Siendo de balde, cueste lo que cueste (por José Manuel Ferradas)


derroche_270x250Recuerdo que, junto a mi casa en la calle Ríos  Rosas, vivía un vecino llamado Ignacio al que, por razones obvias, toda la chiquillería apelábamos El Gordo. Tenía el tal paisano conocimiento científico algo escaso, lo justo para echar el día si este no se hacía muy largo, pero en saber popular era académico exquisito. Todo el repertorio de refranes, dichos y coplas corría en derredor de su cintura, lo que ya de por sí supone una carga de kilómetros importante, con la fluidez de lo doméstico, casi barrial.

De su boca cavernaria, emisora de los ronquidos más excelsos que jamás oí, aprendimos que la vida es una chispa de ternura girando en la brutalidad del incendio. Lo único que resulta cada instante y la imposibilidad de activarlo tras pasar, casi de puntillas, rozando nuestras manos infantiles. Que la experiencia solo se adquiere saliendo a su encuentro y no aguardando a que anide en nuestro alféizar inmóvil y florido.

Ahora puedo reconocer la vigencia de tanto acervo. Constatar la perdurabilidad de sus asertos con solo una mirada sutil a la realidad que nos embarga.

Cuando veo a tanto administrador electo dilapidar los bienes públicos. Sistemas sorprendentes de financiación de partidos y bolsillos privados. Aeropuertos fantasmas por prurito y favor amistoso. Expoliaciones a la hacienda pública con la anuencia de amnistías grupales. Fiestas y festejos, gozos y sombras, danzas de la seudo-jet al compás de músicas orquestadas por carroñeros.

Y mientras la fiscalía, nuestro garante y defensor, mira al horizonte y susurra con desgana algunas frases dispersas a favor de los erráticos del civismo.

La maldita sensación de impunidad para una cierta élite me hace recordar con enorme ternura cuando, en alguna de aquellas tabernas que daban al barrio calidad de tal, un vecino  invitaba a Ignacio a tomar un chato, el siempre contestaba: “SIENDO DE BALDE CUESTE LO QUE CUESTE”

José Manuel Ferradas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Siendo de balde, cueste lo que cueste (por José Manuel Ferradas)

  1. Magnífico, como siempre.
    Y yo, también como siempre… ;-D
    Dile a tu amigo Alex que te explique la diferencia entre “elegido” y “electo”. Personas de tu nivel intelectual no deben dejarse llevar por lo que repita, machaconamente, la mayoría…” que mira al horizonte y susurra con desgana algunas” palabras ni siquiera aprendidas, sólo oídas, sin saber exactamente lo que significan
    Un fuerte abrazo, escritor.

    • alexroa dijo:

      Ya se lo aprenderá de aquí a un par de años 😉 De momento ya sabe que en los ayuntamientos hay “mandatos”, no “legislaturas”, ya que no legislamos. Hasta mi alcaldesa se lo ha aprendido.

  2. José Manuel Ferradas dijo:

    En efecto
    Electo: “Persona elegida o nombrada para una dignidad, empleo, etc., mientras no toma posesión”
    Mi muy querida Luisa (sabes que es cierto): Cualquier enseñanza que venga de tu mano siempre es bien recibida. La vida es un aprendizaje continuo y me siento privilegiado con maestros como tú. Reivindico el derecho al error, significa que aún vivo.
    Un abrazo enorme.

  3. Jose dijo:

    Seré honrado: también desconocía el significado preciso de la palabra electo.
    Un abrazo, Alex. De vez en cuando me pongo al día en tu blog dándome unos buenos atracones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s