Un titular engañoso


El pasado 12 de septiembre Fernando Garea publicó en el diario El País un artículo titulado “El 20-N atenuará el bipartidismo de las dos últimas legislaturas“, artículo que realmente era una creativa interpretación de la última encuesta encargada por ese diario a su empresa demoscópica habitual.

El texto comenzaba con unas afirmaciones contundentes: “El malestar ciudadano con los dos grandes partidos tendrá reflejo en el próximo Parlamento; especialmente, el generado contra el PSOE. Las elecciones generales del 20 de noviembre atenuarán el bipartidismo acentuado de las dos últimas legislaturas, según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS“. Pero claro, como estaba ilustrado con el gráfico que incluyo aquí, el engaño saltaba enseguida a la vista.

Lo que dice la encuesta de Metroscopia, como todas las demás encargadas por los grandes medios de comunicación, es que el PSOE va a sufrir un batacazo espectacular, perdiendo 13 puntos, casi un tercio de los que consiguió en 2008, mientras que el PP va a subir casi 5 puntos, hasta el 44,8%, que es un resultado ligeramente mejor que el que obtuvo Aznar en el año 2000, el de la mayoría absoluta.

Pasar de esa evidencia a que “se va a atenuar el bipartidismo” no es demasiado grave, pues es una afirmación literalmente cierta, aunque engañosa en su formulación. Pero  decir que esos datos implican que “hay un malestar ciudadano con los dos grandes partidos” es de una desfachatez inaudita. Vale que en seguida lo matiza con eso de “especialmente, el generado contra el PSOE“, y que al final del artículo concluye que “de los dos grandes partidos, el que obviamente pierde más votos en favor de esas dos formaciones [IU y UPyD] es el PSOE“. Pero aún así, el mensaje está lanzado, en el titular y en la primera frase del artículo, por si cuela.

Pero mire, señor Garea, la lectura correcta de esa encuesta es que los españoles están hartos (y mucho) de uno de los dos grandes partidos, ese que ha perdido casi la totalidad de las comunidades autonómomas en las que gobernaba, además de centenares de ayuntamientos, en las últimas elecciones; ese que está a punto de pegarse el mayor batacazo de la historia de la actual democracia en las próximas elecciones generales. Y, en cambio, parece que el otro partido grande no sólo no sufre desgaste sino que prosigue su camino ascendente, que le puede llevar de aquí a unos pocos meses a gobernar en la inmensa mayoría de las instituciones de España, algo que hasta ahora nunca había conseguido.

Esa manera de utilizar los datos estadísticos, como si el hecho de incluirlos en un artículo lo hiciera más riguroso y científico, es propia de quien no entiende los números. O de quien sí los entiende, pero pretende engañar a otros, que me parece que es más bien este caso. Porque para generalizar un dato tiene que haber un número mínimamente grande de observaciones. Por ejemplo, si diez personas se ponen a dieta y nueve de ellos pierden 10 kilos y el décimo gana 5, sí que se puede decir que  esas personas han adelgazado, así, en general, aunque haya una excepción (que por cierto, eso de que “la excepción confirma  la regla” es una tontería de esas que perduran y se hacen fuertes, pues lo que hace la excepción es “poner a prueba la regla”, que es parecido pero no lo mismo que “probar la regla”, que a su vez se parece a “confirmar la regla”).

Pero si sólo tenemos dos partidos y uno cae estrepitosamente y el otro sube de modo importante, sólo desde la cortesía y/o la camaradería se podría entender que se dijera que ambos han perdido votos. Como en aquel relato que leí sobre dos exploradores ingleses, escrito por uno de ellos pero siempre usando la primera persona del plural, con extremada cortesía británica, hasta el punto de llegar a narrar que tuvieron que permancer acampados una semana en el mismo sitio sin moverse “porque uno de nosotros padecía disentería”.

Pues eso, que uno de los dos grandes partidos padece disentería, pero el otro aparenta estar más sano que una manzana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anumerismo, Política nacional y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un titular engañoso

  1. David dijo:

    Lo podría haber titulado “hacia el monocolor”, o siendo poético Spain’s Blues. (por lo triste del asunto, más que nada)

    • alexroa dijo:

      Pues sí, el caso es negar la realidad. En cualquier caso la mancha magenta va creciendo, de momento a costa del rojo, pero seguro que en futuro también a costa del azul.

  2. Pilar dijo:

    En cuanto el azul gobierne 3-4 años también habrá desencantados que se unan a la marea magenta. Es curioso pero es un partido que se va nutriendo de gente con hartazgo de lo mismo, de lo de siempre, del no hay otro remedio. De todas formas, me parece que de verdad todos damos por hecho una victoria aplastante del PP que puede no ser tan aplastante.

    Pero Alex, tampoco me parece tan desencaminado el titular: el PSOE pierde votos que no se lleva en su totalidad el PP, y los “pezqueñines”, principalmente los no nacionalistas, pueden ir tomando consistencia como fuerza política para pactos puntuales e incluso para una hipotética formación de Gobierno. Para mi eso es sano, que se tengan en cuenta a la variedad del voto ciudadano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s