Reflexiones en el cuarto aniversario de UPyD


29 de septiembre de 2007. Fecha oficial de fundación del nuevo partido político Unión Progreso y Democracia. Cuatro años ya. Un ciclo electoral completo, una serie discontinua de éxitos, poco pasado, un presente bastante sólido y todo un futuro por delante.

Desde el primer día, quienes nos embarcamos en la aventura de UPyD, tuvimos bien presente que se trataba o, mejor dicho, que tenía que tratarse, de Un Partido Diferente. Pues hacer lo que los demás y crear Un Partido Como Todos no tenía ningún interés. Para eso nos hubiéramos apuntado a los ya existentes.

Durante estos cuatro años hemos demostrado de sobra que, desde el punto de vista de nuestra actuación hacia fuera, sí que somos Un Partido Diferente. Aunque quizá esa diferencia se ha diluido un poco últimamente al forzar las circunstancias a los dos grandes partidos a adoptar, generalmente tarde, mal y sin convicción, algunas de las medidas que nosotros llevamos proponiendo cuatro años.

Pero, ¿y hacia dentro del partido? ¿En qué medida somos aún Un Partido Diferente de los demás? Pues tenemos unos estatutos, unos órganos directivos, consultivos y ejecutivos, una organización territorial, personal a sueldo, locales, cargos políticos, asesores … En fin, todo lo que ha de tener cualquier partido político para cumplir con su labor. Así que, ¿dónde está la diferencia realmente? ¿En que el funcionamiento de UPyD es más democrático que el de otros partidos porque, por ejemplo, cualquier afiliado se puede presentar a cualquier cargo sin necesidad de avales?

Bueno, esas cosas están muy bien, no hay duda para mí. Pero también para mí son sólo un aspecto de la cuestión. Y la cuestión es que la diferencia esencial no la marcan los estatutos, los organigramas ni los reglamentos. La diferencia esencial con otros partidos tiene que estar en los usos y costumbres, en lo que no está escrito. En nuestro comportamiento intelectual, ético y estético, en definitiva.

Porque un partido político en el que los afiliados siguieran acríticamente a sus líderes, por muy brillantes que estos fueran, no podría presumir de ser Un Partido Diferente.

Porque un partido político en el que se premiase desde la Dirección la ciega sumisión mencionada anteriormente, tampoco podría ser Un Partido Diferente.

Porque un partido político en que se buscase el medro personal en vez del servicio a los ciudadanos, desde luego que no podría decirse que es Un Partido Diferente.

Porque un partido político en el que sus afiliados aceptasen convertir sus normas internas en papel mojado, interpretándolas en un sentido u otro, o simplemente saltándoselas en función de las circunstancias, para nada se podría considerar que es Un Partido Diferente.

Porque un partido político en el que las intrigas, falsedades, manipulaciones, medias mentiras y medias verdades tuvieran campo libre para crecer y desarrollarse, en absoluto podría presentarse como Un Partido Diferente.

Porque un partido político que negara el pan y la sal a sus adversarios y se considerara único depositario de la Verdad, que se opusiera por sistema a las propuestas de aquellos que gobiernan sin entrar a valorarlas sin prejucios, no encajaría de ningún modo en el ideal de Un Partido Diferente.

Porque un partido político que se convirtiese en una agencia de colocación para sus afiliados, en el que se fomentase la selección negativa, aquella que promociona a los más sectarios por delante de los más capaces, bajo ningún punto de vista podría considerarse que es Un Partido Diferente.

Porque, en definitiva, un partido político que se convirtiese en un fin por sí mismo en vez de en un medio para conseguir unos objetivos, sin el más mínimo resquicio de duda ya no sería Un Partido Diferente. Sería Un Partido Como Todos, una agencia de colocación, un nido de sectarismo, y un campo abierto para la hipocresía, la falta de respeto a las normas, el arribismo, el borregismo y la dictadura de sus líderes.

Cosas así, ya digo, nunca podrían pasar en Un Partido Diferente.

Feliz aniversario a todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Reflexiones en el cuarto aniversario de UPyD

  1. Maruja dijo:

    Cuatro años, ¡como pasa el tiempo! Son cuatro años de buenas intenciones, de querer hacer las cosas bien y de mucho optimismo, ójala se contagie. Feliz aniversario también para tí y que te veamos un poquito más los que estamos fuera de tu rueda. Un abrazo

  2. manuel ruiz dijo:

    ¡Feliz aniversario, Alex! y …. sí, creo sinceramente que UPyD es un partido diferente

  3. José Luis ZG dijo:

    Felicitémosnos por ello.
    Y sí, con el debido respeto a los creadores de normas, los usos y las costumbres hacen Ley.
    Sigamos así.
    Un abrazo.

    Tu compañero del …. (¿cómo era?)
    Ah! sí, … del metal.

    • Buena entrada y sugerente, muy sugerente. Seremos o no Diferentes en tanto en cuanto lo intentemos. El Proyecto es inmejorable, el Partido lo hacemos entre todos y todos tenemos la responsabilidad de que NUESTRO PROYECTO, siga calando en los ciudadanos y sólo es posible de una manera, con coherencia, no vaya a ser verdad la frase “no es lo mismo predicar que dar trigo”.
      Los que no tenemos memoria de pez, recordados cartas pidiendo transparencia que ahora no serían firmadas por los mismos, la vida que es un carrusel.
      Las fotos sorprendentes… lo que te decía ¡del pleistoceno, Alex!.
      Un abrazo

      • alexroa dijo:

        Si te fijas en la foto de arriba en el centro, estamos tú, Luis y yo con Rosa Díez y algún otro. Fue en Bilbao, el 26 de enero de 2008, en aquel viaje que hicimos en autocar. Entonces no nos conocíamos, pero ahí estamos juntos en la foto. En esta estamos mejor:

  4. Mayse dijo:

    Féliz aniversario!!!! Qué recuerdos y que nostalgia aunque un tanto agridulce….
    Yo te conocí en ese acto de Bilbao.

    Bssss

    • alexroa dijo:

      Me acuerdo, me acuerdo, no eres alguien que pase desapercibida 😉

      Para mí fue el segundo acto de UPyD después de la presentación de candidatos en el Teatro Alcázar dos semanas antes, el 12 de enero. ¡Lo que han cundido estos cuatro años!

      Bssss también para tí

  5. Buen post, Alex.
    Sólo reflexionando juntos y tratando de preservar la ilusión que nos unió en su día y nos une hoy conseguiremos superar las inevitables dificultades del día a día. Es inevitable y no puede ser de otro modo.
    Por otros cuatro años de compromiso con las ideas…. ¡Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s