentemente no todos, pues AP subió 20 puntos, no 27. Otra parte iría a parar al PSOE, sin duda, lo mismo que algunos políticos de UCD se pasaron a ese partido, entre ellos Fernández Ordóñez. Y una pequeña parte se la quedó el CDS de Suárez, que en 1982 consiguió el 3%.

    El PSOE ganó también votos seguramente del PC, que pasó de casi el 11% a apenas el 4%. Otros muchos partidos de extrema izquierda, como el PTE y la ORT, casi desaparecieron entre 1979 y 1892 .

    Por otra parte, en 1979 la Unión Nacional de Blas Piñar tuvo en 1979 un 2% y en 1982 un 0,5%. La diferencia pudo ir a parar a AP, y muy probablemente así fue.

    En resumen, en 1982 PSOE y PP crecieron, absorbiendo votos de su izquierda y de su derecha, respectivamente. En cuanto a los de UCD, la mayoría fueron a parar a AP y al CDS, pero una parte menor, quizá un tercio o un cuarto, fue a parar al PSOE. En elecciones sucesivas el CDS subió, pero a costa del PSOE.

    Y sobre UPyD este post no sugiere nada, pues hablo de tendencias a largo plazo, de décadas, y UPyD sólo tiene cuatro años, por lo que no se le puede aplicar un estudio así.

  4. David dijo:

    “Porque es muy listo” (Y vosotros, pobres ignorantes, que no conocéis el significado de la palabra inteligente por tener demasiadas sílabas y por eso no la podemos usar en esta frase, le tenéis que votar). Es lo que yo entiendo en ese anuncio. Me lo tomo como un insulto.

  5. Pilar dijo:

    Después de ver los espectaculares resulatados de las pasadas elecciones municipales y autonómicas, no estaría de más plantearse si un “elefante” como el PSOE puede sobrevivir a un descenso drástico de votos.

    Los escaños son dinero, son cargos en instituciones públicas o semi-públicas, son en definitva la gasolina de la máquina ¿Con cuanta puede seguir funcionando es lo que está en juego?

    No es decabellado pensar que el Sr. ZP aparte de poner en entredicho la sostenibilidad de España a medio plazo, también ponga en entredicho la continuación del PSOE como partido nacional, alternativa/alernancia al PP

    Espero la cita del 20N con verdadera curisosidad y después quedará por ver quienes son las ratas que abandonan primero el barco naufragado

  6. Ri dijo:

    Alejandro, no entiendo la posición de UPyD en el asunto del techo de endeudamiento, constitucionalizado la semana pasada (ya disculparás, este comentario no tiene nada que ver con el post, pero creo que no has sacado el tema anteriormente). Siempre clamando por pactos de estado entre PP y PSOE y ahora que los dos se unen los critica y vota en contra. Y, aunque por razones distintas, se pone del lado de IU ¡y los nacionalistas!. Fascinante. Es un chapuza lo de la Constitución, pero parece que era necesario, ¿no?. Ya sabemos que PP y PSOE sólo cambian la Constitución cuando les parece y les interesa, y que UPyD lleva pidiendo otras reformas que no han sido tenidas en cuenta, pero esa no es razón para votar en contra de algo “necesario”, por muy chungas que sean las formas del dúo. Creo que UPyD se equivoca y se pringa de populismo. Y en el fondo se dan cuenta de ello: Díez se ha sumado a la solicitud de referendun de IU, pero no he hay noticia de ello en la web de UPyD.

    • alexroa dijo:

      Yo tampoco lo entiendo, la verdad. Creo que habría que haber votado a favor, aunque se afease el procedimiento por el que se llevó a cabo la reforma. No siempre se acierta, ciertamente.

      • manuel ruiz dijo:

        Una precisión: UPyD no ha clamado siempre por pactos entre PP y PSOE, sino por hacer una política nacional con sentido común. Es obvio que PP y PSOE pactan muuuuuchas veces, exactamente tantas como les interesa para mantener el cotarro como está. Así que llegado una ocasión como esta, en el que todo está, como siempre, “atado y bien atado” puede ser también un buen momento para decir: “así no”. Es otra forma de verlo ¿no?

      • alexroa dijo:

        Aún así, creo que se debería haber votado a favor o abstenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s