Reflexiones tras las elecciones (3ª y última parte): “¡Si es que no salís en la tele!”


LCD TV panels. Television production technology concept.

LCD TV panels. Television production technology concept.

Para terminar con esta miniserie de reflexiones post-electorales y pasar a otros asuntos, que no se puede uno quedar mirando siempre al pasado, aunque sea un pasado de hace menos de veinte días, esbozaré unas líneas sobre aquello que, según la amplia y extendida tribu de los “Siesques”, parientes cercanos de la aún más amplia y más extendida de los “Hayques”, ha constituido el principal de los problemas de UPyD a la hora de conectar con los votantes, el no haber salido en la tele. “Si es que” no salimos en la tele y “hay que” salir en la tele.

Curioso me parece que a día de hoy, cuando existen decenas o cientos de canales de televisión y en cada hogar puede haber media docena de aparatos receptores, sin contar los que permiten reproducir las emisiones de televisión vía internet, sigamos hablando de “la tele”, así en singular, como cuando nuestra ventana al mundo exterior era única, estaba fija en un lugar privilegiado en medio del salón, a modo de altar familiar, y solo retransmitía la señal de la cadena única (o cadena y media, contando “la UHF”) de Televisión Española. Igual pasó con “la radio” en su momento. Se escucha la radio, se ve la tele (no necesariamente se escucha) pero se leen los periódicos, como los libros y las revistas.

Supongo que la explicación a esa diferencia es obvia, pues la referencia se hace al soporte físico, el objeto a través del cual nos llega la información, el televisor, no a las distintas cadenas de televisión o televisiones, que parecen muchas, pero que en España y en su mayoría, aparte de las públicas, están en manos de sólo dos grupos mediáticos bien conocidos. Entre eso, la copia de formatos entre unas cadenas y otras, y el uso sin medida del mando a distancia, el resultado es que uno ve “la tele”, así en general, y muchas veces ni siquiera sabría que cadena está viendo si no fuera por las moscas, cada día más grandes, y por la autopromoción.

Y resulta que uno de esos formatos, de enorme éxito en los últimos años, creo que no más de dos o tres, es el de los debates políticos “moderados”, en el que los tertulianos de distintos partidos pugnan por captar la atención de los telespectadores mientras sus seguidores lo hacen por colocar sus “hashtags” entre los “trending topics” de Twitter. Que, traducido al cristiano, significa hacer más ruido que nadie, en el plató y en el ciberespacio. Ruido, aunque Twitter sea silencioso y aunque el tertuliano hable en voz baja y silabeante.

Esto es lo que funciona, nos guste o no (y, por si no ha quedado claro, a mí no me gusta nada), o al menos es lo que funciona con el votante medio, el que se informa casi exclusivamente por medio de la tele, que no es que no lea los programas electorales sino que probablemente ni siquiera lee la programación de televisión, y en muchos casos tan sólo se sienta en el sofá a ver “qué echan” (curiosa expresión, en la tele “echan” cosas, no las emiten ni las retransmiten, las “echan”), algo que se corresponde probablemente con más del 90% de los votantes, siendo prudentes.

Es tarea de comunicólogos, semiólogos, sociólogos, politólogos y otros chamanes variados el análisis de la influencia de esos programas televisivos tan exitosos en los resultados electorales. A mí me basta con haber escuchado a la autora de mis días hace algo más de un año decir que iba a votar “a ese chico tan majo de la coleta”, hace seis meses que “tendríamos que haber quitado a Rosa y poner de líder de UPyD a ese muchacho catalán tan guapo y tan educado” y hace apenas uno que “para Madrid capital me gusta la juez esa porque si la Espe, con lo mala que es, la tiene tan atravesada por algo será” para hacerme una idea de que eso de los debates y entrevistas en “la tele” funciona, vaya si funciona.

Pero claro, todo tiene consecuencias, y en los últimos dos años las gráficas de intención de voto ya no parecen tendencias sino montañas rusas. Véase si no la que se incluye al pie de este artículo (se puede pinchar para ampliar), que promedia todas las encuestas para cada mes para los principales partidos desde las últimas elecciones generales de noviembre de 2011 (sí, UPyD es esa línea magenta que está a punto de empezar a excavar en la base de la gráfica, en efecto).

¿Por dónde nos llevará la montaña rusa en los meses que quedan hasta las elecciones generales?¿Cuántas subidas vertiginosas, caídas en picado y hasta “loops” sufriremos todavía? ¿Volveremos al tranquilo punto de partida, como ocurre siempre en las montañas rusas, tras haber vivido intensas emociones sin verdadero riesgo durante un par de minutos, o un par de años, que viene a ser lo mismo? Lo veremos. En la tele, por supuesto.

TendenciaJunio2015

Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Opinion_polling_for_the_Spanish_general_election,_2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reflexiones tras las elecciones (3ª y última parte): “¡Si es que no salís en la tele!”

  1. Pilar dijo:

    El caso es que el votante medio tiene que conocer qué opina, hace, propugna, defiende, denuncia, etc… UPyD

    Para ello tenemos 2 opciones:

    1) Salimos todos vestidos de lagarteranas con megáfonos por las principales plazas de los pueblos patrios para transmitir el mensaje

    2) Nos valemos de programas de televisión con audiencias moderadas pero de las que se nutren las tertulias de los bares, que esas si son las importantes

    El inconveniente fue que cuando UPyD empezó a salir en la tele no tenía a ningún gran comunicador entre sus filas.

    Es muy elevado pensar que los españoles leemos programas políticos y nos importa algo más que nuestro culo. Como la realidad es otra, hay que buscar la mejor combinación de camisa azul y corbata para salir en la tele… Kennedy lo comprendió en los 60 ¿aún andamos preguntándonos si es importante utilizar un medio de comunicación masivo? ¿No hay ciberactivismo y las RRSS son mucho menos utilizadas que la caja tonta?

  2. Daniel Falero Santos dijo:

    Por mi parte lo pasado pasado esta hay que mirar el futuro ahora corresponde como hacer que ese futuro sea mejor y el como es corrigiendo solo errores de comunicación y disciplina interna para nuestros representantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s