El derecho a equivocarse (por José Manuel Ferradas)


ToniCantoVale. De acuerdo. Ha sido imprudente y visceral. Nunca debió pasar pero pasó. Y, ¿ahora qué?

Toni Cantó perdió por un momento la perspectiva que se demanda a quien representa a otros ante un colectivo. Se dejó llevar por el ardor de gentes implicadas y ya se sabe que quien es parte se aleja de la neutralidad. En un tema tan próximo a la piel  los pies de plomo son como poco imprescindibles pero, no lo olvidemos, si es sensible es porque genera controversia.

De acuerdo. Los datos eran erróneos y excesivos. Debió contrastar las fuentes antes de pronunciarse pero eso no evita que todo sea susceptible de mejora. Pretender un bien que al proyectarse contiene la palabra discriminación no es igualitario. La discriminación positiva beneficia a uno y, por ende, perjudica a otro. No veo nada de positivo en ello. La única discriminación positiva es la que no existe. Igualdad es la palabra, la razón y la fuerza.

El miedo, como nutriente de nuestro instinto de supervivencia, es necesario pero no puede inhibirnos de la tarea. Hay que afrontar las reformas que sean necesarias para evitar asimetrías legales en la convivencia.

Somos un pueblo muy maniqueo. Nuestro diagrama vital oscila entre picos extremos y la percepción general solo admite ser tan alto como Pepe Milla o tan bajo como Nicanor. La gama de los grises de nuestra paleta solo sirve para difuminar alguna sombra que nos perjudique. Siempre jueces de lo ajeno y fiscales de lo propio.

Dejémonos de monsergas y tomemos al toro de la Ley, de la Constitución, del Estado, de las Instituciones, de la Iglesia, de la Familia, del Trabajo… por donde tengamos que cogerlo y vayamos aprendiendo a tropezones. Sin tanto miedo ni partidismo. Dejemos el papel de fumar para lo que es menester.

Me arrogo el derecho a equivocarme y rectificar. Y aprender de mis errores con la más empírica de las realidades que es vivir. El día que no suceda será ya tarde pues mi condición de existente habrá caducado.

José Manuel Ferradas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a El derecho a equivocarse (por José Manuel Ferradas)

  1. ¿Alguien ha publicado los datos correctos?

  2. Pilar dijo:

    Yo si queréis os doy “mis datos”: conozco al menos 4 casos (y creedme que no conozco a muchísimas parejas separadas/en vías de…/divorciadas) en los que la mujer ha alegado o ha amenazado con alegar maltrato psicológico para sacar tajada en la separación… y ya no digamos nada cuando hay churumbeles de por medio.

    Soy mujer y no entiendo la violencia de género tal y como se está planteando; no entiendo porque hay víctimas que perdonan a sus agresores. Tampoco entiendo porque se confunde al maltratadr sistemático con el asesino (aclaro que bajo mi punto de vista muchos de los que asesinan a su pareja probablemente nunca antes le habían puesto la mano encima).

    Con los datos que solicitáis pasa un poco lo mismo: no se pueden mezclar denuncias que llegan al Juzgado con amenazas, extorsiones, denuncias de quita y pon. Los jueces han hablado pero ¿y la policía?

    En fin, que en lugar de construir una base sólida para luchar contra la violencia doméstica, hemos construido una mesa que cojea por tener una pata más larga que otras

    ¿Por qué no se nos machaca tanto con datos acerca del maltrato a niños o a ancianos, que ellos si que no se pueden defender en igualdad de condiciones? Para mi la mujer es igual, pero EXACTAMENTE IGUAL al hombre, no es un ser inferior y las leyes que nos hiperprotegen me hacen pensar en que se nos trata con tanta condescendencia porque se nos minusvalora.

    Os podréis imaginar que por mi forma de pensar, a pesar de ser mujer, he recibido críticas de ser machista: yo, una mujer independiente, económica y socialmente hablando, así que ¿qué se puede esperar cuando quien cuestiona “el pensamiento único acerca de la violencia de género” es un hombre?

    Si de verdad queremos igualdad que se investigue como compartir los dolores del parto, que para el resto YA SOMOS IGUALES, otra cosa es que algunas no se hayan enterado

    • alexroa dijo:

      Pues sí, yo también creo que las cosas son como tú dices. Cuando se haya enfriado un poco la cuestión volveré sobre el tema, que no hay que dejarlo pasar.

  3. JMFerradas dijo:

    Lo importante es hacer frente a los problemas para tratar de resolverlos. Matar al mensajero es un acto mezquino, cobarde y esteril

  4. Si no se disculpa, por que no se disculpa, si se disculpa, por que se disculpa, !!leches en que quedamos!!
    El Sr.Cantó hizo algo de lo que tendría que tomar buena nota, cada uno de los políticos en general de este país, reconoció públicamente su error (en mi opinión, error a medias, por que si hay casos de ese tipo y lo digo con conocimiento de causa) al contrario de lo que hace la mayoría, que se empeñan en echar ambientador para intentar disimular el olor de sus “cagadas verbales” y no verbales.
    Hecho que en mi opinión, honra al Sr.Cantó, lo que ocurre, es que andan desesperados (quien todos sabemos) por encontrar algo por insignificante que sea, para magnificarlo y utilizarlo para distraer la atención pública sobre sus vergüenzas.
    Se equivocó, rectificó, pues, asunto resuelto.
    Mucho peor es equivocarse (queriendo) de hecho y tratar de maquillar el error, eso si que es condenable, lo del Sr. Cantó es solo una anécdota resuelta con mucha valentía, honestidad y honor, cosas en en nuestros políticos no abunda, mejor diría que ni existe.

    • JMFerradas dijo:

      El refranero sabio habla de vigas y pajas perceptibles pero yo lo considero miedo a la razón. De la verdad solo hay que temer su carencia. Por pequeña que sea una minoría tiene tanto derecho a la justicia como mil infinitos. Solo anatematizan los errores ajenos quienes son incapaces de reconocer los propios.

  5. FEMINISMO Y MACHISMO,son las dos caras de la misma moneda, tan dañino es uno como el otro, lo que ocurre, es que una tal AIDO, le cambió el nombre al Feminismo Radical por IGUALDAD en nombre de esa mal llamada igualdad, se han cometido abusos contra los hombres, casi tan terribles como los del machismo, el feminismo radical, no ha cometido crímenes de sangre (que yo sepa) pero a convertido a muchos hombres, en muertos vivientes, deambulando por las calles esperando morir una noche de estas en un rincón de cualquier calle.
    Y lo que es peor, no ha conseguido disminuir el número de mujeres muertas a manos de sus parejas, LO HA AUMENTADO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s