Mis viejas empanadas mentales (Por Manuel Ruiz)


Este artículo es una colaboración desinteresada de mi buen amigo Manuel Ruiz, músico, leguleyo, taurino, upeydero y, ante todo, ser humano excepcional. Y no exagero nada.

——————–

Navegando distraídamente por Youtube doy con aquella vieja canción de los Bee Gees que lleva por título “How deep is your love”, balada preciosa y azucarada de mi juventud que los de mi edad seguro recordarán como fundamental en los escarceos discotequeros de la época. Y, como tantas veces, oigo ese trocito en el que los hermanos Gibb nos cantan ….. <<becouse we’re living in a world of fools, breaking us down …>>.

La melodía, los acordes, esas voces, los peculiares falsetes, me pasan rozando la piel como la ajustada embestida de un toro bravo en ceñida chicuelina, y ese torbellino de aire y armonías me lleva a lo de siempre: ¡Cuánto tonto en nuestras vidas!. Y de repente me olvido de los Bee Gees y, misterios de la vida, me viene a la cabeza el gran maestro Ortega y Gasset cuando, en su Rebelión de las Masas, nos habla también de tontos.

El malvado  a veces descansa, el tonto nunca, de ahí su mayor peligro, nos dice. El tonto lo es total, sin poros, nos postula. Recuerdo ahora que alguien, a la hora de catalogar a los tontos, circunscribía su máxima representación en la categoría de “tontos con balcones a la calle”. Así, expuestos, publicados, evidentes a los ojos de sus conciudadanos, orgullosos de su necia cualidad. Y no deja de hacerme gracia el absurdo e irreflexivo itinerario que me lleva nada menos que de los hermanos Gibb a Don José. No lo entiendo ni yo.

¿Comprendéis ahora porque nunca me he podido dedicar firmemente a la política?, ¿por qué mi actuación se ha limitado a apoyaros en la medida de mis posibilidades?, ¿por qué no puedo erigirme en el modelo que a mi juicio un prócer ha de representar?. ¡Porque estoy medio loco!. Porque confundo las cosas, porque para mi la vida es la vida toda, y lo mismo me da el filósofo que el juglar. Porque en mi cabeza se cierran sin querer cosas y  círculos aún con procedencias tan dispares. Pero bueno, mientras me aguantéis aquí estaré, simplemente echando una mano.

¿Por qué?, me pregunto, y no se qué contestar. Así que sigo navegando por Youtube y, de nuevo, la música me da la única y evidente respuesta. Y es que he llegado a Queen, y ahora el gran Fredy Mercury me lo aclara. Era tan sencillo ….. <<Don’t stop me now, ‘Cause I’m having a good time>>. Y no puedo dejar de bailar, al menos de momento. Como dice la canción aludida, estoy a doscientos grados y por eso me llaman Mr. Farenhait.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mis viejas empanadas mentales (Por Manuel Ruiz)

  1. Ciclón dijo:

    Manuel, estás equivocado, los políticos deberían tener eso que tú tan especialmente tienes: Sensibilidad y Humanidad por lo bello y lo bueno de la Vida…el Mundo sería distinto, sería mejor. Ciclón

  2. Cada generación tiene su música, y deberiamos asomarnos a la música de cada generación, sólo para saber como piensan nuestros padres y nuestros hijos y nietos.
    Estupendo atículo.
    Un Abrazo a los dos. 🙂 .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s