Reflexiones tras las elecciones (1ª parte): “¿Y por qué no repites?”


PorqueyolovalgoTres días han pasado ya desde la debacle del domingo y toca empezar a poner orden en mis pensamientos, que es principalmente para lo que mantengo este blog. Y lo de ordenar, como saben bien los que bien me conocen, no es una frase hecha en mi caso.

Dejo para otras entregas mis reflexiones sobre qué es lo que votan los españoles y por qué, si realmente estamos ante un cambio de verdad o bien seguimos en lo de siempre, es decir, lo de las treintacuatro Españas (dos por diecisiete, sin contar Ceuta y Melilla), incluso acentuado; sobre si merece la pena hacer un buen trabajo en las instituciones (y no lo digo por mí, que no sólo no soy objetivo sino que he hecho un trabajo inmejorable en Guadarrama) o bien hay que fiarlo todo a la telegenia y al don de la palabra; sobre si el Universo es cóncavo o convexo y todas esas cuestiones que nos preocupan a los españoles; dejo esas y otras cuestiones para otro rato, como decía, para centrarme hoy en un pequeño aspecto, que no por pequeño me parece secundario, al contrario, me parece que es el origen de otros males mucho mayores.

Y es que la pregunta que con mayor insistencia me han hecho desde que hace más de seis meses decidí que no repetiría como concejal en mi pueblo y que pretendía que fueran otros compañeros los que tomaran el relevo después de cuatro años, formulada por propios y extraños, por gente de la política y de fuera de ella ha sido: “¿Y por qué no repites?

Me la han hecho compañeros de mi partido y de los otros partidos, vecinos del pueblo, amigos y compañeros de trabajo (pero no mi familia, que parece conocerme mejor). Y la han formulado, por lo general, acompañada de una expresión de extrañeza, no como una pregunta neutra, lo que me ha llevado a pensar que prácticamente todo el mundo da por sentado que si has llegado a concejal o a cualquier otro cargo público lo normal es continuar. Esa famosa frase de “ya que has metido la cabeza …”, vaya. Y en muchas ocasiones seguida de la afirmación/invención de que si no seguía es “porque me iba a Madrid” (o “me bajaba” a Madrid, frase más menos correcta desde el punto de vista altitudinal si se formula en Guadarrama). Vamos, que daban por supuesto que si no seguía de concejal era porque había conseguido un ascenso. Otros daban por hecho que la dirección de mi partido me había vetado por haber sido crítico estos años, cosa que no ha ocurrido en absoluto. Ni siquiera se han molestado en enviarme un paracaidista como sí han hecho con algún otro compañero crítico, quizás porque la recompensa a tan arriesgada misión no debía parecer muy jugosa.

En resumen, que se da por hecho que si has conseguido un cargo político y tu partido no te veta, debes continuar o, a ser posible, ascender. Y así debe de ser, puesto que, sin ir más lejos, entre mis compañeros de partido que fueron elegidos concejales o diputados en 2011 la mayoría, casi la totalidad, salvo alguno que se ha jubilado, ha repetido. O bien se ha ido a nuestro “partido hermano” (Caín y Abel lo eran también), Ciudadanos, en busca de mejor fortuna, con bastante éxito en general. ¿Y qué decir del Ayuntamiento de Guadarrama, donde la Alcaldesa lleva formando parte del Consistorio desde 1987 como concejal y desde 2008 como Alcaldesa, primero con el PP y desde el 2011 con su partido local APPG? Y con ella la mayoría de sus concejales, con 12 ó 16 años ya sobre sus espaldas. Bien es verdad que nunca han dicho, o al menos yo no se lo he oído, que estuvieran por la limitación de mandatos, como sí han hecho los portavoces de otros dos partidos que están en la oposición … y que se han presentado y salido por tercera vez.

A todo el que me ha preguntado lo de “¿y por qué no te presentas?” le he respondido que porque mi carrera no es la política, que ya tengo una de meteorólogo que no sólo es mi trabajo, también es mi profesión, y que la he descuidado durante los últimos años; o bien que ya estoy cansado porque no sólo llevo los cuatro años de concejal, sino los anteriores cuatro años organizando UPyD en la Sierra y otras muchas tareas; y, sobre todo, que no me considero imprescindible, que si he sido concejal estos cuatro años ha sido en representación de mi partido, no de mí mismo, y que estoy seguro de que otros compañeros lo podrían hacer, al menos, igual de bien; y a alguno de los que me preguntaban y de los que sí repetían, de mi partido o de otros, les respondía al modo gallego “¿y por qué tú sí?”, lo que solía producirles un bloqueo como el del ordenador de Juegos de Guerra, que se quedaba atrapado en un bucle infinito jugando a las tres en raya.

Con lo fácil que les hubiera sido responder con toda sinceridad: “Porque yo lo valgo”. Y no se lo hubiera discutido a casi ninguno, la verdad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Reflexiones tras las elecciones (1ª parte): “¿Y por qué no repites?”

  1. Álex. En España tenemos un raro concepto de la política. Eso de la rotación en cargo público suena raro. Como bien dices, si lo dejas es porque has “pillado” algo mejor o porque te han defenestrado. No se entiende que existan políticos que se fijen un límite para dar paso a otras. Porque de lo que se trata es de que participe el máximo número de personas para que asuman responsabilidades y compartan los espacios públicos.

    En fin. Cuánto nos queda por aprender. Poco a poco iremos educando a la ciudadanía aunque sea un proceso lento y en ocasiones doloroso.

  2. Fernando Carrasco dijo:

    Absolutamente razonable: vengo, trabajo durante un tiempo y después me voy a mis otras ocupaciones para que otros continúen. Felicidades y gracias por la labor que has realizado.

  3. Zirconio dijo:

    Es lo más sensato que puedes hacer, UPyD no resucitará, los errores en política son irreversibles, o así lo creo yo. Seguro que has aprendido un montón, como hice yo en mi mucho más breve pertenencia.
    He pasado unos días con un humor de perros, no pensaba que me fuera a afectar tanto la debacle. Es triste ver a Rosa Díez derrotada, por muchos errores que haya cometido.
    En fin, otros vendrán. Toca matar el tiempo con otra cosa.

    Hasta la vista y un abracete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s