¿Renovación en UPyD? (Por Víctor Cortecero)


VictorCorteceroEn el Editorial de UPyD del día 2 de abril se citaba una frase de Fernando Savater de su “Diccionario del ciudadano sin miedo a saber” que dice: El laicismo no es una opción institucional entre otras: es tan inseparable de la democracia como el sufragio universal.

Óscar Ibáñez Vicente en un artículo publicado en https://politicailogica.wordpress.com/2014/04/07/laicismo-vs-laicidad-por-oscar-ibanez-vicente/ el día 7 de abril dice: la posición general del partido, que aboga por un sistema de relaciones Estado-confesiones religiosas de configuración “laicista” (…) Estoy en desacuerdo.

Unos días antes, en el mismo blog el compañero Alex Roa, que según creo es un firme defensor del laicismo, en un artículo que él mismo publicaba el día 1 de abril decía: que UPyD sea y parezca un partido nuevo cada día, que renueve su fuerza, actividad y validez con la llegada de nuevos militantes que aporten nuevas y frescas ideas. Y continúa: que nadie, por defender su posición, por miedo, por inseguridad o por cualquier otra razón espuria, siembre las sospechas sobre aquellos otros que quieren aportar sus ideas, su esfuerzo, su pasión y su noble ambición (pues la ambición, como el colesterol, puede ser tanto buena como mala) para mejorar un partido político…

Me gusta especialmente este último párrafo, hay que fomentar el debate de ideas, fomentar que haya compañeros que aporten sus ideas y no realizar ataques personales contra nadie sembrando sospechas contra aquellas personas que aporten ideas nuevas o incluso que hagan críticas respetuosas a compañeros u órganos del partido… Juego limpio, fair play, no creo que sea necesario traducirlo a más idiomas, creo que todos lo entendemos.

Respecto a la primera frase, evidentemente UPyD no puede ni ser ni parecer un partido nuevo cada día, ni puede, ni creo que deba. En mi opinión, UPyD ha de mantenerse fiel a unos principios fundacionales, aunque lo mismo sí podría ser un partido nuevo cada día en lo que se refiere a su “fuerza, actividad y validez”, luego volveremos sobre ello, porque aunque Alex  Roa en su artículo recogía varias acepciones de la palabra “renovar” sacadas de un diccionario, renovar también puede significar reemplazar o transformar, reflexionemos entonces sobre una posible transformación profunda del partido en su composición, un reemplazamiento de las principales personas que lo forman porque no es fácil imaginar una renovación en el partido como la que proponía Alex Roa en su artículo sin que esto suceda, una renovación que tendría como daño colateral (¿?) una transformación de los principios, por ejemplo el laicismo de UPyD, dicho esto dentro de un contexto en el que no fue Óscar Ibáñez el único que mostró sus discrepancias al citado Editorial de UPyD, sino también otros muchos afiliados que son militantes de base de UPyD lo hicieron, cuestionando el principio del laicismo. Ese sería un ejemplo de renovación no deseable, al menos para mí.

De forma inevitable, las redes sociales arden cada vez que hay alguna declaración de algún dirigente de UPyD, cada vez que se escribe un artículo, cada vez que se publica un Editorial… En este caso que he puesto como pretexto, muchos afiliados mostraron su malestar por este Editorial y por las declaraciones de Rosa Díez del día anterior que iban en la misma línea. Quien escribe ahora, suscribe completamente la afirmación de Fernando Savater: el laicismo es tan inseparable de la democracia como el sufragio universal. Al igual, añado yo ahora, que también es un principio fundacional básico de UPyD.

Siguiendo con la comparación entre sufragio universal y laicismo: El sufragio tardó en hacerse universal y al laicismo también le queda un largo camino por recorrer hasta que se logre la completa separación entre Estado y confesiones religiosas.

UPyD en su manifiesto fundacional decía: El laicismo no es una postura antirreligiosa ni irreligiosa (hay laicistas muy creyentes) sino opuesta solamente a la manipulación teocrática de las instituciones públicas. (…) Nosotros, en pos de la igualdad de todos los creyentes y no creyentes, quisiéramos alcanzar un Estado realmente laico.

Y en las resoluciones políticas de nuestro último Congreso proponemos modificar el apartado 3 del artículo 16 de la Constitución Española, proponiendo eliminar la segunda oración del mismo –el que se refiere a la cooperación con las confesiones religiosas- para que simplemente diga: “España es un Estado laico”, acercándonos de este modo al modelo laicista francés que criticaba Óscar Ibáñez en su artículo.

No obstante, buena parte de la polémica generada en torno a las declaraciones de Rosa Díez y lo escrito en el Editorial bajo mi punto de vista carecía de sentido. No se trata de entrar en un debate terminológico que fue creado por ciertos académicos de Derecho Eclesiástico –el termino laicidad ni siquiera existía en ediciones de la RAE más antiguas y el término laicismo es el comúnmente usado- desviándonos de la fundamental que deberían ser las propuestas concretas para progresar en la separación entre Estado y las confesiones religiosas para ser tratadas como cualquier otro tipo de asociación sin tratamientos privilegiados por ser asociaciones religiosas. Respecto a la polémica que también hubo sobre la propuesta de UPyD para que desaparezcan los funerales de Estado coincidiendo con el funeral de Estado a Adolfo Suárez, ni siquiera es necesario modificar el citado artículo 16 de la Constitución para poder defender que un funeral de Estado no se ajusta a nuestra actual redacción del mencionado artículo como Estado aconfesional. La mayor parte de las críticas vertidas por parte de los compañeros al Editorial de UPyD o a las declaraciones de Rosa me parecieron totalmente infundadas.

Las declaraciones de Rosa Díez, el posterior Editorial y las críticas por parte de muchos afiliados así como los artículos citados, como decía antes, no dejan de ser un ejemplo, y un pretexto para hacer reflexionar sobre la renovación de UPyD, sobre el debate interno y la discrepancia. Por lo tanto podría haber hablado del laicismo, al igual que podría haber hablado de la división de poderes o puedo hablar de la regeneración democrática a la que ahora me referiré… Hay personas que cuando nos afiliamos a UPyD lo hicimos porque compartíamos estos principios fundacionales y no nos gustaría que estos principios fueran diferentes cada día de la semana.

¿UPyD defiende los lunes el laicismo, los martes defiende el Estado ateo que prohíbe la libertad religiosa, los miércoles aboga por el confesionalismo católico, los jueves por el pluriconfesionalismo, los viernes nos ponemos finos evitando utilizar el término laicismo y únicamente hablamos de laicidad con la boca pequeña, los sábados desaconsejamos el uso del idioma español y defendemos “la laïcité”, y los domingos nos ponemos nihilistas y nos da igual todo lo dicho anteriormente?

Más allá de las bromas, afortunadamente en UPyD tenemos un Consejo de Dirección que nos hace mantener una unidad de discurso, y por su parte los afiliados, si lo hacen a título personal, están en su derecho de decir lo que quieran dentro de los límites que marcan las normas de las que nos hemos dotado, y ese intercambio de pareceres puede ser incluso enriquecedor. No creo que debamos tener miedo ni a las críticas ni al intercambio de ideas. Hoy me he propuesto con este artículo ser claro y directo, incluso hacer alusiones personales, entendiendo que se admitirán las críticas, y admitiendo por lo tanto que alguien pueda hacer alusiones también a lo que yo ahora escribo o criticarlo de forma abierta si se diera el caso.

UPyD es un partido que nació hace menos de 7 años. Sobre el papel todos deseamos –espero- que UPyD no sea un partido como el resto y que sea un partido comprometido no sólo con el laicismo, sino también, e igual de fundamental, con la regeneración democrática. Uno de los principales retos de UPyD para los próximos años no es mantenerlo sobre el papel, que es lo más fácil, sino ser capaces de llevarlo a la práctica.

Defenderlo en el discurso, y defenderlo en los actos de la actividad política cotidiana. Defenderlo tanto a nivel interno de partido como en el trabajo institucional. Que seamos capaces de defenderlo cada uno de nosotros cuando estemos en la oposición o cuando nos postulemos como candidatos a elecciones internas aquellos que lo hagan, pero que también lo hagamos una vez que obtengamos las potestades que permiten ejecutar las medidas para llevarlo a la práctica. Escribir un artículo como éste es muy sencillo, lo difícil es demostrar lo que va del dicho al hecho. Estar abiertos a la crítica, ser transparentes, intenciones todas ellas manifestadas por muchos políticos en un momento en el que la clase política apenas genera confianza, donde las intenciones ya no generan confianza. Lo que genera confianza son los hechos, las promesas cumplidas cuando llegue el momento de cumplirlas…

Continúa en “¿Renovación en UPyD? (II)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Renovación en UPyD? (Por Víctor Cortecero)

  1. aurorasotos dijo:

    Es difícil hablar abierta y claramente sobre uno mismo y más si se tiende a la perfección. Cuando los miembros de UPyD hablamos del partido estamos hablando de nosotros mismos. Me encanta tu artículo Víctor y espero la continuación. Buen fin de semana.

  2. Yolanda Guío dijo:

    Buen artículo, buenas reflexiones. En general, las hago mías, y celebro ese final donde se deja claro que “obras son amores y no buenas razones”. El sentido democrático que buscamos se demuestra en la acción, las palabras son solo palabras, y ya estamos todos muy hartos de ver que muchas veces son “palabras huecas”.

  3. villuela dijo:

    Ha puesto un mal ejemplo Savater. El sufragio universal no es total (es sólo para mayores de edad) y aún así se acepta esta restricción como democrática. ¿Debe el laicismo ser total? Yo no lo dudo, pero el que lo compare con el sufragio universal debería dudarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s