El miedo mata la mente (por Juan Rubio)


JuanRubioEsta frase era una de las mas utilizadas en el libro Dune (libro que recomiendo pero no así la película que hicieron basada en este libro) y debo reconocer que, en mi opinión, es una frase muy acertada.

El miedo impide que tomes decisiones de forma correcta, de forma objetiva, te impide realizar una correcta evaluación de la situación y actuar de la manera mas adecuada. En definitiva, el miedo nos disminuye nuestras capacidades lógicas y de raciocinio.

La verdad es que en la vida real, nuestra vida real, no solemos encontrar situaciones “límite” que pongan a prueba esta afirmación, me refiero a que si paseamos por un pueblo o una ciudad de España no solemos coincidir con un león que nos ataque o, mucho mas español, un toro que nos embista en la Plaza de España ni a un grupo de indios mescaleros que intenten asaltar nuestra caravana, no es lo normal, no.

Sin embargo ese miedo se manifiesta de diferentes formas, miedo en el trabajo, miedo en la sociedad o miedo en el interior de organizaciones como partidos políticos o sindicatos.

Ese miedo, cuando es usado en beneficio de quienes ostentan el poder, se convierte en una herramienta muy peligrosa, peligrosa para quienes lo manejan y para los manejados, peligrosa para la organización y, sobre todo, peligrosa para la sociedad.

Permitidme que ponga dos ejemplos, el primero lo podemos comprobar en los intentos de los diferentes gobernantes para manipular a la sociedad tras la toma de sus decisiones, generalmente cuando estas decisiones implican recorte de derechos, prestaciones u otro tipo de recorte. Actualmente se maneja el miedo intentando evitar la protesta social, la manifestación del sentir de la ciudadanía, ahora mismo si te manifiestas corres el riesgo de ser multado de forma desproporcionada y, en muchas ocasiones, con intenciones claramente intimidatorias y con poco contenido de objetividad. Me gustaría recordar el caso de esta señora de 85 años, gallega y que para moverse requiere el uso de un andador. Esta mujer se estaba manifestando contra las Preferentes, participaba en una manifestación en Galicia (no recuerdo la ciudad) defendiendo sus derechos y exigiendo al gobierno que cumpla, simple y llanamente, con su obligación. Esta no es otra que aplicar la legislación vigente e incluye la supervisión y control de las prácticas bancarias para que estas no resulten ni delictivas ni perjudiciales para los usuarios de la banca.

Bien, esta mujer fue sancionada con 2.000 € de multa por “saltarse las vallas de control policial y agredir a un policía” (sic). Ahora os pido una opinión sobre las dos opciones que apunto o bien que incluyáis alguna opción adicional que os parezca lógica. Por mi parte aporto dos visiones:

A.- La señora de 85 años deja su andador en una esquina (todos entendemos que no es práctico para saltar vallas), se acerca a la valla, apoya las dos manos en la misma y tras impulsarse con los pies aterriza con una leve flexión de rodillas al otro lado tras lo cual se dirige encolerizada hacia un antidisturbios (que como todos sabemos suelen ser bajitos y enclenques) y le agrede con su bolso evitando con una agilidad acorde con su edad tanto el escudo defensivo del policía como su intento de defensa con la porra reglamentaria.

B.- La señora, tras la valla, increpa al policía quien procede a su identificación. Una vez vista la situación y analizada por algún responsable político se desarrolla el mensaje a emitir a la sociedad. Quien se manifieste contra el Gobierno y ponga en evidencia sus deficiencias o en peligro su estrategia e intereses será multado de forma inmediata independientemente de su actuación y situación. O se está con el Gobierno o contra él y si se está en contra utilizaremos toda nuestra capacidad para sofocar las protestas y movilizaciones

Personalmente entiendo que se trata de un uso interesado del miedo, en este caso del miedo a tener que pagar una multa en una época que a casi nadie le sobra el dinero, bueno, la otra forma de verlo es decir que estamos en una época donde casi todos tenemos problemas para llegar a fin de mes y, en la mayoría de los casos, para terminar la primera semana del mes.

También lo interpreto como un aviso a navegantes por si pretendes protestar contra la subida de precios de artículos de lujo como el pan, leche, el agua, la electricidad, educación, sanidad … Vamos, los lujos asiáticos a los que ahora parece que el vulgar pueblo también quiere acceder.

Debo reconocer que esta situación no me sorprende y lo digo en línea con el segundo ejemplo que quería proponer.

Que nuestra clase política, en general, contiene un elevado número y porcentaje de mediocres no es un secreto y, soy consciente, de que no os he descubierto el secreto de la piedra filosofal, pero que esta situación viene como consecuencia de la gestión del miedo me parece evidente y preocupante.

Recordaréis que en los años 80 D. Alfonso Guerra usó la ya famosa frase “quien se mueve no sale en la foto”, frase que, por desgracia, no es gratuita y tiene un nivel de cumplimiento inusitadamente alto, tan alto que si no llega al 100% lo roza con todos los dedos.

¿A qué nos ha llevado esto? A una situación por todos conocida en la que hemos sido testigos de una sucesión de gobiernos mediocres protagonizado por mediocres y da lo mismo que hablemos de gobiernos nacionales, autonómicos o locales.

Este miedo a no salir en la foto tiene como primera consecuencia la falta de aportaciones del resto de los miembros, de las personas cualificadas y que, seguramente, serán conscientes de los desaguisados y tropelías que se están cometiendo pero que no tiene el valor de comunicarlo para seguir presente en esas listas de “nombrables” para cargos de responsabilidad.

No sólo se pierden capacidades, conocimientos y aptitudes, lo mas importante es que se pierde la oportunidad de hacer las cosas bien, de enriquecer mis opiniones con las de los demás, de sumar experiencias y conocimientos, de aportar mas a la sociedad, al partido o a la organización a la que se pertenece.

La LEALTAD no es asumir como bueno todo lo que me dicen, la lealtad es mejorar mi organización, encontrar las mejores opciones, los mejores candidatos para un determinado puesto entre quienes demuestren valía, conocimiento, experiencia y compromiso y no para quienes sólo muestran sumisión, la sumisión, no nos engañemos, no es fidelidad, es un flaco favor a quien le rindes esa sumisión y un atentado contra tu propia organización.

Sí, puede sonar fuerte pero, en mi opinión, ese atentado contra tu organización, si hablamos de política, se convierte en un crimen contra la sociedad.

La pregunta es, ¿seguiremos así? ¿Seguirán los partidos con esta línea de actuación? Espero que por el bien de todos las organizaciones en general y los partidos políticos en particular opten por identificar, formar y promocionar a las personas válidas y no a los sumisos, evitemos a los mediocres, POR FAVOR.

Juan Rubio (concejal y portavoz de UPyD en Villanueva de la Cañada)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El miedo mata la mente (por Juan Rubio)

  1. M.A. dijo:

    Aún así hay esperanza porque, la confianza basada en el respeto al “hacer las cosas bien” es más firme y duradera que la lealtad basada en el miedo porque, al final siempre hay un desencadenante que acaba con el miedo y, con ello, con la ficticia lealtad.La lealtad basada en el respeto y la confianza perduran ” per secula seculorum”

  2. Aurora Sotos dijo:

    El miedo: un tema que me encanta. Está bastante estudiado en Neurociencia.
    Disculpad la anécdota personal: Cuando inicié la ruta de twitter, este fue mi primer “tuit”: ¿Si no tuvieras miedo que harías?, ¡Atrévete!. Luego, durante un tiempo, lo fuí repitiendo cada 100 tuits, como un mantra, para que no se me olvidara. Ahora, ya no lo hago así porque lo tengo instalado en el sistema (como decimos en Coaching): cuando tengo que tomar una decisión, me pregunto, ¿Si no tuvieras miedo que harías?, ¡Atrévete y hazlo!.
    Gracias por traer este importante tema a debate, Juan.

  3. El miedo o la intimidación, como bien dice el autor, también es utilizado en las organizaciones sindicales y puedo dar buena fe de ello. Es lo que están haciendo sobre mi persona en estos momentos, como con buena parte de compañeros “disidentes” que no aprobamos la gestión de las cosas en AEMET y que buscamos un comportamiento ejemplar, obteniendo como respuesta el apartamiento, la exclusión y la amenaza de expedientes disciplinarios.
    O estás con ellos, aunque las cosas no se estén haciendo todo lo bien que debiera, o estás contra ellos. Y por desgracia, esta afirmación es extrapolable a muchos ámbitos de la sociedad cuando no debiera ser así. La lealtad es para con los interesados, sean trabajadores o ciudadanos, no para quienes ostentan el poder, sean sindicatos o partidos políticos. Ya ni hablar para aquellos que lo detentan.

    • csantosr dijo:

      Mi perfil de whatsapp es habitualmente “Estado civil: desobediente”. Y desde esta desobediencia, o “disidencia”, a estas alturas cada vez más alejada del miedo debo decir, secundando a Carlos y cómo no, al autor del artículo, que son verdaderamente malos tiempos para la lírica.

      • manuel ruiz dijo:

        Pueden ser de verdad malos tiempos para la lírica (bonita canción de los 80, Germán Copini) pero hay otra que siempre me resulta más esperanzadora: Un nuevo color (Mamá)

  4. Aurora Sotos dijo:

    Exacto Alex, y para complementar el de Adidas: Impossible is nothing!.
    Seguimos…

  5. Pilar dijo:

    El verdadero miedo que hay que vencer es el miedo al miedo.

    Hace poco una persona metida en un ERE un poco feo me exlicaba las razones para actuar “sin miedo”, defendiendo lo suyo: lo único que merece la pena en esta vida es mirarte al espejo sin sonrojarte y dormir tranquilo por las noches. Yo tengo miedo a que algún día no pueda hacer ninguna de estas dos cosas, de ahí mi falta de miedo frente a cosas que a los demás les causan pavor.

    A veces es preferible no salir en la foto 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s