Cinco mitos que hay que derribar de una vez


Tras varios meses de incertidumbre parece que por fin ha llegado el momento de la verdad: España será rescatada por la Unión Europea. Pero eso sí, habrá que solicitar el rescate formalmente. Y, por supuesto, tendrá condiciones, que no es difícil suponer por donde irán, visto lo que hemos visto hasta ahora aquí y en otros países rescatados. Rajoy y su Gobierno han tenido que aceptar esa malvada “realidad” que ha chafado los planes de nuestro Presidente, que imagino que consistían en ponerse de perfil hasta que hubiera pasado la tormenta. Una realidad que Rubalcaba y los suyos, tras ser los principales responsables de habernos arrastrado hasta el abismo, pretenden seguir ignorando ahora que no gobiernan. O al menos eso es lo que se deduce de su propuesta de solicitar el rescate sin condiciones.

Pero a nadie se le escapa que el rescate europeo no supone el final de la crisis. Que nos vayan a prestar dinero a un precio asequible no supone más que un leve respiro que evitará que nos ahoguemos de inmediato. Siendo optimistas, el rescate puede suponer el principio del fin de la crisis, de la que aún podemos tardar varios años en salir. Pero ¿salir cómo? Pocas dudas pueden quedar a estas alturas de que nuestros gobernantes actuales, y quienes aspiran a serlo en el futuro, tanto a nivel nacional como regional o local, pretenden que salgamos sin cambiar nada esencial en lo que a las estructuras de poder se refiere. Y, peor aún, los gobernados tampoco estamos haciendo nada útil para cambiarlas. Se nos va la fuerza por la boca, o por el ciberespacio, y nos empeñamos en seguir ignorando lo compleja que es la realidad, no nos esforzamos lo bastante en analizarla racionalmente. Preferimos el pensamiento mítico, propio de las personas y de las sociedades poco evolucionadas, digamos aquellas que se encuentran en su adolescencia. Un tipo de pensamiento que se caracteriza por la dualidad, es decir, por la definición clara y precisa del Bien y del Mal, algo muy socorrido para combatir la angustia que produce la incertidumbre. Y un tipo de pensamiento que hay que erradicar o, al menos, superar, si queremos evolucionar como sociedad y alcanzar de una vez la mayoría de edad.

He aquí algunos ejemplos de mitos que convendría derribar de una vez:

1) El mito de las las conspiraciones universales. Este es uno de los más recurrentes y exitosos, supongo que porque produce a los autores de las teorías conspiranoicas y a quienes se adhieren a ellas la sensación de creerse sumamente inteligentes, poseedores del conocimiento de la realidad oculta de las cosas, ahí es nada. No creo que haga falta que recuerde aquí algunas de las más exitosas teorías que explican con todo detalle los motivos y mecanismos de la actual crisis que afecta sobre todo a la Europa del euro. Cualquiera medianamente informado las conocerá de sobra y también a sus malvados protagonistas (los peores son “los Mercados”, claro, que los mejores villanos son los que no tienen rostro). Pero eso sí, de hacernos responsables de nuestros errores, nada de nada.

2) El mito de la izquierda y la derecha. Pernicioso mito donde los haya, pero muy útil para quienes viven de mantenerlo. Y aunque, como cualquier mito, tiene una base real y no se puede discutir que hay diferentes políticas que, por una convención que viene desde los tiempos de la Revolución Francesa, son definidas como “de izquierdas” y “de derechas” (lo mismo que podrían haber sido definidas como “de arriba” y “de abajo”), suponer que cualquier política, cualquier idea o, incluso, cualquier persona, pueda ser clasificada como “de izquierdas” o “de derechas”, es llevar las cosas demasiado lejos. Es convertir una clasificación convencional en una categoría existencial. Y así, cuando alguien dice “yo soy de izquierdas” (o “de derechas”) se está definiendo en múltiples aspectos, prácticamente en su totalidad como ser político y social, sin excluir su vida privada. Hasta el punto de que si en algo discrepa del modelo ideal ha de especificarlo, pues de lo contrarío se daría por supuesto. Verbigracia: “yo soy de izquierdas pero … estoy a favor de la energía nuclear”; o “yo soy de derechas pero … no me gustan los toros”.

3) El mito del nacionalismo. Complementando al anterior, el mito de las nacionalidades se ha revelado como el de mayor éxito en España durante los 35 años de la actual democracia. Y así, hemos visto con asombro como a los tradicionales nacionalismos catalán, vasco y gallego, que datan del siglo XIX, cuando quizá el nacionalismo podía considerarse progresista o, al menos, tenía una componente de romanticismo e idealismo, se han sumado durante estas últimas décadas los nacionalismos más insospechados, produciendo una auténtica involución de la sociedad española, de modo que ya no se habla de los derechos de los ciudadanos sino de los derechos de las comunidades autónomas, de sus territorios o de sus lenguas, siempre que no sean la lengua común. Un mito al que nos hemos apuntado con entusiasmo sin pararnos a pensar que tan sólo beneficia a unos cuantos aprovechados, de esos que suelen envolverse en la bandera de su comunidad autónoma cuando les pillan metiendo la mano en la caja o haciendo cosas peores, mientras que al común de los ciudadanos por lo general no les crea más que problemas que no compensan el orgullo de sentirse parte de una nacioncilla. Y de igual modo que los españoles actuamos hacia dentro lo hacemos hacia afuera, intentando imponer nuestra aldeana visión nacionalista española en Europa. Claro que eso hacen también los políticos de los demás países … Un mito difícil de superar, el del nacionalismo, si es que alguna vez lo conseguimos.

4) El mito de la bondad y sabiduría del pueblo. La oleada de protestas populares que en los últimos años recorre las calles españolas y su ciberespacio, y de las que el movimiento 15-M constituye su cara más vistosa, ha desenterrado el mito de la bondad y sabiduría del pueblo llano. Más sabio y más bondadoso cuánto más desaforadamente demuestre su indignación, al parecer, mientras que si te muestras cauto y razonable te conviertes en un malvado cómplice de los culpables de todos nuestros males. Sobre este mito habría mucho que debatir, y seguro que tendremos oportunidad de hacerlo en el futuro, tal y como están evolucionando las cosas. Por mi parte sólo diré que no creo que  en la compleja sociedad en que vivimos se pueda distinguir de modo unívoco a “los de arriba” de “los de abajo” (o “los de siempre”, como se suele decir), y que me considero mucho más hobbesiano que roussoniano. Vamos, que tengo poca fe en la bondad natural del hombre, ocupe el lugar que ocupe en la sociedad.

5) El mito de la diversidad. ¿En qué momento de las últimas décadas hemos pasado de considerar como lo más valioso de la humanidad todo aquello que nos une y que elimina las barreras sociales y culturales a que lo sea precisamente lo contrario, es decir, lo que se conoce como diversidad? No sabría decirlo, pero sí creo que es un fenómeno bastante reciente. El valor de la diversidad como dogma que se convierte en mito, y el mito aprovechado como negocio o como fuente y mecanismo de poder por unos cuantos listos (y listas, faltaría más).

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política nacional, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Cinco mitos que hay que derribar de una vez

  1. Buen aporte Alex!!.
    Bien sabes tú que daría para un post (y de los largos) por cada mito, pero el compendio está muy bien.
    La verdad es que las reflexiones sobre el 4º y el 5º (ambos de tanta “actualidad”) podrían llevarnos muyyy lejos.
    Nos leemos.
    Saludos
    Mariano

  2. mara dijo:

    pues si pierdo la fe en la bondad del hombre… ya no puedo pensar que tengamos ningún tipo de salvación por mucho rescate que nos hagan. Me paso la vida diciendo que no todos los políticos son malos porque tengo fe en que haya alguno que haga las cosas con honradez y justicia , que creo son cualidades integradas en la bondad, tanto si eres político como protestador popular. Besos.

    • alexroa dijo:

      Yo creo en la bondad de algunas personas, en concreto, pero no en la bondad “del pueblo”, así en general. Quizá escriba más sobre esto otro dia, ahora que he retomado el blog.

  3. Emilio, con un pie en Luanda dijo:

    Alex: has tenido un buen regreso. Del último mito. A mi parecer, tiene sus raices en el darwinismo. Él explicó cual era, según su criterio, el origen de la diversidad biológica y al dar a conocer un mecanismo que nos separaba de dios, nos hizo guardianes de la misma. La responsabilidad es , digamos, infinita y nuestra (ese es el mito). Como con tantos otros avances cientificos acaban permeando la sociedad, utilizandose para otros fines espureos. Ahora la DIVERSIDAD es un bien del que todos somos guardianes… y cuando algo es de todos…

  4. manuel ruiz dijo:

    ¡Estupenda vuelta la tuya! Me ha encantado, pero me deja con la miel en los labios. Cada mito, como dice Mariano, no es que de para un post, es que da para una conferencia/coloquio. ¿Y que hay de aquel otro de “los votantes nunca se equivocan”?

    • alexroa dijo:

      Pues ahora que me he quitado le pereza de encima (me ha costado, ¿eh?) espero desarrollar un poco más esos temas. Además ya tengo página del grupo municipal de UPyD-Guadarrama en la que publicar las cosas oficiales (http://weblogs.upyd.es/guadarrama/), con lo que puedo volver a dedicar mi blog personal a mis neuras personales.

      P.D.: “Los votantes nunca se equivocan” se puede relacionar con la supuesta sabiduría y bondad del pueblo llano. Volveremos sobre ello.

  5. Jose dijo:

    Valió la espera TODO este mes de agosto en blanco de tu blog, porque mira que planteas asuntos como para unos cuantos renglones más.
    No te vi ayer animando a Contador al pasar por tu pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s