El fin de una era


La reforma por vía de urgencia de la Constitución del 78 ha coincidido en el tiempo con el anuncio de la jubilación de uno de sus siete padres, el veteranísimo Manuel Fraga, próximo a cumplir 89 años, 60 de los cuales ocupando cargos públicos, casi todos los posibles, salvo aquel que nunca pudo conseguir por más que lo intentó, el de presidente del Gobierno de España.

De los siete padres de la Constitución dos han fallecido ya, Gabriel Cisneros y Jordi Solé Tura. El resto está apartado de la política desde hace más o menos tiempo: Miquel Roca dedicado a su despacho de abogados, como José Pedro Pérez Llorca; Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón a cosas variadas, desde tertulias hasta publicaciones académicas; y Gregorio Peces-Barba, ya jubilado de su cargo de rector de la Universidad Carlos III, y que tuvo un breve y no muy lucido cargo político en la primera legislatura de Zapatero como Alto Comisionado para el Apoyo a las Víctimas del Terrorismo.

Todos ellos, salvo Manuel Fraga y Solé Tura, eran sorprendentemente jóvenes cuando redactaron la Constitución. Nacidos entre 1938 y 1940, tenían por tanto entre 38 y 40 años cuando terminaron de elaborarla y fue sometida a referendum, el 6 de diciembre de 1978. Actualmente Roca, Pérez Llorca, Herrero y Peces-Barba tienen algo más de 70 años, una edad estupenda para jubilarse, salvo que seas Manuel Fraga, al que le ha costado un poco decidirse.

De la misma quinta o algo mayores, son los otros protagonistas de la transición, todos ellos ya retirados o fallecidos: Adolfo Suárez, tristemente perdido en sus propias tinieblas; Calvo Sotelo, que ya nos dejó hace tres años, lo mismo que Marcelino Camacho, el año pasado; Felipe González, a punto de cumplir 70 años y con pinta de pasárselo en grande y de estar muy satisfecho consigo mismo; Alfonso Guerra, el último nostálgico de Rodiezmo, que tras 34 años como diputado en todas las legislaturas de la democracia ha anunciado su retirada; Nicolás Redondo padre, jubilado hace ya varios años. Hasta Juan Carlos de Borbón, a sus 73 años, se está retirando progresivamente de la vida pública, dejando a su hijo Felipe un mayor protagonismo.

Parece muy apropiado que la crisis total del régimen institucional del 78, que eso es lo que tenemos y lo que ha sacado a la luz la profunda crisis económica, el desastre en que se ha convertido el desorbitado, absurdo e ineficiente sistema de instituciones españolas, que hace aguas por todas partes a ojos vista sin que los máximos responsables sean capaces de ir más allá de ponerle tiritas y vendajes en vez de recurrir a la cirugía mayor que sería necesaria, parece muy apropiado, decía, que el fin de esa era inaugurada por la Constitución del 78 coincida con la retirada de sus principales creadores o promotores.

Ahora sería necesaria una nueva generación de políticos con el nivel intelectual de aquellos y, a ser posible, una mejor visión de futuro, pues gran parte de los problemas que padecemos ahora se deben al deficiente diseño de partida, que quizá confió demasiado en la buena voluntad de todos al no establecer topes a las competencias que el Estado podía transferir a las comunidades autonómas, lo que combinado con el respeto a los llamados “derechos históricos” y la alegría del “café para todos” fue toda una invocación al desastre. Al desastre en que nos encontramos ahora, quiero decir.

Y mientras tanto, cercano a cumplir los cien fumadores años, ahí sigue Santiago Carrillo, que a este paso los va a enterrar a todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El fin de una era

  1. Maruja dijo:

    En cuanto me descuido tengo un atraso de lectura tremendo, y éso no está bien. Pero tengo que decirte que me ha gustado mucho este artículo, sobre todo esa mención a Adolfo Suárez “tristemente perdido en sus propias tinieblas “, quizás porque me suena a poesía pura y dura. Pregunto si Carrillo es el primero que aparece en la silla de ruedas, ya sabes lo mala fisonomista que soy. Un abrazo

  2. manuel ruiz dijo:

    Yo en el 78 tenía ya 20 castañas, y me acuerdo de la Ley de Reforma Política, del referendum de la constitución (por cierto, una de las dos votaciones coincidió con un extrordinario concierto de Rory Gallager en Madrid, y ese día cumplía 30 años. ¡Menudo viejo me pareció! Esó sí, le cantamos el cumpelaños feliz y tocó diez temas más).
    Lo que si recuerdo perfectamente pese a mi juventud (de entonces, claro) es la sensación de que Fraga y Carrillo “sujetaron” a las mil maravillas a sus huestes, algo que parecía imposible entonces, en una España por reconciliarse. La legalización del PC … aquella comparecencia de Don Santiago con la bandera rojigualda detrás ….. ¡qué lástima comparando con el ambiente de hoy!
    Por cierto, según declara habitualmente Carrillo su médico le tiene terminantemente prohibido dejar de fumar ¡Oh tempora, oh mores!

  3. Pilar dijo:

    Creo que fue Jefferson quien dijo que ninguna ley debía sobrevivir a la generación de quienes la hubiesen redactado/promulgado/aprobado… el mundo y nuestro país ha cambiado mucho en estos treinta y pico años, no así nuestra Ley de Leyes, ya va siendo hora, que muchos de nosotros ni teníamos edad para votar en el referundum que la refrendó.

    Y que no me hablen de igualdad mientras no abolamos la Ley Sálica, que el movimiento se demuestra andando y no con Ministerios.

    Por lo demás, un apunte, yo creo que si quieres vivir muchos años, no tienes más que ser comunista y fumar muchííííísssssiiiiimmmmmmoooooo y a las pruebas me remito: Carrillo y Fidel Castro van camino de enterrarnos a todos ¡Qué naturalezas, madre mía!

    • alexroa dijo:

      Eso es que Jefferson era un gran sabio. La Constitución americana lleva casi dos siglos y medio en vigor, con unas cuantas enmiendas, pero es que es un texto muy genérico, y muy corto en relación a la Constitución española (y no digamos respecto al Estatut de Cataluña).

      Y Fidel Castro lleva camino de batir todos los récords de dictadores, e incluso de Jefes de Estado. Lleva ya 52 años en el puesto, aunque ahora el título lo tenga su hermano. Creo que sólo le gana Isabel II de Inglaterra, que va para los 60 años en el trono.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s