Europa como horizonte (primarias en UPyD)


EUEEn poco más de cuatro meses tendrán lugar las elecciones al Parlamento Europeo, las séptimas en las que los españoles podremos votar a nuestros representantes en esa no muy bien entendida institución, una de las varias que integran la Unión Europea y la única que es elegida directamente por sus cientos de millones de ciudadanos con derecho a voto.

A pesar de la creciente importancia de la normativa emanada del Parlamento Europeo, parece ser que a nuestros compatriotas esa institución les resulta algo ajeno, tal y como se demuestra en los porcentajes de participación progresivamente decrecientes, desde el 68’52% de la primera vez que los españoles fuimos convocados a las eurournas, allá por el año 1987, hasta el 44,90% de la última ocasión, en el año 2009, cuando UPyD se presentó por vez primera y con un 2,89% de los votos consiguió un eurodiputado, Francisco Sosa Wagner, que ha desempeñado su solitaria labor desde entonces.

Cinco años después, con UPyD mucho más consolidado tras haber pasado por dos Congresos, hemos tenido la oportunidad los afiliados y algunos simpatizantes de elegir a nuestro cabeza de lista a las próximas elecciones europeas en un proceso de primarias. Demostrando que es una de esas cosas que si se quieren hacer se hacen y punto, que no es necesario darle tantas vueltas como hacen otros, que básicamente se dedican a marear la perdiz. Y no quiero señalar a nadie.

Las elecciones primarias de UPyD tienen además la característica de que son completamente abiertas, es decir, que cualquier afiliado puede presentarse sin necesidad de aportar avales. Y hay quien dice que eso es lo más democrático y que, en cambio, exigir avales es restringir la democracia.

Yo, sinceramente, tengo mis dudas. No de que los avales sean más o menos democráticos, pues lo democrático es lo que se acuerda entre todos y se respeta de ahí en adelante, hasta que democráticamente se vuelva a cambiar el acuerdo. También hay quien dice que la democracia representativa no es verdadera democracia, que sólo lo es la asamblearia en la que cada uno se representa a sí mismo, pero desde luego ese no es el planteamiento que tenemos en UPyD, ni en ningún otro partido político, por definición, ya que aspiramos a representar al conjunto de la ciudadanía.

Mis dudas con los avales no son, por tanto, sobre su supuesto carácter antidemocrático, sino con los supuestos beneficios de no exigirlos. Porque teóricamente, al hacerlo así, cualquier afiliado tiene las mismas oportunidades. Teóricamente. Y es que no es lo mismo partir de ser el único eurodiputado de UPyD y contar además con el nada disimulado apoyo de la dirección, que ser un afiliado sin ningún cargo y poco conocido por el resto de la afiliación. De ahí que una campaña previa de recogida de avales permitiría, por una parte, que los candidatos se dieran a conocer con más tiempo y que el resto de afiliados supieran con que apoyos cuentan. Y, por otra, que aquellos candidatos que no tuvieran un apoyo suficiente, aunque fuera de 20 ó 30 compañeros (menos del 1% de la afiliación), no llegaran a competir en las elecciones primarias.

Se evitaría, de este modo, que hubiera como en esta ocasión nada menos que 40 candidatos a encabezar la lista al Parlamento Europeo por UPyD, la mayoría de los cuáles ha obtenido un número insignificante de votos. Lo que se ha visualizado con esta forma de hacer las cosas, incluso por algunos afiliados, es que había un solo candidato “serio”, nuestro eurodiputado Sosa Wagner, que ha ganado con más del 60% de los votos emitidos, y un montón de otros candidatos “menos serios” (por no usar otra expresión) que quizá sólo buscaban darse o conocer, o quién sabe qué otra cosa. En cambio, de haber habido sólo tres o cuatro candidatos, apoyados por un número suficiente de avales, se hubieran podido hacer debates en los que confrontar a unos contra otros en (aproximadamente) igualdad de condiciones.

Como UPyD es un partido joven, en permanente aprendizaje de sus aciertos y errores, estoy convencido de que en un futuro tendremos unas primarias más eficaces y más auténticamente igualitarias, sea con un sistema de avales o de doble vuelta, sin por ello dejar de ser tan democráticas como lo son ahora. Yo pelearé por ello, que para eso estoy en un partido democrático.

ResultadosPrimariasEuropeas2Mientras eso llega, felicito a mi amigo José María (Chema) Larrea por el magnífico resultado conseguido, dadas las circunstancias: un segundo puesto y casi el 15% de los votos, muy lejos del primero pero también del tercero y siguientes. Y es que Chema ha hecho una excelente campaña con sus propios y exclusivos medios, y ha demostrado que en UPyD hay relevo sobradamente preparado o, al menos, en preparación. Y sobradamente europeísta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política internacional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Europa como horizonte (primarias en UPyD)

  1. manuel ruiz dijo:

    Supongo que nada impide que el ganador lleve en su lista a otros candidatos derrotados ¿no?. Será curioso ver qué pasa en un futuro próximo.

  2. Pingback: Primarias | Demasiadas palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s