El sexto Presidente


Dentro de unas pocas semanas Mariano Rajoy Brey será investido como el sexto Presidente del Gobierno de la actual Democracia española, el quinto elegido por las urnas. Un gran honor para él y un orgullo para el actual régimen político español. Si las cosas  no se tuercen y Mariano Rajoy puede completar su mandato, cuando lo haya finalizado estaremos a 20 de noviembre de 2015, justo 40 años después de la muerte de Franco. Yo espero que así sea, que Rajoy pueda finalizar su legislatura, porque lo contrario implicaría que las cosas han ido tan mal que se ha visto obligado a dimitir o que le han forzado a hacerlo las autoridades europeas, como en Grecia e Italia.

Tiene Mariano Rajoy una dificilísima tarea por delante, ya sabemos cuál es. Y es posible que tenga algunas buenas cualidades para afrontarla: experiencia previa en tareas de gobierno, madurez, sensatez, posiblemente un equipo igualmente experimentado … todo lo que no tenía su inmediato predecesor, que llegó a Presidente del Gobierno de España sin ninguna experiencia previa, sin tener ni idea de lo que hacía, y rodeado de otros iluminados como él. Así nos ha ido.

Pero también tiene Mariano Rajoy un pesadísimo lastre, uno del que no le va ser posible desprenderse salvo que quiera cometer suicidio político: su propio partido, el Partido Popular. Y no me refiero a que las políticas del Partido Popular sean, por sí mismas, un lastre. Seguro que serán impopulares en muchos casos, efectivas en algunos, injustas en otros, y siempre polémicas. Pero la gente que ha votado al PP sabe lo que hay porque ya gobiernan en la mayor parte de las comunidades autónomas y en la mayoría de los ayuntamientos de España.

El problema no es tanto que nos gusten más o menos las políticas que lleve a cabo el PP como que el propio Partido Popular es parte importantísima del problema. Lo mismo que lo son el PSOE y los partidos nacionalistas que gobiernan en los distintos niveles de sus respectivas comunidades autónomas: CiU y ERC en Cataluña, PNV en el País Vasco (y también Amaiur, en fin …), CC en Canarias … Todos ellos son parte del problema de España, que no es sólo la crisis económica, sino la crisis institucional y de modelo de Estado. Pero en primer lugar el partido que va a gobernar España dentro de pocas semanas, el Partido Popular.

Porque, ¿cómo va a emprender el Gobierno de Mariano Rajoy la verdadera reforma que necesita España, si eso implica dejar en la calle a decenas de miles de militantes de su propio partido? Ya le hemos oído decir a Rajoy o a alguno de los suyos (puede que a González Pons) que de eliminar diputaciones provinciales nada (normal, ahora el PP las controla casi todas), a pesar de que son las instituciones más ineficientes del Estado, con un 70% de su presupuesto dedicado al gasto corriente, es decir, a mantener su propia existencia. Y de fusionar ayuntamientos, como se ha hecho en casi toda Europa, me parece que tampoco hay intención. Normal también, pues si en vez de 8.000 ayuntamientos tienes  2.000 son muchos los concejales que se quedan sin trabajo y sin ingresos. Y lo mismo vale para todas aquellas excrecencias de la Administración cuya justificación principal suele ser la colocación de afines: empresas públicas, patronatos, observatorios de nosequé … Y, claro está, las televisiones públicas, ese auténtico agujero negro en los presupuestos de las comunidades autónomas, del que sólo sale publicidad y autobombo de los respectivos gobernantes.

No hay que ser adivino para estar seguro de que Mariano Rajoy y el Partido Popular no van a meter mano de verdad a este diabólico entramado que tantísimo les beneficia. Lo mismo que no lo ha hecho el PSOE cuando ha gobernado, e igual que no lo hacen Artur Mas y CiU en Cataluña, donde recortan en salarios y en sanidad pero mantienen varios canales de televisión, subvenciones al doblaje en catalán para “hacer patria”, y embajadas en varios países extranjeros, entre ellos España. O “el resto de España”, como acostumbra a decir Artur Mas.

Ninguno de los partidos que llevan gobernando en España durante las pasadas tres décadas, sean nacionales o nacionalistas, va a querer de verdad afrontar la reforma del Estado en todos sus niveles. Si acaso se pondrán de perfil un tiempo hasta que pase la crisis para luego seguir a lo suyo, que es lo que están haciendo ahora mismo. La solución, por tanto, sólo puede venir de dos sitios: o bien que desde Europa nos obliguen a llevar a cabo las reformas estructurales necesarias, lo que no dejaría de ser una humillación, o bien que algún partido político que no tenga que cargar con ese lastre con el que cargan los ya establecidos se atreva a meter mano a lo que haya que meter, sin complejos ni deudas con nadie. Evidentemente ese partido, hoy en día, sólo puede ser UPyD.

Aquí, los cínicos de siempre, me podrán decir que al final UPyD va a ser como todos los demás partidos. Y puede que tengan razón, pero mientras eso llega, y aún puede tardar mucho, seguiremos defendiendo aquello en lo que creemos de verdad. En este caso, que es necesaria una reforma integral del Estado español en todos sus niveles, eliminando organismos superfluos, duplicidades, fuentes de derroche, privilegios varios y, muy importante, apartando a los políticos de aquellos sitios en los que no deben estar. Que esto lo proponga un partido político debería, como mínimo, hacer pensar a los cínicos habituales, esos que piensan que todos los partidos y que todos los políticos son iguales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a El sexto Presidente

  1. Seguimos a lo nuestro Alex, porque “lo nuestro” es lo que puede solventar los problemas que representan las duplicidades, derroches, y privilegios… Además… ¡¡si al final nos copian!! ahora se trata de que -además- lo lleven a la práctica. Saludos.

  2. Aurora dijo:

    Excelente argumentación Alex. Como muy bien has explicado, ser conservador y a la vez pensar con un paradigma radicalmente diferente, como el que se necesita, es “contranatura”. No me gusta ser aguafiestas, pero si en las instituciones europeas alguien no se lo toma en serio, la legislatura que empieza estos días tendrá poco recorrido.
    Un abrazo,

  3. Antonio dijo:

    Perfecto Alex, no se puede decir más claro ni mejor. No van a hacer los cambios que España necesita porque es como dispararse en un pie. Tampoco van a reformar una ley electoral que les beneficia y mucho, ni cerrar TV publicas,… Muy bueno el artículo

  4. Emilio, con amor, desde Luanda. dijo:

    Desde aquí yo matizaría algo. La imagen de España, en particular, y de Europa en general, es una comunidad lenta, camino del empobrecimiento y que no podrá cumplir con sus promesas financieras en el futuro (Hay problemas para encontrar $ en Europa , que sigue siendo la moneda universal, para financiar grandes obras). Le pediría a Rajoy que se dedique a la economía para que el dolor de la reestrucuración de la Administración Española se pueda realizar sin grandes traumas. Se que lo segundo es muy importante para lo primero pero sin un crecimiento estable ni tan siquiera nos atenderán en otros paises, donde nos miran con recelo, y que hoy suponen una enorme fuente de ingresos para las empresas españolas ( en mi caso el 45%).
    Continuemos con nuestra política de ayudar en lo que beneficia a todos y oponernos cuando solo ayuda a unos cuantos.
    Desde Luanda,
    Saludos.

  5. foteo dijo:

    Sólo una pequeña rectificación al primer párrafo de la entrada, que las cosas bien dichas mejor parecen (porque confieso que he dado un respingo cuando he leído que la cuenta de los presidentes del Gobierno de la Democracia no cuadraba con la de los presidentes elegidos por las urnas; lejanos ecos de sables y brunetes me han hecho encender la radio para comprobar, aliviado, que no sonaban marchas militares). De sobra sé que no pones en duda la legitimidad democrática de Calvo-Sotelo, pero conviene dejar claro que Leopoldo fue “elegido por las urnas” exactamente igual que los otros cinco presidentes, contando ya a Rajoy (a Rosa aún no). Cierto que es el único de todos ellos que no posó antes como icono electoral de su partido (cuando más tarde lo hizo, junto a Landelino, mejor no recordar el resultado), pero en un sistema democrático parlamentario las urnas casi siempre hablan por diputado (o senador) interpuesto. Con afecto.

    • alexroa dijo:

      Gracias por la precisión, aunque no he puesto en duda en ningún momento la legitimidad democrática de Calvo-Sotelo, que además creo que fue uno de los mejores Presidentes. Tan sólo quería hacer notar que cinco de los seis Presidentes de la actual Democracia fueron investidos inmediatamente después de unas elecciones generales, lo que es una gran mejora respecto de otras etapas democráticas en España, especialmente la conocida como de la Restauración, en la que los gobiernos duraban apenas unos meses, y los cambios de Primer Ministro se producían sin que hubiera elecciones de por medio. De hecho, a los gobiernos que duraban más de dos años se les llamaba “gobiernos largos”. Por eso digo que es un orgullo para el actual régimen democrático español que las alternancias en el poder se produzcan con la regularidad debida de cuatro años (aunque en esta ocasión la legislatura se haya acortado en cuatro meses), y sin especiales traumas. Claro que aún hay mucho espacio para mejorar nuestra Democracia … Muchísimo.

  6. alfonlong dijo:

    No me ha gustado nada el término ‘cínicos’ habituales. Es peyorativo. ¿Es que el que no cree en Rosa Díez es un cínico? Mucho mejor ‘escépticos’ habituales, entre los cuales me encuentro. Y un escepticismo que me parece además una dignísima actitud intelectual.

    Sigo pensando en que en UPy D os centráis en cosas que pueden ser justas y razonables, pero que no dejan de ser secundarias, o bueno que son primarias pero fundamentalmente para el propio partido de UPyD. Se trata de la economía, ¿no? Hay que meter en vereda a la desregulación de los mercados, hay que recuperar el papel de la política y evitar que los estaditos sean títeres impotentes. Esto sí que son temas centrales.

    • alexroa dijo:

      Cuando hablo de los “cínicos” habituales tengo en mente a unas personas en concreto, y no me refiero a personas que no creen en Rosa Díez. Me refiero a los que dicen cosas del tipo: “todos los políticos son unos ladrones”, “en el fondo sois todos iguales”, etc. Son personas a las que no tengo ningún respeto y que, por lo general, no suelen ser ejemplares en nada. Otra cosa son los escépticos, como tú y como otros varios que escriben por aquí, a quienes sí que respeto. Yo mismo suelo ser bastante escéptico con casi todo.

      Y sí, puede parecer que somos cortos de miras, pero no creo que sea tanto como tú dices. Si parece (sólo parece) que sólo hablamos de cosas que son importantes para el propio partido es porque lo primero es llamar la atención. Una vez conseguida, y si lees con atención nuestro programa, verás que sí que tiene miga. Además somos un partido con vocación claramente europeísta, pensamos que la solución a nuestros problemas pasa por dar más poder a Europa y menos a sus estados miembros. Pero hay que ir paso a paso. Y ya hemos dado unos cuantos, ¿no te parece?

      • alfonlong dijo:

        Por supuesto que estoy de acuerdo con muchos de los postulados que defiende UPyD. Ahora bien, sí insisto que no está en primer plano lo que tiene que estar, esto es lo que nos ha llevado a esta crisis. Oigo a Rosa Díez, la veo siempre obsesionada con los mismos temas y me da la impresión que los árboles que tiene delante no le permiten ver el bosque. ¿Por qué no se indigna tde la misma manera por la acción de los mercados? ¡Eso es, en mi opinión, absolutamente más indignante! El mismo programa ecónomico económico con el que UPy D concurrió a las elecciones me parece flojo, preocupado por detalles y no centrado en la esencia: el capital especulativo no puede seguir sin regular manejando el mundo a su antojo. Nuestros problemas no se van a resolver ni reduciendo el número de ayuntamientos ni introduciendo un sistema más proporcional de representación en el Congreso. Respecto a este tema, ojo, que en justicia yo estaría de acuerdo con cambiar la ley electoral, simplemente porque es un tema de justicia, pero ¿en qué beneficiaría al país dar más representatividad a los partidos pequeños? ¿Un Parlamento más lleno de pequeños partidos nos haría más democráticos? Sería más justo, sí, pero ¿no haría que los grandes partidos fueran aun más dependienters del `chantaje`de los pequeños? Algo de lo que UPyD siempre se ha quejado. Y en cualquier caso, la solución a los problemas de España no se resuelven en este frente

      • alexroa dijo:

        Pues yo entiendo que los problemas sólo se pueden solucionar yendo paso a paso. Si un partido político, o un movimiento social, pongamos el 15M, se fija como objetivo acabar con la injusticia en el mundo y con la tiranía de los mercados y todas esas cosas y lo plasma en su programa, lo más probable es que no llegue a ningún sitio, como vemos que pasa. ¿De qué sirve indignarse por la acción de los mercados? ¿Es que alguien, en nombre de los mercados, va a atender a tu queja? Por mi parte, si me preguntaran si quiero que haya una verdadera unión política europea que haga frente a las fuerzas económicas, cediendo toda la soberanía que hiciera falta, contestaría que sí sin dudarlo. Pero son dos cuestiones de diferente nivel. Un partido político tiene que ser realista si quiere llegar a ser influyente. En España, por el momento, hace falta centrarse en cosas concretas, intentar tener una democracia digna de tal nombre, no una partitocracia en la que las cúpulas de los dos grandes partidos se repartan a su antojo todo el poder. Con una ley electoral proporcional en la que partidos pequeños (por ejemplo UPyD o uno similar) pudieran controlar a los grandes, y no ser cómplices de ellos como hacen los nacionalistas, al menos habría un poco más de control.

      • alfonlong dijo:

        De acuerdo con lo que me dices, pero la necesidad imperiosa de regularizar y poner freno a los abusos de los poderes financieros no es una idea de exhaltados ni de perroflautas. Es una idea central que debe estar siempre presente. Si viviéramos en una dictadutra política como la de Franco, no me valdría el argumento que me das, eso de que por estrategia es mejor ir paso a paso, etc. Y el asunto es que ahora estamos viviendo en otra dictadura, que nos dicta todo lo que hay que hacer y que ha anulado al poder político. De acuerdo que no es necesario estar siempre hablando de eso, pero pienso que tampoco se puede olvidar ni un momento. Por otra parte se me plantea otra duda ¿por qué la acción de los partidos pequeños va a ser positiva? La que ejercen los partidos pequeños nacionalistas cuando no se producen mayorías absolutas se ve como acción de abuso, chantaje y complicidad pero la que pudieran ejercer los pequeños no nacionalistas se ve como justo freno y contrapeso a los abusos de los grandes. No sé, supongo que el motivo es que los nacionalistas tienen cuernos, son muy malos y egoístas por naturaleza y los no nacionalistas vamos a ser muy buenos y éticos. No funciona mejor la política italiana, porque tenga a su Parlamento llena de partidos pequeños ni funcionó muy bien, que digamos, la segunda república por este motivo. El sistema proporcional actual no me parece justo, y yo abogo por cambiarlo, pero se creó para facilitar la gobernabilidad del país, en un país en donde por desgracia eso de las coaliciones, el diálogo y las negociaciones nunca se nos ha dado demasiado bien.

      • alexroa dijo:

        Yo no creo que los nacionalistas tengan cuernos ni nada de eso, pero sí creo que UPyD es un partido que defiende el interés común y la igualdad de derechos de los ciudadanos españoles independientemente de su lugar de nacimiento o residencia, cosa que no hacen los partidos nacionalistas. Y por eso estoy en UPyD y no en mi casa leyendo a Faulkner. Y si lo de las coaliciones, el diálogo y las negociaciones no se nos han dado bien en el pasado, pues habrá que aprender a que se nos den bien en el futuro y podamos ser también en eso un país civilizado. Me parece que, si por una parte pretendes abarcar grandes objetivos, y en eso te muestras idealista, por la otra consideras que los españoles no somos capaces de conseguir cosas sencillas, a nuestro alcance, como si tuviéramos que resignarnos a ser siempre igual de anárquicos, insolidarios e ingobernables, con lo que te estás mostrando como derrotista. Las dos tendencias me parecen igualmente poco productivas. Yo prefiero, como te decía, participar en un grupo que busca alcanzar objetivos concretos y realistas. Y como decía Thomas Edison, “que los que creen que es imposible no interrumpan a los que estamos intentándolo”.

  7. Pilar dijo:

    Por meter un poco baza en la discusión: de momento los grandes y no tan grandes partidos están vendidos a la Banca, debiendo miles y millones de euros a varios bancos y cajas ¿de verdad te parece un buen punto de partida para empezar a poner freno a los mercados?

    Me encanta pagar mi cuota de afiliada a UPyD porque así creo que soy yo y no el Sr. Botín la que tiene voz y voto en las directrices del partido (que si, que esto es una utopía, pero más utópico es pensar que alguien que está completamente en manos de los bancos se va a meter con el Gran Capital)

    A veces no hay que hablar, si no actuar y en ese sentido UPyD es el único partido que nos pide dinero a nosotros, los ciudadanos, no a los que se lo darán cobrándoselo con creces más adelante.

    alfonlong ¿no te ha resultado patético que durante la semana anterior lo único que entrara y saliera de Genova fueran los cochazos de los presidentes de Bankia, Caixa Bank y el BBVA? Y que me dices del amigo Zapatero cuando tenía esas reuniones de alto nivel con los grandes banqueros, todos muy sonrientes y sin ningún sólo papel, que así todos nos creíamos que iban a trabajar para pensar en soluciones imaginativas para salir de la crisis.

    No gracias, los bancos son en una parte muy alta responsables de esta y si hay que empezar por algo UPyD ya empieza por proponer la despolitización de las Cajas de Ahorro… que parece que no te has leído tan a fondo el programa, que si que están preocupados por la crisis y proponen acciones concretas para intentar mitigar sus efectos adversos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s