Árbitro comprao, partido ganao (Por Chema Larrea)


ChemaLarreaEl domingo pasado fue el Madrid-Barça, como socio del Real Madrid pude ir a mi localidad y al término del encuentro oí algo que hacía tiempo que no escuchaba: “Árbitro comprao, partido regalao”. Además durante el encuentro en diferentes ocasiones la grada expresó su disconformidad con el colegiado a gritos de “Fuera!! Fuera!!”.

Un partido de fútbol es algo emocionante. Más si juegas en primera, y aún más si cabe si juegas EL PARTIDO (Real Madrid — FC Barcelona para el lector despistado). Para llegar a jugar en primera primero hay que jugar en muchos campos de tierra. Algunos a lo largo de nuestra corta (e intensa) vida futbolística hemos sufrido lesiones: rotura de tibia, rodilla y brazo. Frente a la adversidad de las lesiones y patadas uno se vuelve resistente y resiliente.

A lo que iba. Es importante que cuando se da un enfrentamiento entre 2 equipos (adversarios en ese encuentro), el tener un árbitro independiente. El hecho que en el último encuentro el árbitro expulsara a un jugador de un equipo y pitara 2 penaltis en su contra, nos puede parecer injusto a priori, pero no tiene porque serlo. Hay que analizar el partido. No sólo eso, sino que los fans (nunca me ha gustado ser fan ni forofo de nada ni de nadie) de uno y otro equipo defenderán a muerte la dependencia o independencia del árbitro y su buena o mala labor o si actuó correctamente o si sus decisiones fueron acertadas. Eso lo dejamos para las tertulias.

Es fundamental para el equilibrio en la contienda e igualdad, que no se favorezca a ninguna de las escuadras; que el árbitro sea independiente. Si uno de jueces de línea estuviera en nómina del Barcelona (o del Real Madrid), se llevaría críticas por ese hecho. O si el mismo árbitro anteriormente hubiese trabajado para uno de los equipos, o simplemente por ser amigo íntimo de Florentino. Entonces el árbitro perdería su independencia o al menos en apariencia. “La mujer del César no solo debe ser honrada, sino parecerlo”.

Meme que indica como se puede manipular la información

En algunas ocasiones una vez terminado el partido, uno de los dos equipos — normalmente el perdedor — pide una revisión de fichas al árbitro. Esto se da mucho en las competiciones municipales y locales. Se hace para evitar alineaciones indebidas y que alguien que no estaba en un equipo decante la balanza del partido. Es decir, que se anula el resultado cuando ocurre una ilegalidad que está contemplada en el reglamento. Lo que hasta ahora no he visto nunca es que una vez terminado el partido que se anule el resultado por los gritos de los aficionados, o las declaraciones de algún suplente. Quién sabe, la vida depara muchas sorpresas.

Hay algo muy bonito en el himno del Real Madrid:

“Enemigo en la contienda,
cuando pierde da la mano
sin envidias ni rencores,
como bueno y fiel hermano.”

Cuando pierde da la mano. Es decir, por mucho que se haya quejado la afición, el presidente, el entrenador, los jugadores y la madre de Casillas, al final del partido los jugadores del Real Madrid dieron la mano, y aunque les dolía aceptaron el resultado. Saben que la Liga sigue.

Aún queda mucha Liga

‘Es imposible’ Dijo el orgullo. ‘Es arriesgado’ Dijo la experiencia. ‘No tiene sentido’ Dijo la razón. ‘Inténtalo’ susurró el corazón. Y por seguro que el Madrid no va a tirar la toalla y como dice otro cántico de la grada “¡Hasta el final, Vamos Real!”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Árbitro comprao, partido ganao (Por Chema Larrea)

  1. José Manuel Ferradas dijo:

    Muy sutil querido Chema.
    Tomando el cabo entre los dedos, tirando con primor, la madeja se acaba tornando en una pieza de luz.
    Sutil, muy sutil querido Chema.

  2. aurorasotos dijo:

    Las metáforas tienen esa capacidad de decir sin decir y de darle la libertad al otro de hacer su propia interpretación. Yo las entiendo como un signo de generosidad y las has manejado con maestría. Me ha encantado tu artículo Chema.

  3. Diego dijo:

    Creo que más que hablar de fútbol, debiéramos hablar de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional por la que se ha anulado la declaración de soberanía y el derecho a decidir acordado por el Parlamento de Cataluña. Es, – cómo decirlo – , más propio de política, lógica e ilógica.
    Esta sentencia lleva aparejada una reflexión de algo obvio, pero que nos pasa desapercibido demasiado a menudo. En democracia, hay normas de las que llamamos fundacionales o constitucionales, que regulan la convivencia, y para cuyo cumplimiento los ciudadanos nos hemos dado unos órganos que velen por ellas.
    Lo que esta sentencia ha puesto de manifiesto es que unos cuantos votos no sirven para eludir u obviar el cumplimiento imperativo de esas normas, por su carácter fundacional. Es decir, que democracia no es sólo votar, sino también respetar las normas que nos hemos dado y respetar las decisiones de los órganos encargados de velar por su cumplimiento. Sin embargo, cierto sector de catalanes, con obvios intereses en todo esto, no lo han entendido así, y defienden que el poder de los votos es supremo. Al parecer, sirven incluso para pasar el rodillo y nada ni nadie está legitimado para enmendarles la plana.
    Para los más duros de mollera, creo que este caso, presenta importantes paralelismos.

    • alexroa dijo:

      Efectivamente, el Estado de Derecho consiste en muchas más cosas que votar. Consiste en tener unas normas respetadas por todos y un conjunto de poderes, habitualmente tres, independientes entre sí, que se vigilan y contrapesan unos a otros. En España, desgraciadamente, esa separación de poderes no es real, y así lo denunciamos sin descanso desde la fundación de UPyD, y así tendremos que seguir haciendo mientras no se solucione. Por supuesto, los interesados niegan que sea cierto eso que afirma UPyD, y que también afirma y constata la mayoría de los medios de comunicación y cualquier persona medianamente informada. Hasta los más duros de mollera pueden entender ese paralelismo.

    • chemalarrea dijo:

      Se puede hablar de fútbol, del reparto del CPJ (guiño, guiño), de las marchas de la dignidad o del Real Murcia CF. Pero el artículo habla de fútbol.

      • alexroa dijo:

        A mí me resulta asombroso que alguien entre en un blog ajeno para decir de qué se debe o de qué no se debe hablar. La vocación censora de algunos no tiene límites.

  4. Diego dijo:

    Qué manía con llamar censor a todo aquél que discrepa. Por cierto, que aquí todos hablamos de lo mismo, aunque con distintas opiniones. Creo que a nadie pasa desapercibido que ni Chema hablaba de fútbol, ni yo de la sentencia del Tribunal Constitucional.
    Alex, si no quieres que comente en tu blog porque no te gustan más que las voces y opiniones amigas que te aplaudan todo lo que expresas, es muy fácil, no me autorices la publicación, dado que puedes hacerlo.
    Un saludo.

    • chemalarrea dijo:

      Pues sí, el artículo se puede extrapolar al CPJ, y al juez que tenía el carnet de afiliado del PP. Si estás en desacuerdo con los argumentos encantado de debatir.

      El artículo lo escribí el domingo después del Madrid-Barça.

      Y claro que hay normas y hay que cumplirlas. Sólo te pongo unos apuntes del artículo:
      “se anula el resultado cuando ocurre una ilegalidad que está contemplada en el reglamento”

      “Enemigo en la contienda,
      cuando pierde da la mano
      sin envidias ni rencores,
      como bueno y fiel hermano.”

      Me refiero al Real Madrid, pero que cuando pierde da la mano, también se puede extrapolar a elecciones primarias, que por cierto perdí, y felicité a todos los que participaron así como al que resultó vencedor.

      Lo dicho si tienes argumentos en contra del artículo, encantado de leerlos. Y si hay normas que se han incumplido encantado de leerlas.

      Nos leemos

    • alexroa dijo:

      No tengo la manía de llamar censor a nadie. De hecho creo que sólo te lo he llamado a tí, que acostumbras a decirnos a los demás de qué se puede y de qué no se puede hablar. En mi blog, por cierto, no se censuran opiniones, ni amigas ni enemigas. Tan sólo, muy de vez en cuando, no autorizo algún comentario abiertamente insultante, para mí o para cualquier otra persona, así que, por supuesto, puedes seguir comentando lo que quieras. Pero, por favor, no insistas en decirnos a los demás de qué podemos o no podemos hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s