Buena idea, malas manos (Por Paco Conesa)


Paco ConesaCita Carlos Martínez de Gorriarán en su blog, en relación con la regeneración democrática, el 14 de enero pasado, que “hay muchas opiniones sobre en qué debería consistir tal proceso regenerativo, muchas procedentes de quienes hacen mucho por impedirla en su propio entorno. […] La regeneración de la democracia no es en esencia otra cosa que conseguir que la democracia funcione, esto es, el desarrollo de sus principios básicos, sobre todo de la igualdad jurídica, el cumplimiento universal de las leyes y el desarrollo de las libertades y derechos personales. Descendiendo a lo concreto, que es el terreno de la política real, que la democracia funcione no es otra cosa que el buen funcionamiento de sus instituciones”. Consideraré como tales a los partidos políticos.

Antes, el  7 de octubre de 2013, había escritoLa experiencia es que resulta muy difícil que se admita con naturalidad algo demostrado: que el funcionamiento más democrático de un partido también produce más conflictividad y tensiones. Recordemos que en las reñidas primarias de 2008 por la nominación demócrata, que enfrentaron a Obama con Hillary Clinton, el partido decantó el resultado a favor del primero al anular las elecciones de Florida y Michigan por incumplir las normas internas. Sin embargo, nadie sensato interpretó aquella lección de democracia (las normas son obligatorias e iguales para todos) como un ‘remake’ de la historia de Caín y Abel, o una conspiración del ‘aparato’ contra las bases”. Coincido totalmente con este párrafo, absolutamente de acuerdo. Siempre que se cumpla a rajatabla ese último paréntesis, por supuesto. Poco después añade… “Y si en un partido hay elecciones primarias auténticas, o si todos los afiliados pueden votar a todos los órganos, como pasa en UPyD (donde pronto también votarán los simpatizantes), eso implica candidatos rivales que harán campaña para conseguir votos, se aliarán con otros candidatos para sumar apoyos y elaborarán listas de candidatos afines, etc. Escandalizarse (y añado yo, despotricar)  por esto es una muestra de incomprensión absoluta -o de rechazo- de las reglas de la democracia y sus consecuencias, o de palmaria hipocresía”.

Me presentaré: soy Paco Conesa. Mucho se ha escrito aquí –y viene muy a cuento este comentario- sobre soldados, guerreros, mercenarios, paramilitares… Los que me conocen bien, o sólo un poco, saben de mi pasado castrense. Por tanto, los términos mencionados los conozco al dedillo. Y también otros como valor, honor y traición; los he mamado durante 10 años. Poco más hay que decir, pues, y tampoco merece mucho la pena comentar sandeces que hacen referencia a golpistas y otras lindezas. Que a este paso, si seguimos así, alguno va a decir que se le ha aparecido alguien (vivo o muerto) en forma de pajarito rosado. O así.

Los que me conocen bien, o sólo un poco, también saben que detesto-entre algunas otras- dos cosas: las redes sociales y las verduras. Ambas me son necesarias, cada uno en su ámbito. Las unas para ser visible en el mundo de la “triple w” y sobrevivir en ese entorno, al que pertenezco por voluntad propia y al que debo transmitir un mensaje  en el que creo, firmemente, en su conjunto; al que aporto los matices que considero necesarios en los ámbitos adecuados. Insisto en esto porque lo considero fundamental: creo en el mensaje firmemente.

Y las otras, las verduras, las necesito porque son, simplemente, ¿imprescindibles? para sobrevivir. Pero por muy necesarias que me sean ambas, las detesto. A morir. Especialmente las primeras porque permiten, desde la cobardía del anonimato, a variopintos personajes-desde traidores bíblicos a coloridas aves- vomitar, perfumadas de dialéctica, agresividad poco comedida, descalificaciones veladas o directas y faltas de respeto a la sana y necesaria –imprescindible, me atrevo a decir- discrepancia. A esa conflictividad y tensiones que tienen cabida dentro de una institución democrática, como un partido político, a las que hacía referencia Carlos en su blog.

Sigo con la discrepancia. Siempre he dicho, y mantendré, que es uno de los pilares de la democracia. Esa que no es ni “interna”, ni “externa”, ni “mediopensionista”. Es o no es. Discrepar -con el orden establecido, con el superior, con el subordinado o con el amigo o rival- es sano y necesario si el asunto sobre el que se debate, sobre el que se discute, tiene un objetivo común. Y aquí nos topamos  con la iglesia… Con perdón. Porque hay quien ve, ciego como está, que quien discrepa, quien emite su opinión en contra de la legítima jerarquía, con ánimo constructivo, sólo le mueven la avidez, el egoísmo, los afanes  golpistas etc. Cree el ladrón…

Somos distintos, nacimos distintos y moriremos distintos. Me refiero a UPyD, claro. Si tendemos a hacer lo que conocemos y denunciamos como dañino ¿En que nos diferenciamos del resto? No. Lo digo alto y claro. No podemos dejar que una buena idea muera en malas manos. Decimos sí cuando, en nuestra opinión,  hay que decirlo. Y diremos no cuando lo creamos necesario a nuestro humilde parecer. Es nuestro derecho y nuestro deber. Y ni coloridas aves ni bíblicos traidores podrán impedirlo. ¡Sólo faltaba!

Paco Conesa.

«Pero sus estridentes ladridos / sólo son señal de que cabalgamos».

 Poema del Labrador, Goethe (1808).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Buena idea, malas manos (Por Paco Conesa)

  1. Hernán Vallés dijo:

    Estoy muy de acuerdo con esa defensa de “quien emite su opinión en contra de la legítima jerarquía, con ánimo constructivo”. Las críticas constructivas se merecen todo nuestro respeto, y hasta nuestro apoyo en cierta medida. Todo lo contrario que quienes se dedican a lanzar críticas destructivas, tales como acusaciones graves sin pruebas, sea en público o en foros privados. Es de esas malas manos de las que hay que proteger las buenas ideas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s