Políticas transparentes, políticos invisibles


¿Quién ha ganado las elecciones italianas? ¿Ha sido Berlusconi, no? ¿O ha sido Beppe Grillo? Pues no,  ni el uno ni el otro. Ha sido un tal Bersani, aunque por muy poco. ¿Y qué cara tiene ese Bersani? ¿Y que ha sido de Mario Monti, por cierto, el que era Presidente puesto a dedo por Bruselas y ha aplicado el plan de austeridad? ¿Se ha presentado? Pues sí, pero no ha conseguido más que un miserable 10% de votos (resultado pírrico, como dicen los comentaristas futbolísticos, ignorando que viene de Pirro, aquel rey de Epiro que ganó una batalla pero perdió la guerra contra la República de Roma, y quizá dando por hecho que viene de Pirri, aquel futbolista de Ceuta que jugó dieciséis temporadas en el Real Madrid Yé-yé).

Pero a lo que iba, que me disperso, como de costumbre. ¿Alguien sabe a qué partidos representaban estos cuatro señores, Berlusconi, Grillo, Bersani y Monti? ¿Y a qué ideología se adscribe cada uno de esos partidos? Porque la cosa tiene su complicación, como se puede ver en esta entrada de Wikipedia sobre las elecciones del pasado fin de semana en Italia.

¿Conocerán los italianos a todos esos partidos que se presentan en coalición y el programa de cada uno o, al menos, sus líneas básicas? A poco que se parezcan los italianos a los españoles, lo dudo mucho. Vamos, que fijo que no.

Por lo que se percibe desde aquí, se diría que se ha votado por unos determinados modos de hacer política perfectamente encarnados en unas personalidades a juego: desde los restos coaligados de los viejos partidos que gobernaron Italia hasta el colapso de hace veinte años encarnados por la figura envejecida de Pier Luigi Bersani, con sus 61 años mal llevados, hasta la apoteosis de la antipolítica y el populismo (de los de verdad, no de los que le achacan algunos a UPyD) liderada por el histrión Beppe Grillo, que ni siquiera se presentaba como candidato y que aún así ha obtenido nada menos que 8 millones de votos, pasando por el arribismo falto de escrúpulos del incombustible “condottiere” Berlusconi, veinte años ya en el candelero, y dejando en la cuneta al tecnócrata europeísta de gran formación y conocimiento, pero gris personalidad, Mario Monti, al que le tocó hacer de “malo” y aplicar las medidas de austeridad, pagando por ello en las urnas.

Como de costumbre, todo lo que pasa en Italia, el país de la ópera y el barroco, es exagerado y grandilocuente, difícilmente igualable en cualquier otro país europeo, incluso entre sus vecinos mediterráneos. Pero, ¿podría España seguir ese mismo camino?

Lo cierto es que no parece que vayamos en esa dirección. Ni ha surgido en todos los años de nuestra actual democracia un equivalente a Berlusconi, siendo quizás Gil y Gil el que más se le podría parecer, y no pasó de tener poder local en Marbella y alrededores, ni parece que del movimiento “indignado” vaya a surgir ningún líder propio y ajeno a los partidos existentes, lo que es aprovechado sin disimulo por Izquierda Unida para intentar fagocitarlo, como acostumbra a hacer con todos los movimientos sociales, y aún tímidamente por el PSOE, con notable desfachatez, como si sus últimos siete años de gobierno no tuvieran buena parte de la culpa de la situación actual. Como es lógico, no les sale bien, y si no que se lo pregunten a la famosa por un día Beatriz Talegón y al ex-ministro López Aguilar.

Se diría que en España el sistema de partidos tradicionales aguanta bastante bien. Sospechosamente bien, en mi opinión, si sus principales partidos resisten teniendo al frente unos líderes tan grises como Rajoy y Rubalcaba. Y es que en España se vota según las siglas, claramente. Será porque ya hemos tenido suficientes “condottieri” o caudillos, o porque no nos van demasiado las aventuras, el caso es que el descontento popular no se traduce ni en una abstención masiva ni en un voto demasiado extravagante o extremista. Hay quien podría pensar que IU encaja en esta última descripción, pero su labor de gobierno en los pocos ayuntamientos en los que es mayoritario (Marinaleda aparte) o en las comunidades autónomas en las que gobierna o ha gobernado en coalición, Andalucía principalmente, no tiene nada de extravagante ni de antisistema. Y desde luego, se diga lo que se diga, UPyD no es en absoluto antisistema ni extravagante ni antipolítico ni excesivamente populista, que de esto último no digo que no haya un poco.

Así que no parece que en estos momentos España sea como Italia, o como Grecia. Tampoco nos parecemos ya mucho a las naciones iberoamericanas, libres ya de los espadones, esperemos que definitivamente, pero no de los líderes carismáticos que dicen querer confundirse con su pueblo y acaban confundiendo a su pueblo con ellos mismos, tal que el comandante Chávez, que en estos momentos parece estar como el gato de Schrödinger, ni vivo ni muerto, pero aún así gobernando, el recientemente reelegido Rafael Correa, en Ecuador, Evo Morales, en Bolivia, y tantos otros, siempre con el ejemplo presente del eterno Fidel Castro.

¿Y qué camino llevará España en los próximos años? Pues yo no sé lo que ocurrirá, por supuesto, pero sí sé lo que me gustaría que ocurriera: que se mantenga el sistema democrático no tal y como es ahora sino como idealmente debería ser, con auténtica separación de poderes y con las instituciones que sean precisas, ni más ni menos, funcionando correctamente; con honestidad y deseo de servicio público y/o de contribución al bien común por parte de los partidos políticos, los sindicatos, los empresarios y de todos los ciudadanos; con verdadera participación e implicación de estos últimos en los asuntos que nos atañen a todos, sea a título individual o formando parte de asociaciones del más diverso pelaje; con políticas transparentes por parte de los gobernantes, que han de ser conscientes de que no son más que administradores de lo que es de todos; y, como consecuencia de todo lo anterior, es decir, de una democracia con sus instituciones bien construidas y engrasadas, de una sociedad civil madura, de unas políticas transparentes y verdaderamente orientadas al bien común, tener unos ciudadanos dedicados a la política de modo temporal, correctamente retribuidos mientras se dedican al servicio público, y con posibilidad de volver a sus ocupaciones una vez pasado un periodo prudencial digamos de ocho o doce años; unos ciudadanos dedicados temporalmente a la política, digo, y no una clase política que no sepa hacer otra cosa que vivir de ella; y unos ciudadanos-políticos en principio anónimos pero bien preparados, no unos líderes carismáticos, unos conductores de masas o unos caudillos, más propios de repúblicas bananeras o de naciones a medio hacer que de países democráticos avanzados, ni tampoco unos miembros del “star-system” de los medios de comunicación, del papel couché o de las redes sociales, que para eso ya tenemos aspirantes de sobra. 

Aunque suene un poco triste y poco ambicioso, yo lo que quisiera es que los políticos en España fueran poco menos que invisibles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política internacional, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Políticas transparentes, políticos invisibles

  1. Hola, Sr.Roa, encantado de poder saludarle, quisiera proponerle lo siguiente:
    Ante la situación económica por la que estamos atravesando y los dramas familiares que dicha situación está provocando, ¿no cree que sería buena idea destinar las viviendas que están quedando vacías en el Soto para destinarlas a familias con hijos pequeños a cargo, que están en situación de DESAHUCIO INMINENTE por falta de ingresos en la unidad familiar?
    ¿Se ha percatado usted de la cantidad de viviendas en situación de abandono que hay en el municipio?, ¿existe algún modo de poder poner ese parque a disposición del ayuntamiento para salvar de la indigencia a la que están avocadas muchas de las familias de nuestro municipio?
    Quizá mis preguntas sean demasiado ingenuas, pero, ¿no se supone que las instituciones públicas tiene el deber de cumplir y hacer cumplir la constitución española en su totalidad?
    En dicha constitución hay un artículo, concretamente el nº 47 con el que empezando por el gobierno central se está limpiando el trasero.
    ¿Cree Vd. que se puede hacer algo al respecto a nivel local?
    Muchas gracias y reciba un cordial saludo de un vecino de Guadarrama.

    • alexroa dijo:

      Encantado yo también de saludarle. Esas viviendas no son propiedad del ayuntamiento, por lo que no parece nada fácil darles ese uso. De todos modos hablaré con los técnicos y con los demás compañeros de corporación, a ver qué se puede hacer. Quizá alquilarlas el propio Ayuntamiento y luego cederlas gratis o a precio muy bajo. Lo miraré, muchas gracias por la idea.

  2. Pilar dijo:

    Creo que te equivocas Alex: Italia lleva la delantera a España en cuanto a “piruetas políticas” ¿no es posible que aquí aparezca un Beppo Grillo? Yo apuesto a que se presentarán 4 ó 5; estaría bien que Santiago Segura fuera uno de ellos, igual hasta me animo a votarle: la inteligencia al poder ;p

    No obstante, es que los italianos son tan “sui generis” que no se ponen de acuerdo ni siquiera en la edad mínima de votación: 18 para elegir Diputados y 25 para elegir Senadores; algún italiano podría explicar esta extraña circunstancia que, de momento, es la que ha hecho ingobernable Italia, sino Beppo sería una auténtica opción de Gobierno.

    Pero no quería decir que te equivoques respecto al análisis de Italia, sino al verdadero movimiento indignado, porque, como bien dices, aunque lo intenten, no han sido incorporados ni a los votantes de IU, ni a los del PSOE (por Dios, que se nos olvida que el 15M tuvo su genésis en el “No les votes”-ni a PP, ni a PSOE ni a CIU, que hay que poner lo omitido para comprobar lo irrisorio del tema), ni a los de UPyD.

    Llegaron tarde: estaban perdidos en las últimas Autonómicas y no llegaron a tiempo de organizarse para las Generales. Pero ya han echado a andar: ya tenemos Partido del 15M y creo que va a ser determinante en próximos comicios. Que no son un verdadero partido político, “pos fale”, que van a hackear la democracia, “pos que bien”, yo no estoy tan lejos de votarles y no soy para nada antisitema, pero si los que estáis dentro no sabéis o podéis arreglar este desaguisado (España) algo tendremos que hacer los de fuera, y lo de tomar “la casa” al asalto rompiendo puertas y ventanas, me empieza a parecer una maravillosa opción.

    Porque otros movimientos que van a hackear el sistema aunque con bastantes mejores formas, los de “Escaños en Blanco”, no tienen tanta presencia mediática, pero para los que nos interesa el “cogollo” o el “meollo” de la cuestión: cómo se organiza un país, pues no dejan de ser apetecibles.

    ¿De verdad los partidos tradicionales lo van a tener tan fácil dentro de 2 años? Bueno, que se sienten a esperar como les funciona su vieja táctica de “que viene el lobo” porque de lo que no se han dado cuenta es de que el lobo ha venido, nos ha comido, nos ha regurgitado y ya no tenemos miedo de él.

    Y aunque sea largo, mi último comentario va para UPyD: no, vosotros no sois un partido tradicional y sin embargo no conseguís que la mayoría de la gente descontenta os vea como aire fresco. Revisadlo que va el futuro del partido en ello. De momento sois mi primera opción, así que mal no lo estáis haciendo, cuando yo que soy votante concienciada, que mira por el bien común, supermaravillosa y superinteligente (y no tengo abuela) sigo confindo en vosotros.

    Pero no es momento de invisibilidad, que no os pase como a Monti, que de los invisibles uno tiende a olvidarse: sois políticos, sois mi voz, así que nada de pamplinas y trabajar a la chita callando, yo os he elegido para que digáis en el Parlamento todo lo que pienso y siento: prefiero gallos y gritos a afonías o susurros. Dentro de 15 años susurráis, pero este es tiempo de levantar la voz y hacernos oir.

    • alexroa dijo:

      Habrá que ver como evoluciona lo del 15M y alrededores, si cuaja como partido político o qué. Aunque no veo a Santiago Segura metiéndose en esos berenjenales. Quizá a Willy Toledo a algún otro.

  3. Sr. Roa, si siendo visibles, mire usted las que preparan, si encima fuesen invisibles, pufffff.
    Entiendo perfectamente el concepto al que se refiere.
    Yo creo que ante todo, tienen que tener verdadera vocación de servicio y honrradez, pero los que
    tienen esas 2 cualidades indispensables, no ascienden en el organigrama de un partido (por norma general)
    Triste, pero cierto.

    • alexroa dijo:

      Lo de la invisibilidad de los políticos es un deseo para el futuro, de aquí a unas décadas. Algo así como en los países nórdicos, donde el Primer Ministro viaja en autobús. Todo llega.

  4. !!Anda, una fan de MAKINAVAJA, jajajajaja, “pos güeno, pos fale, pos malegro” que tiempos aquellos, “Cho tambien sei fan de makinavaja “semos peligrosos y nos llaman maleantes, por respirar sin permiso, por tirar siempre palante”…………..
    (un toque de humor entre tanto motivo para amargarse)
    Saludos Pilar.

  5. Quizá, es que en los paises nórdicos son menos viscerales que en los paises mediterráneos y que seguramente, tiene menos miedo a que los descalabren por que no son tan corruptos, (digo yo, no lo sé seguro) pero aquí a la Sra Cospedal se le ocurrió ir de compras por Toledo sin escolta y no la apedrearon de milagro.
    ¿Como se le ocurrió tamaña insensatez?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s